POEMAS DE JOSÉ MARÍA MARTEL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

HOMENAJE A MI MADRE

 

Cuando alguien te pregunte : ¿Qué es un santo?

Simplemente hablarás sobre virtudes,

La persona que a otras vidas fue un encanto

Por la suma de sus gestos y actitudes.

 

Una prueba cada vida, significa,

Y una deuda de materias a aprobar,

Y el progreso en el Sendero ratifica

La respuesta a la pregunta : - ¿Qué es amar?

 

Es aquel que se mantuvo con firmeza

Ni intentando tan siquiera descansar,

Por obstáculos que impone la pobreza,

Enseñando que tan sólo hay que avanzar.

 

Es aquel que vive siempre interesado

Del problema personal de cada uno,

Que el oído y corazón hubo otorgado

Para alivio y solución en grado sumo.

 

Es aquel que te ha ayudado en el secreto

Por la intensa compasión desarrollada,

Se guardaba su dolor, a tu respeto

Y fingía que la angustia era nada.

 

Es aquel que disimula su tormento

Si omitiste la visita que esperaba,

Prefiriendo disfrutar ese momento,

Manteniendo su protesta aprisionada.

 

Es aquel que aunque te viera a cada rato

Se alegraba a tu presencia enormemente,

Exclamando de alegría por el trato

Cuando el alma se refleja tras la mente.

 

Es aquel que maduró en la comprensión

Aceptando las costumbres del momento,

Siendo un golpe, cada cambio, a la razón

Que adaptaba su conciencia a cada evento.

 

Otra forma muy sencilla de contar,

Qué es un santo, cuando surge la consulta,

Te conviene un ejemplo demostrar

Y verás que la respuesta así resulta.

 

La tuvimos con nosotros y se ha ido

Al hogar que su grandeza le merece,

Pero nunca tanto amor caerá en olvido...

Lo bien hecho para siempre permanece.

 

Esta santa que te traigo como ejemplo,

Que es por eso que mi vida se consuela

Y propongo que esta casa sea su templo...

Fue la madre, fue la abuela y bisabuela.

 

Fue la suegra que no hizo distinciones,

Nuera y yernos aceptó cual propios hijos,

En noviazgos compartió las emociones,

Por igual a cada uno los bendijo.

 

Como creen los pequeños con ternura

Que al partir un ser querido es una estrella,

Yo lo afirmo, aunque falle a la cordura,

Porque el brillo de su alma la hizo bella.

 

Y no puedo despedirme de ti, madre,

Porque siento tu presencia "angelical".

Por si acaso estuvieres con mi padre,

Fortalezcan nuestro orgullo fraternal.

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

LA DESPEDIDA

 

 

Me costó tomar la dura decisión,

A pesar de los momentos compartidos,

Pero vivo mi razón sin la pasión

De aferrarse a lo que bien se había querido.

 

Permití que conociera intimidades,

Como aquellas del buen gusto, o del sabor,

Precauciones que alimentan vanidades,

Por poder hablar de cerca y sin temor.

 

Era un rito placentero al fin del día,

Y también después del salto de la cama,

La sonrisa tras del hecho se imponía,

Porque importa conservar la buena fama.

 

Pero toda relación tiene un final,

Por ruptura, por abuso, o por descarte.

Y por eso, ciertas veces, no está mal

Que se cambie lo que ya no se comparte.

 

Por mi ética de vida siempre supe

Que hay un tope que no acepta el manoseo,

Es preciso que a la fuerza me preocupe

Para huir de algún contacto que sea feo.

 

Hoy acepto que ha llegado ya el momento,

Sin tener que rendir cuentas a la gente,

De tener que abandonarlo, porque siento

Que está viejo mi cepillo para dientes.

 

 

 


 

 

 

 

 

UN DON NADIE

 

 

Un Don Nadie que captura su presente

Se transforma en soberano de su vida,

Que dirime entre intereses diferentes

Y modula los caudales de energía.

 

La atención toma el timón de su jornada

Y sensible se descubre del entorno,

Se presenta la belleza a su mirada

Y se arroba al disfrutar de un simple adorno.

 

Si camina por las calles del otoño

Y a las plantas su visual es dirigida,

Lo que observa es un regalo con su moño

Colorido, de hojas en su despedida.

 

Van del brillo de ese verde a plena vida

Hasta el ocre resignado sin la sabia,

La agonía en amarillo no es dolida,

Ni los cárdenos rojizos muestran rabia.

 

Mira al niño en su cunita y se contagia

Del despegue al torbellino, del suspenso

Que lo inunda de alegría con la magia

Que lo olvida del dolor a que es propenso.

 

Y si escucha la risita cristalina

Al arrullo del coloquio maternal,

En el pecho se despierta la doctrina

Que lo aleja de la práctica del mal.

 

¡Qué deleite potencial es desechado

Si de broncas o de pesos sólo hablamos,

Si nos turban los valores del mercado

Y del goce más cercano nos privamos!

 

No se trata de vivir en la burbuja,

Ni librarse de la diaria obligación,

Ni siquiera de salir a cazar brujas...

Pero en todo debe haber una razón.

 

De quién es en este mundo y a qué vino,

Si se enfrenta ese Don Nadie al acertijo,

Qué sorpresa es el saberse algo divino,

Que de Dios, y nada menos, es un Hijo.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

ES LA HORA DEL CORAZON

 

 

En anales de un pasado muy remoto

Se ven dioses modelando algunos cuerpos,

Para un reino que negó el control remoto

Y está pronto a disfrutar de un bello huerto.

 

Preguntaron Esos Devas, justo allí,

A dos almas de ese reino referentes,

Quién quería de parado hacer pi pí,

Ya que en ello habría acerbos diferentes.

 

Pronto Adán, que así era el nombre que portaba,

Eligió esa deferencia, dando un brinco,

Y contento de que a él se lo agraciaba

Se amarró de ese favor con gran ahínco.

 

Esperando con paciencia alguna oferta,

La que Eva se llamaba enmudecía,

Evadiendo promover una reyerta,

Sabedora de que la compensarían.

 

A la vez que el varoncito merodeaba,

Aprendiendo a doblegar el instrumento,

Un cerebro a la pareja le mostraban,

¡Y fue Eva quien saltó en ese momento!

 

Muy conformes y felices del reparto

Por un lío los echaron del Edén...

De inmediato comenzó a doler el parto

Y supieron de las luchas y el vaivén.

 

Según reza la película de antaño,

No fue fácil el cerebro utilizar,

Pues actuando como a modo de rebaño

No arribaban a la opción de despertar.

 

Pero el rumbo incontenible del progreso,

Que es la fuerza de la propia evolución,

Permitió que descubrieran qué era eso

Que le llaman, la individualización.

 

Fue que entonces, tanto Eva como Adán,

Comenzaron a culparse mutuamente

Y surgió por discutir aquel refrán:

Todo ocurre según dónde esté la mente.

 

Se enrostraban de un cerebro adormecido...

O del uso exagerado del pi pí...

Y la causa se escondía en lo elegido

En la era del glorioso frenesí.

 

Entre tanta multa verba apasionada,

Fue El Creador Quien puso fin a la disputa,

Develando una verdad que se ocultaba,

Dolorido de que tanto se discuta.

 

Descubrieron que en el uso de las partes

Que eligieron al principio de los tiempos,

Ambos pecan en los vicios y las artes,

Pues difiere el género en renacimientos.

 

Ya que ahora conocemos las dos formas

De ser hombres y mujeres muchas veces,

A ninguno le cabe una sola norma,

Y es por turno nena o nene, me parece.

 

Y si quieren las mujeres de hoy en día

Congraciarse del cerebro poseer,

Una humilde reflexión les propondría

Pues hay algo que quizás debieran ver.

 

Desde el día en que salió del Paraíso,

El cerebro del humano y su razón,

Padeció miles de guerras porque quiso

Ser esclavo de la más torpe ilusión.

 

Nunca supo tras el cruce de las eras

Regodearse en un período de paz,

Sólo atisbos de intenciones pasajeras,

De alegrías, como el humo tan fugaz.

 

El cerebro se tiñó del intelecto

Y es por eso que al Amor no lo entendió,

Resultado casi lógico y directo

De semilla que en la piedra no brotó.

 

Nos avisan los Maestros que el Creador,

En el tiempo en que los cuerpos se amasaban,

Les pidió a los Constructores en favor,

Que callaran sobre el plus que regalaba.

 

Sin consultas y por pura decisión,

Entre medio del cerebro y el pi pí,

Colocaron al potente corazón

Para un día no seguir peleando así.

 

Esa máquina sublime y asombrosa

Porta un premio potencial a disfrutar;

En el órgano, durmiendo está la Rosa

Que se apresta en el presente a despertar.

 

Artefacto poderoso que Dios mismo

Programó que se instalara a la intención,

De que el hombre, liberado de los ismos,

Se elevara más allá de la ilusión.

 

Que esta tonta discusión ya finiquite

O la risa traiga el brillo de la aurora.

Los que saben nos ofrecen el convite

De vivir con atención en el ahora.

 

Y dispuestos en solemne comunión,

Ser artífices fraternos de Una vida,

Que le obsequie la Intuicíon al corazón

Y la Síntesis que mora en la Armonía.

 

 


 

 

 

 

 

 

EN QUE CREO

 

 

Yo no creo que haya un Dios que esté esperando

Con venganza cada muerte individual,

Pero sí creo que Alguien va anotando

Lo que se hace; ya esté bien, o ya esté mal.

 

Solamente por el hecho de enterarme

De la agreste cotidiana porquería,

Me apalean los deseos de enojarme

Y me roban la atención de todo el día.

 

La malicia irracional de ciertos hombres

Me arrincona hacia una ira potencial,

Y aunque esas entidades tengan nombres,

No reprimo mi desprecio más formal.

 

Soy consciente del principio de Hermandad,

De la prédica del Nuevo Mandamiento,

Pero flaca creo a mi fidelidad

Pues si digo que los vivo, yo me miento.

 

Yo no creo que en virtud de la pobreza,

Ni al amparo de una edad determinada,

El delito pueda airarse y con destreza

Someter a la clase civilizada.

 

También creo que aunque que existan paliativos,

O secuelas de una infancia infeliz,

Hay delitos que por ser superlativos

Perdonarlos es mirarse la nariz.

 

Si nutridos con la bronca y el horror

Y una sombra las conciencias oscurece,

No podemos expresarnos en Amor...

Creo que eso es lo que buscan, me parece.

 

Debe haber una Justicia condenante

Al enfermo delincuente a su medida;

Y yo creo que pagarán los gobernantes

Que a descaro aprovecharon esas vidas.

 

La soberbia y la ignorancia están sembradas,

Yo lo creo, y ojalá esté equivocado;

Pues las ansias de una utópica alborada

Me consuelan de este hoy desamparado.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

EL ÚLTIMO TREN

 

 

Subiría a un tren expreso que me lleve al infinito,

Liberado de injusticias, de impotencia y del estrés,

Donde viera los recuerdos por detrás de un caminito,

Que sondea sentimientos que vivieron una vez.

 

Y por ser un tren expreso, serían pocas las paradas,

Si no pocas, por lo menos, elegidas a mi antojo,

Y desde una ventanilla posaría mi mirada

En aquellas situaciones derivadas en enojos.

 

Que en lo mágico del viaje se ofreciera en ese tren,

Un favor de detenerse que brindara la ocasión

De poder saltar el tiempo, reviviendo en el andén,

Esas tristes experiencias donde no pedí perdón.

 

Que las fuertes campanillas de sorteadas estaciones,

Me transporte a los momentos, donde hice caso omiso

Al sonar de la conciencia, cuando impulsos y emociones

Enturbiaron mi conducta, porque yo me di permiso.

 

Que ese viaje sin escape me demuestre en el trayecto,

Todo aquello que no hice, que no quise o que no pude,

Dando vida a pretensiones, convertidas en proyectos,

Para luego, en otra etapa, si aparecen, no lo dude.

 

Una serie de recuerdos, tal vez llenos de reproches,

Me traerían remordimientos y una deuda que pagar.

Me imagino en otra vida, con sus días y sus noches,

Donde premios y castigos, de algún modo, han de llegar.

 

Y una vez que haya arribado a la morada más segura,

Ya franqueadas las barreras de algún miedo a lo que siga,

Y quizás rindiendo cuentas por errores y locuras,

Ahora mi curiosidad, cubriría sus intrigas.

 

Duele tanta intolerancia y egoísmo en demasía;

Este mundo no es perfecto y por ahora no será;

El deber es el presente convirtiendo el día a día

En un campo de creaciones... Y el crepúsculo vendrá.

 

 


 

 

 

 

 

EL SILENCIO DE LOS HIJOS

 

 

Son los hijos lo que llena el corazón,

Aunque ellos ni siquiera lo sospechan

Cuando infantes con astucia se aprovechan

De la gracia natural de su razón.

 

Cada gesto te sacude la emoción

Y se ganan el cariño que cosechan

Y superan los obstáculos que acechan

Paso a paso y según la situación.

 

Van creciendo exigiendo libertad

Y el amor que se merecen se acrecienta

Cuando suman a virtudes la bondad.

 

Y si sufren eligiendo parquedad

Y sus penas ni siquiera te comentan,

Cómo duele el llorar en soledad.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

EL HOMBRE CONTRA EL HOMBRE

 

 

No podría describir el sentimiento

Que la triste realidad me muestra a diario,

La violencia o el desprecio en cada evento

Se revelan como el único inventario.

 

Es el hombre contra el hombre la más grave

Felonía que el consenso justifica,

Y en la clásica conducta siempre cave

Aceptable la ofensiva que critica.

 

Un grupete es quien genera la pobreza;

Por abuso del poder no se conmueve,

Y se vale de sus medios con destreza

Porque quiere, porque manda y porque puede.

 

Otro grupo se convierte en los sufrientes

Que no acceden a la básica ración,

Que la vida califique suficiente

Por comida y por derecho a educación.

 

Hay sectores en lo que se llama humano

Que disputan los poderes con la muerte,

Es un vicio que remonta a los arcanos

Y que al género lo arrastra hacia esa suerte.

 

Una masa expectante es sometida

A tener que soportar las resultantes

Y vivir con libertades impedidas

Por caprichos de las clases gobernantes.

 

Hay malvados que fomentan en la infancia

Delincuencia como método de vida,

En criaturas que someten a ignorancia

Sin que adviertan que es una actitud suicida.

 

Hay quien lucra con el odio y el temor

Como arriando multitudes en rebaño,

Persiguiendo conquistarse su favor

Ocultando con astucia sucio engaño.

 

¿Cuál sería la conducta, me pregunto,

Si se hiciera hincapié en lo espiritual?

La barbarie perdería tantos puntos

Que a la vista quedaría todo el mal.

 

El amor y la hermandad ya no serían

Palabritas de poesías mojigatas,

Cada humano a voluntad intentaría

Alcanzarlos como quien cumple una etapa.

 

Observemos y saquemos conclusiones,

Qué se gana y qué se pierde, imaginando,

Si vivimos dependiendo de emociones

O buscamos despertares educando.

 

La separatividad, ya lo hemos visto,

Alimenta solamente diferencias.

Propondría humildemente ser más listos

Y sembrar fraternidad en las conciencias.

 


 

 

 

 

 

CUESTION DE TIEMPO

 

 

El concierto de antinomias temporales

Me permite que deslice la conciencia

Reviviendo actitudes, ya triviales,

O aquellas que movían a prudencia.

 

Salto en épocas distintas a elección

Como huyendo de un presente inexplicable,

Si el futuro me pidiera explicación

No sabría hasta dónde soy culpable.

 

Por de pronto el que domina es el pasado

Tintineando algún suceso de la infancia,

Un retorno que aparece acompañado

De juguetes, de colores y fragancias.

 

Si me quedo contemplando lo vivido

Al presente no le doy debido uso,

El recuerdo ha de tener tonos medidos

Y el pasado ha de perderse en lo difuso.

 

Aunque tristes realidades disonantes

Posicionan al presente en lo confuso,

Tantos ruidos tergiversan las variantes

Si al futuro se le corta lo profuso.

 

Nos confunden las fracciones con abuso

Si entre orgullo y prepotencia exagerados

Desestiman la palabra que otro expuso...

Y el refugio son las risas del pasado.

 

Si el pasado ya no existe porque fue,

Si el presente es un instante sin medida,

Si el futuro aún no me dice que seré,

¿En qué tiempo se conjuga, pues, mi vida?

 

Se disipa toda duda de repente

Cuando atento se descubre con razón

Que la llave del secreto es el presente

Si lo que eres te lo dicta el corazón.

 

 


 

 

 

 

 

 
 

 

COMO EN UN CONCIERTO

 

 

Qué hermoso si el amor en la pareja

Sintiera la experiencia de un concierto,

Contentos, bien dispuestos y sin quejas,

Habiendo la alegría descubierto.

 

Rutinas del vivir se percibieran

Así como una puesta en escenario,

En donde los actores impusieran

Las pautas de actuaciones en lo diario.

 

Que fuera cada día una función

De las que no se quiere el fin jamás,

Que llenos de alegría y emoción

Se pida que haya más, y otra más.

 

Que actuando cada cual su partitura

Igual que en un ensayo general,

Se abusen del provecho, o cobertura,

Pudiendo descubrir, qué salió mal.

 

Que fueran los errores ocasiones

De hacerle correcciones a algún guión,

Y en vez de alimentar desilusiones

Se crea en las promesas y el perdón.

 

Que estando los actores complacidos,

Seguros de su obra y sin temor,

Disfruten los aplausos recibidos

De aquellos que se alegran de su amor.

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMO EL PERRO

 

De mi humilde posición

De ser humano pensante

Hoy me pongo en delirante

Para entender de qué modo

Lo poco, lo mucho, o todo,

Me resulta interesante.

 

Me ha llamado la atención

Actitudes amorosas

De criaturas primorosas,

Que con brillo en la mirada

Y, aun a costa de ignoradas,

Siempre la cola movían

Y por besos te lamían.

 

Humanos de ese talante

Sólo se encuentra en los niños,

Capaces de dar cariño

Por pureza de la edad

Y carencia de maldad

En su reciente camino.

 

El niño crece y al tiempo

La dulzura lo abandona

Y se convierte en persona

A fuerza de picardía,

Rayando en la hipocresía,

Mintiendo a los cuatro vientos.

 

Pero pueda ser que un día,

Siempre existe la esperanza,

Que la persona sea mansa,

Que su vida dé al servicio,

El que sea más propicio

Y a favor de la alegría.

 

Si otorga felicidad,

Poseer lo que se ansía,

Cuánto más da la alegría,

Que propia del alma es,

Al conseguir de una vez

Grandeza de humanidad.

 

 

 


 

 

 

 

 

 

CARTA DEL TIEMPO

 

 

Una carta misteriosa hallé en la calle,

Donde el Tiempo pide que yo les avise

Que pretende que la crítica se calle

Y ofendido y pesaroso así nos dice:

 

- El humor de simpatía me han cambiado

Pues me cuesta sostener el cronograma

Que a lo largo de la historia he confirmado,

E impedido, hoy me hacen mala fama.

 

- Me tortura que a la par de algún saludo

La expresión obligatoria es: ¡Tiempo loco!

Y si acaso se escapare un estornudo

En seguida, contra mí, se hacen el coco.

 

- Ni que hablar de las alergias que aparecen

En el cíclico rodaje de estaciones,

Mi transite, según dicen, favorece

Toda clase de ronchitas o erupciones.

 

- Si las lluvias no les brindo me condenan

De la mano del más burdo desparpajo,

Y si estrépitas corrientes los anegan

Los insultos me remiten a destajo.

 

- He escuchado que comentan que me guardo

La humedad en los cajones de mi armario,

Por sequías renacidas del retardo

En el rítmico existir del calendario.

 

- ¿Ciertamente consideran que me agrada

Generar tribulaciones por antojo;

Que pedradas sin aviso son causadas

Simplemente por producto de mi enojo?

 

- ¡Mira Hombre tu conducta y hazte cargo

Pues la cruel alteración es obra tuya,

La armonía de mi actuar está en embargo

Y a tu culpa perniciosa no le huyas!

 

- ¡Reflexiona de una vez, porque lastimas

El ambiente donde moran existencias!

Por desgracia mis extremos no examinan

Quién merece, o quién no, las inclemencias.

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

ENTRE LOS PARES DE OPUESTOS

 

 

En el cruce de antagónicas posturas

Zigzaguea la marea de opiniones

Y la mente y la emoción en la basura

Trastabillan y se tiñen de pasiones.

 

Tras informes que denuncian inmundicias

Quien se entera, horrorizado se sacude

Y le turban la razón ciertas noticias

Del carácter antihumano de actitudes.

 

De qué reino, me pregunto, formo parte,

Cuando hay hombres que al servicio de sus arcas,

Manipulan multitudes como un arte

Cuyo aprecio se vincula con La Parca.

 

Tantos nobles por la gracia de la ciencia

Convocaron y convocan al respeto,

Ensalzando con honores sus licencias

Porque brinda su función un gran provecho.

 

Por lo adverso, a pesar de estos notables,

Avergüenza al reino humano el existir,

De una lacra de malvados detestables

Por el asco que hacia sí hacen sentir.

 

El trabajo, la vivienda y la salud

Imposibles de alcanzar, son metas duras;

Insensibles a cualquier solicitud,

Son sus planes asquerosas dictaduras.

 

Y en la antípoda feliz de tanto infierno

Viven hombres que se entregan al servicio,

Levadura germinal de un sano reino

Que promete a esta utopía sus inicios.

 

Hoy los malos son los dueños del planeta

Y algún día este ciclo verá el fin,

El Maligno quedará sin marionetas

Cuando vuelva con su espada el Serafín.

 

Transcurriendo ese intervalo necesito

Mucha fuerza para verlos como hermanos,

Que me asista El Dios de Amor, Le solicito,

En la lucha del desprecio cotidiano.

 

 


 

 

 

 

 

 

EL ARBOL DE NAVIDAD

 

 

Viendo adornos en el árbol navideño

Se agiganta mi emoción con tanta altura

Que imagino, poseído de un ensueño,

Al alegre constructor de esa escultura.

 

Es el árbol recibiendo un homenaje

Por la gracia vegetal que representa,

En su reino ostenta el más alto linaje

Y a los otros, con su esencia los sustenta.

 

Cada adorno significa una intención

Y el anhelo de lograr felicidad,

Un deseo que será una aspiración

De elevarnos como una Humanidad.

 

Con las manos enlazadas, un cordón

Que lo envuelve de brillantes luminarias,

Resurgiendo desde cada corazón

Compartiendo con amor, bellas plegarias.

 

Renaciendo como Cristo, cada alma

Que ilumine las estancias donde mora,

Y a los miedos que se siembran dando calma

Imbuidos de confianza desde ahora.

 

Es el árbol un imán de pensamientos

Que despierta devoción grande y sin techo,

Energía de los nobles sentimientos

Que se ofrecen oportunos en provecho.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

SI ESCRIBIERA...

 

 

Si escribiera cada verso que se cruza

Por mi mente, cuando hablo con la almohada,

A Calíope y a Erato, nobles Musas,

A mi lecho las tendría aprisionadas.

 

Los tentáculos que ostenta mi pereza,

Y a pesar de los desvelos recurrentes,

Mimetizan cama y cuerpo en tal firmeza

Que las rimas palidecen inconscientes.

 

Aunque trate de grabarlas repitiendo

Varias veces cada estrofa hasta cansar,

Asimismo lo creado voy perdiendo

En la onírica experiencia de olvidar.

 

Al nacer de un nuevo día nada queda,

Pues se fueron los renglones, no se adónde

Y la forma engalanada de la idea

Al solícito recuerdo, no responde.

 

Retornando al mismo juego nuevamente,

Mientras dura algún insomnio pasajero,

Ante el eco de las voces de la mente

Lo que cuento son poemas, no corderos.

 

Insistente en la mañana iluminada,

La poesía que quebró la amanecida

Ya no acepta que se sienta desechada

Y me exige que la deje, o le dé vida.

 

Aquí estoy finalizando lo empezado

En aquellas duermevelas reiteradas;

Mas, no sé si con buen gusto lo he logrado,

Pero al menos, esta vez, está guardada.

 

¿Qué temática simiente vendrá hoy

A crear proposiciones a futuro?...

Y con esta expectativa ahora me voy

A esperar a que otro fruto este maduro.

 

 


 

 

 

 

 

 

LA LIBERTAD

 

 

Si una lámpara arribara hacia mis manos

Con la magia que tenía la de Aladino,

Pediría la libertad del ser humano

En el logro de forjarse su destino.

 

Cuán sublime que sería ese convivir

Si se actuara por principio en tolerancia,

Cada uno que pudiera decidir

Expresarse con amor desde la infancia.

 

Que no fuera solamente la manera

De moverse en sociedad, la competencia,

Floreciendo de una vez la nueva era

Que rescate a la razón de la indigencia.

 

Me enseñaron a creer en los ratones,

En el cuco, en la cigüeña y en los reyes;

Inocencia primordial con emociones

Que moldean la conciencia mientras crece.

 

En la escuela me inculcaron que eran malos

Los que estaban enfrentados al gobierno

Y por eso merecieron tantos palos,

O que fueran candidatos al infierno.

 

Fuera el indio tan salvaje y poco humano

Que a los huincas los mataba por placer,

No debía ser tratado como hermano...

Por justicia, su dominio ha de perder.

 

A la Fe me la impusieron con temor,

Manifiesto de la única verdad,

Y tenía que aceptar que tal amor

Existía sólo en mi comunidad.

 

Pude ver que hubo gente perseguida

Por la culpa de otro enfoque en el pensar;

Los poderes terminaron con sus vidas

Con desprecio hacia el asombro popular.

 

Tras la argucia del retrógrado rigor

De matar como medida de razón...

Me estremezco y suplico por favor

Que me ayuden a arribar hacia el perdón.

 

Y me alegra que en la humanidad de hoy

Haya un cambio hacia el dominio de la mente,

Que la gente se pregunte ahora : -¿Quién soy?

Porque busca un proceder inteligente.

 

Sepa el hombre disfrutar la Libertad,

Que se atreva a razonar a propia cuenta.

Si destierra de sus actos la maldad

El valor de su persona se acrecienta.-

 

 


 

 

 

 

 

 

LA LUZ

 

 

La Luz en el misterio de la vida,

Contiene por su esencia la Verdad,

Rescata la razón que fue perdida,

Revela desde Dios la Voluntad.

 

Es esa Voluntad que nos requiere

Tener capacidad de aceptación,

El hombre es el que crea, porque quiere,

Su buena o su mala condición.

 

Detrás de cada cosa que es creada

Está la Voluntad de lo Divino,

Pero es la circunstancia generada

La ruta que deciden los destinos.

 

La Luz merece toda la alabanza

Pues cruza la corteza de ignorancia,

Saber y conocer traen la esperanza

De adulto comportar sin arrogancia.

 

La Luz es la conciencia que madura

Tras ciclos de experiencia y crecimiento,

La meta de alcanzar la Razón Pura

Sabiendo aprovechar renacimientos.

 

La Luz no es más que el fruto concebido

De Espíritu y Materia en conjunción,

Un ente de Conciencia devenido

En dueño de cabeza y corazón.

 

Por culpa de conductas deshonrosas

Se opacan los cristales de la mente,

Y sombras de actitudes tenebrosas

Nos privan de vivir alegremente.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

EL ESPANTAPÁJAROS

 

 

Hoy vi un espantapájaros caído

Por sobre un alambrado derrumbado,

Y quise descubrir por qué motivo

Su fin de aterrador había llegado.

 

En tanto, una tranquera semiabierta

Dejaba libre acceso a quién quisiera;

Pero era una licencia un tanto incierta

Por si alguien con mal gusto allí me viera.

 

Entonces, consultando a mi interior,

Deduje por matiz de conjeturas,

Que es propio discernir qué es lo mejor

A lumbre de prudencia y de cordura.

 

Un soso espantapájaros pretende

Echar con su presencia a los ajenos,

Con arte tragicómico defiende

La entrada inconveniente a su terreno.

 

Es símbolo de mal recibimiento,

Cualquiera sea el campo que se cuide,

Indica que incomoda el movimiento

De todo aquel que llegue y se convide.

 

Por eso cuando se abre una mentira

Y caen espantapájaros tramposos,

Le cambia el panorama a quien bien mira

Y absorto llega a ser más que curioso.

 

Sucede de continuo en nuestra vida,

Política, social o religiosa,

Se caen espantapájaros que anidan

Ideas que a la luz se ven odiosas.

 

Engaños que se tejen a intención

Con ansias de dominio y de poder,

Por eso hay que vivir con la atención

Que puede a las patrañas detener.

 

Entonces, sin con buena voluntad

Se enfrentan los problemas escondidos,

Podría derrotarse la maldad

Que tiene a todo el mundo sometido.-

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

EL MATE

 

 

El Mate tiene marca registrada,

Es propio de esta parte del planeta,

Solemne y necesario como nada,

Aliado indispensable del poeta.

 

El culto de pasar una bombilla

Por bocas diferentes es un proceso,

De tácticas de labios donde brilla

Un roce picaresco como el beso.

 

El es el compañero en soledad

Del salto mañanero hacia la vida,

O el toque irreemplazable de amistad

De quienes con confianza se convidan.

 

También es el preciado combustible

Que empuja hacia la lucha cotidiana,

Que ayuda en situaciones imposibles

Y aporta con las pausas nuevas ganas.

 

Exige inspiraciones bien profundas

Que es práctica compinche del sabor,

Haciendo que en la calma se confundan

Oxígeno y descanso a igual tenor.

 

Muy raro es el que prueba y no repite

La plácida experiencia de un buen Mate;

Se adopta para siempre y no se admite

Que un simple detractor entre en debate.

 

Invito a que lo tomen con confianza

Pues porta la nobleza de un amigo,

Si a veces es lo único en la panza

Que cubre las ausencias del mendigo.

 

El agua debe estar a ochenta grados

A fin de no lavarse hasta el final;

Si el termo, o la pava, se ha acabado...

Se adquiere título profesional.

 

Cebando para el gusto del que toma,

Ya sea con azúcar, o ya amargo,

Si el globo de la espuma no se asoma...

De un grave desenlace, hacerse cargo.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 APRENDIENDO A VER

 

 

Así como al ingreso a un antro oscuro

Se valen las miradas del tanteo,

Aténgome a conceptos inmaduros

Si ignoro los detalles que no veo.

 

En cambio si recurro a la prudencia

Y espero que la vista se acostumbre,

El premio de ampararme en la paciencia

Lo obtengo al surgimiento de la lumbre.

 

La luz que va sembrando claridad

Descubre situaciones escondidas,

E inunda en consecuencia con verdad

Mentiras que a intención fueron tejidas.

 

Hay quienes necesitan de las sombras

En pro de oscurecer sus intenciones,

La cosa mal deseada no se nombra,

E induce a equivocadas conclusiones.

 

No siempre la figura que se ofrece

Es eco del propósito certero,

Estudio y atención, por tal, merece

Lo visto que parece verdadero.

 

Es propio y conveniente, por lo tanto,

Optar por discernir cada ocasión,

Si es claro lo mostrado o hay un manto

Que aumenta solapado una ilusión.

 

Me urge convocar a cada humano

Que atine al desarrollo del criterio,

Que hay trampas en el móvil cotidiano

Que pueden sonsacarse del misterio.

 

Enseñan y propugnan prepotentes

Migrar las libertades a exterminio,

Por velos devenimos no videntes

De fácticos conatos de dominio.

 

 

Es buena la osadía de tantear,

Y a expensas de saber por experiencias

Se agrega la riqueza de mirar

Ya dueño de opinión en la conciencia.

 

 

 


 

 

 

 

 

 

PRIMAVERA EXOTICA

 

 

- No es mi culpa - nos comenta el almanaque,

De la extraña primavera que les brindo,

Es el clima que se venga con ataques

Y hasta envía frío y lluvia los domingos.

 

- En noviembre suelo dar días templados

Regalando calorcitos duraderos,

Y hoy soportan los humanos asombrados

Que devuelvan sus abrigos los roperos.

 

Insolente, de visita se presenta,

Galopando en coletazos del invierno

Señoreando, un parco frío que se aumenta

Como burla de poder más que un gobierno.

 

En su lengua de estaciones, dice el tiempo:

- Hoy me expreso con lloviznas y frioleras,

Condimento mis modales con un viento

Que es apático de invierno o primavera.

 

- He tenido un cronograma de asistencias

Que cumplí durante eras para ustedes,

Lo rompieron, y les di mis advertencias

Que escucharon como oídos de paredes.

 

- Aunque existo como clima por mí mismo,

Condiciona mi expresión la geografía,

Tantas veces alterada con cinismo

Por desmontes inconscientes día a día.

 

- Con el humo que a la atmósfera remiten,

O esas bombas que han osado reventar,

Cómo quieren mi equilibrio, si permiten

Los gobiernos mis principios ignorar.

 

Merecemos los humanos, por lo tanto,

Padecer por ecológicos pecados;

También gime Primavera triste llanto,

Porque el clima tiene a todos castigados.

 

 


 

 

 

 

 

 

LA INVITACION DEL SILLON

 

 

Acepté la invitación de mi sillón

En el living del hogar en el que anido,

Me invitó a que fabricara una ilusión

Que encendiera en mi conciencia otros motivos.

 

Y en la aureola de los muelles almohadones

Transigí en el sibarita encarcelado,

El que preso de pudores sin razones

Ve en placeres el tenor inapropiado.

 

Y confiando al entresueño mi atención

Me escapé del turbulento frenesí,

Disfrutando desde el niño la pasión,

Esa misma que con gusto reviví.

 

Y me puse a juguetear con el repaso

Conservando el entornado de los ojos,

Prefiriendo diluir en un cedazo

Los humores marchitados por antojos.

 

La censura de las partes negativas

Me dejaba corretear entre los pibes,

La alegría no tenía alternativas

Aunque fueran episodios baladíes.

 

La película seguía proyectando

Los deleites a través del calendario,

Y de pronto no me estaba ya observando

Pues salté desde el sillón al escenario.

 

Y llenó mi corazón la solidez

De confiar como aquel niño en el futuro,

No forjando su camino a la adultez

Evitando aquello que lo haría maduro.

 

Y aprendí por la llamada del sillón

Que angustiarme por si acaso no servía,

La confianza de una sabia solución

Por la Luz de lo Divino llegaría.

 

Y al volver de la experiencia nebulosa,

Ya los ojos en vigilia de problemas,

La belleza de la vida es cual la rosa...

¿Por qué espinas para siempre? ¡Qué dilema!.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

QUIRÓFANO

 

 

La vida es un quirófano total

En donde se practican cirugías,

Que agrandan las angustias del mortal,

Al ser inevitables, cada día.

 

La idea a simple vista desanima

E impide la expresión de la alegría,

El goce de vivir se desestima

En tanto se perdure en la agonía.

 

Hay prácticas cargadas de dolor

En trances que parecen no acabar,

Y brotan sentimientos de furor

Amargos para todo paladar.

 

Confusos preguntamos: qué sucede,

Al tiempo de sufrir intervenciones,

Ansiamos adquirir, si es que se puede,

La fuerza de aguantar tribulaciones.

 

Las causas se originan por si solas

Con síntomas cargados de tristezas,

Y así como no existe un mar sin olas,

El llanto riega siempre una promesa.

 

Glorioso el paliativo inteligente

Que nadie al poseerlo, lo desprecia,

Suprime sensaciones al sufriente,

Brebaje tan preciado: ¡La anestesia!

 

Si halláramos la fórmula sencilla

De usar como anestesia un pensamiento,

Las dosis diluirían pesadillas,

También ocultarían sentimientos.

 

Angustias pesarosas y tristezas

Caerían al influjo de la mente,

Mandatos sonarían en la cabeza

Unida al corazón, serenamente.

 

Al toque muestra guiños de utopía,

Camino fantasioso y muy directo,

La práctica, aún con la duda, nos haría

Los dueños de la causa y del efecto.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

NUNCA ES TARDE

 

 

La vida te propone, sin alarde,

Que a cada circunstancia a que te asomes,

Le sumes más coraje a lo que tomes,

Y te alces como el Fénix, ¡pues no es tarde!

 

Optando a que lo bueno se resguarde,

Cediendo a que lo malo se desplome,

Así como el herrumbre al hierro come,

Serás un vencedor, nunca un cobarde.

 

Disciernes qué es lo bueno por criterio

Del trance entre cerebro y corazón,

Un cruce que revela los misterios

Que a veces desafían la razón,

 

Pintando la sonrisa al rostro serio

Que logra trascender una ilusión.

 


 

 

 

 

 

 

 

HERMANO

 

 

Hermano si tú eres yo,

Hermano si yo soy tú,

Si hermanos son los hermanos,

Los que se dicen humanos...

Si todos somos humanos...

¿Por qué motivo anulamos

La dicha de ser hermanos

Que se quieran como hermanos?

 

Para entenderlo me apresto

Y es necesario por esto

Que mi cabeza se abra,

No es un juego de palabras,

Es la conducta macabra

Como el perro cuando ladra

Por si acaso un transeúnte

A su comida le apunte.

 

La violencia nos separa

Como atrás de una mampara,

La verdad, qué cosa rara

Cuando al hombre se compara

Con algunos animales

Que se muestran más formales,

Aunque falto de ideales,

Casi más civilizados.

 

Siendo el hombre autoconsciente

Cómo es que esto lo asiente;

Me resulta impertinente

Y realmente inexplicable

Que haya gente que no hable,

Que no use un trato afable,

Que por culpa del orgullo

Ande oculta en su capullo.

 

Los humanos de esta tierra

Tenemos la suerte perra

De tener que estar en ella,

Que aunque se vea muy bella,

Mata el frío del invierno

Y el calor del propio infierno

Que someten sin querer

A sufrir por sólo ser.

 

Pueda ser que alguna vez

Tras de tanta estupidez,

La Tierra que ya está enferma

Y a punto de quedar yerma

Nos reclame con decoro

Que cuidemos el tesoro,

Como si fuera de oro...

Es este suelo en que moro.

 

La razón que conquistamos,

Premio de la evolución,

Nos envuelve en la ilusión

De creer que la emoción

Es la forma más altiva

De crecer en esta vida,

Y nos lleva a la deriva

Entre tanta confusión.

 

Cuando el odio y el temor

Son el impulso motor,

¿Adónde queda el Amor

Que fundiría divisiones

Si por unas posesiones,

Con las peores pasiones,

Avergonzamos la raza

Combatiendo masa y masa.

 

Hermano quizás convenga

Que algún humano algo tenga

Que se parezca al amor,

Escondido en su interior

Y que sea superior;

Que nos convierta en iguales,

Que más allá de ideales

Sean verdades totales.

 

Convencido de esta suerte,

Será la ley del más fuerte

Una herramienta al servicio

Que actuando con sano juicio,

El que pueda preste ayuda

Y así no cabrá la duda

Que, si hermano, tú eres yo,

Así hermano, ¡yo soy tú!

 


 

 

 

 

  LA JAULA

 

 

Transeúnte concentrado en mis asuntos

Caminaba una vereda en la ciudad

Y una escena me contrajo hasta tal punto

Que al principio me sonó a barbaridad.

 

Un comercio, que se precia, de mascotas,

Desvestía su interior con gran vidriera,

Para que algo que hacia mi diera la nota

Y lograr que mi atención le dirigiera.

 

Dos cachorros Labrador en una jaula

Jugueteaban al deleite de los ojos,

Y no supe si al final, eso era un aula

O una cárcel que impresiona hasta el enojo.

 

La cuestión que entre mordiscos, los caninos

Disfrutaban su presente cachorrito,

Ignorando cuál sería su destino

Mientras gráciles revuelcos eran rito.

 

Ciertamente no podría discernir

Si era cruel, o a su favor, esa prisión;

Es la forma de obtener un porvenir

Por un precio, luego de la exposición.

 

Qué derecho melancólico se mete

A pinchar mi corazón por un momento,

Si esporádicos alambres les prometen

Que su próximo futuro es el contento.

 

Consolaba mi emoción perjudicada

Por la impronta del impacto en mi cabeza,

Pero pronto la tristeza se aquejaba

Por la fuerza que imponía esa promesa.

 

Cuando un niño acariciare su pelaje,

El pichicho en su lambida intermitente

Brindaría devoción, tras el ultraje

Que no tiene rastro alguno ya en su mente.

 

 


 

 

 

 

 

 

¡QUE ESTA PASANDO...

POR DIOS!

 

 

Imagino una pantalla donde veo,

Con el único objetivo de encontrar

El origen de las cosas en que creo

Sin cesar de investigar y preguntar.

 

Suponía yo de niño que los grandes

Por ser grandes dominaban la razón

Y aceptaba que ordenaran:-Nada cambies-,

No advirtiendo el freno de la evolución.

 

Y sufría mansamente los mandatos

Cercenantes de mi ignota libertad,

Y hoy los veo como amargos arrebatos

A derechos de mi propia voluntad.

 

Qué dramático resulta el aceptar

Siendo infantes desvalidos e inmaduros

Que creciendo es difícil soportar

Los valores que tenía el niño puro.

 

En las páginas de libros que han servido

Para ir desde el asombro a lo imparcial,

Advertí que hasta en la Fe me habían mentido

Pues buscando mi Verdad obraba mal.

 

Si se indaga en el arcano de los tiempos

Se verá que la porfía de la guerra,

Se destaca como el máximo argumento

Animado por los hombres en la Tierra.

 

Por la historia sólo siento desazón,

Maltratada siempre fue la humanidad,

Y no entiendo ciertamente la razón

Porqué el hombre alimentó la enemistad.

 

Ni bien alguien poderoso se sabía

Se creía con derecho natural

Declarando:-Esta tierra ahora es mía.

Destrozando y matando sin moral.

 

No es la vida como en el lejano oeste

Donde el bien siempre triunfaba sobre el mal.

¿Cómo hacer para que al hombre no le cueste

Desprenderse de este acto criminal?

 

Y me surge la pregunta inevitable,

¿Qué hace Dios ante tamaño desconcierto?

La respuesta es una duda detestable...

¿Lo enseñado tiene muy poco de cierto?

 

Si adjudico todo a la Divinidad

Y lo bueno ante lo malo se deshecha,

La mentira reina sobre la Verdad

Y el que manda y el que educa se aprovechan.

 

Y si acepto que se diga que "Dios quiere",

Esa idea no me indica que Es Amor,

La mirada hacia el Espíritu se muere,

La conciencia se reviste de temor.

 

¿No será que lo que pasa en este suelo,

Siendo Dios universal y tan lejano,

Que a Su alcance no se acerca el desconsuelo

Que ha creado la conducta del humano?

 

¿No será que cada hombre se merece

Ser consciente que su Espíritu es divino,

Y advertir cómo el temor desaparece

Si otra cara a la Verdad es su camino?

 

Alumbrado por la Luz de su interior,

Despojado de dogmáticas cadenas,

Obrará y creerá lo qué es mejor

Liberado del castigo y la condena.

 

Mientras tanto gira el mundo a la manera

Del engaño y el deseo de poder,

Pero tuvo grandes hombres cada era

Que su Espíritu pudieron conocer.

 

Y por ello considero en conclusión,

Que en las cosas de la vida cotidiana,

No es a Dios a Quien pedirle explicación...

¡Es el hombre el que se manda la macana!-

 

 

 


 

 

 

 

A BARRABÁS

 

 

 

¿Quién no oyó del episodio en medio oriente

De que un pueblo tuvo que elegir la suerte,

De alguien que era conocido buena gente

Y a sabiendas decidieron por su muerte?

 

 

La propuesta de antemano era engañosa

Y el salvado su objetivo no logró,

Pero presten atención a una cosa...

¡Cuánto caos esa opción nos heredó!

 

 

¿Qué sería del planeta de hoy en día

Si el amor y la hermandad en ocasión,

No cayeran ante burda hipocresía

Escondiendo la verdad tras un telón?

 

 

Y seguimos eligiendo a Barrabás

Cada vez que el desconcierto de opiniones,

Nos enfrenta simplemente a quién da más

Y elegir es sucumbir a tentaciones.

 

 

Toda vez que la verdad es secundaria

Y la opción es solamente conveniencia,

Nos hacemos responsables como el paria

Que camina destilando indiferencia.

 

 

Asumiendo la responsabilidad

De aprender a discernir el bien o el mal,

No dudemos en optar por la bondad

Conquistando la conciencia individual.

 


 

 

 

 

 

 

 EL SALUDO

A veces me pregunto si el saludo
Nos sirve de medida del aprecio,
O hace de tamiz, o un simple embudo,
Que filtran actitudes de desprecio.

Si dueño del cariño hacia mí mismo
Me siento inadvertido en la atención,
No soy el operante del abismo
Que crea esa tonta situación.

 

Si al mundo lo contemplo en emociones
Que vienen a traer felicidad,
Tendré que descubrir las vibraciones
De aquellos que merecen mi amistad.

 

Si gozo del respeto a mi persona:
¿Por qué voy a sufrir la indiferencia?
Conviene, en ocasiones, más la broma,
Que un brote depresivo de inconciencia.

 

También tengo por cierto y entendido
Que hay seres que aunque omitan el ritual,
Ostentan siempre el rango de queridos
Y sé que los tendré, si me va mal.

 

No obstante, más allá de las excusas,
Agradan los saludos con sonrisas,
Y gana corazones el que usa
Su gracia y simpatía, como visa.

 

Si encima se entrecruzan las miradas,
genera tal aumento este proceso,
Que si habrá de compartirse la jornada...
¡Qué mejor que coronarlo con un beso!

 

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>