Capítulo 9

 

Apuntes sobre Jesús

 

 

 Xavier extrajo de uno de sus bolsillos, como si fuera el tesoro más preciado del mundo, una pequeña agenda, y releyó por enésima vez algunas partes de todo lo que había visto y apuntado metódicamente.

En realidad los tres reyes magos podrían haber sido médicos venidos del futuro o de una dimensión paralela, aunque parece que hay testimonios suficientes para afirmar que se trataban de tres reyes, que habían recibido aviso de sus ángeles para que emprendiesen viaje hacia Palestina, siendo guiados por ellos hasta el lugar en que el Rey de reyes iría a nacer.

Esos médicos habían manipulado los genes de la línea materna de María para que Jesús tuviera un cuerpo fuerte, ágil, inteligente y sano.

Habían desmaterializado aquel feto del vientre de su madre y lo materializaron encima del camastro de paja.

Después de terminar ese alumbramiento, dieron a José los tres regalos consabidos y otros más: diez bolsas con suficiente dinero (parecían monedas de oro) para que Jesús tuviera todas las atenciones posibles, y José pudiese comprar un taller de carpintería, así como todo aquello que considerara necesario, para sostener a su familia.

También le entregaron varias cajas con unos botellines conteniendo complejos vitamínicos. Unas pastillas blancas y otras azules, con lo cual José recuperó su jovialidad y hasta le "floreció la vara".

José se convirtió en un personaje famoso. Todos los vecinos habían visto la deslumbrante luz y querían tener explicaciones de ese fenómeno.

José habló de ángeles; pero tanto él como María se abstuvieron de mencionar nada del parto extraordinario del que habían sido testigos.

José pudo establecerse en el barrio comercial del pueblo y muy pronto comenzó a tener pedidos para arreglar puertas, ventanas y también para fabricar muebles por parte de todos, especialmente de los sacerdotes del templo, quienes intuían que algo paranormal había ocurrido allí y sabían que algún día se enterarían de todo.

Jesús iba creciendo como un chico extraordinario, pues era mucho más alto que los demás. Todos le miraban y trataban con respeto y admiración.

José tenía que reprenderle repetidamente, pues Jesús hacía bastantes travesuras acompañadas de milagros que despertaban la ira y también la admiración de los demás. José sabía que Jesús era un ser especial que estaba constreñido a un cuerpo pequeñito; pero sus poderes deberían permanecer controlados para cuando fuera mayor. El poder de su palabra era muy grande a pesar de su corta edad. Parece ser que lo primero que dijo fue "Yo soy el Yo que Yo soy"... y José y María quedaron estupefactos.

Los sacerdotes del templo le rogaron que les llevara el niño para enseñarles las letras y todo lo que fuera posible; pero incluso en el aula del templo se enfrentó a todos los que le hacían preguntas como si fuera un niño ignorante... era un chico muy difícil; pero también tenía un corazón enorme y un gran poder mágico en sus palabras.

José acordó con los sinagogos del templo que le educaran de la mejor de las maneras. En pago les haría un nuevo mobiliario para el templo y pagaría el diezmo de sus beneficios.

Jesús pasaba largas horas escuchando los textos de la Torá y de otras escrituras que servirían de base a la Kabalah. Su educación también incluía matemáticas, administración, historia, geografía, idiomas, rituales de todo tipo e incluso nociones de higiene, herboristería y de medicina.

Pasaba mucho tiempo con José, aprendiendo el oficio de carpintero, así cómo obediencia a la familia y a las tradiciones que algún día le instarían a transmitir.

Cuando tenía 12 años (puede ser un número simbólico, pues tiene que ver con las energías del Zodíaco así como con los pétalos de energía etérica que vitaliza el corazón) ya quería independizarse y estuvo largas horas discutiendo con los rabinos.

Según la opinión de Jesús, las escrituras no estaban interpretadas correctamente y tendrían que ponerse al día, acorde a la mentalidad de ese momento.

Él ofrecía nuevas perspectivas e interpretaciones más acordes con la nueva era de Piscis que acababa de entrar. Aries debía de ser trascendido y en su lugar el servidor de Piscis debería lavar los pies de los cansados peregrinos que se acercasen a la casa del Padre.

Sus padres estaban intranquilos, pues veían como Jesús se les escapaba de las manos; sabían que esa hora debía de llegar tarde o temprano, y no opusieron resistencia alguna cuando él solicitó su bendición para emprender un largo viaje por el mundo y seguir aprendiendo cosas nuevas.

Jesús estaba bien preparado para ese periplo. Había recibido una educación esmerada y dominaba el oficio de carpintero, que le ayudaría a sostenerse por sí mismo.

Con varias monedas de oro para los imprevistos, un joven inteligente, fuerte y alto, con un porte que causaba respeto, partió hacia el horizonte. Le envolvía un aura especial. Su escudero era un brillante arcángel con aura de color azul celeste, símbolo de la energía del amor.

-¿Desea algo más? –preguntó el camarero a la vez que le presentaba la cuenta bajo el platito del café.

La figura de Jesús se difuminaba más allá del horizonte que dibujaban las dunas de un pequeño desierto...

Xavier, saliendo de su ensimismamiento, pagó la cuenta.

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>