Capítulo 11

 

Casualidad, causalidad, sincronicidad.

 

 Podríamos afirmar que existe la casualidad, la causalidad y cuando la causalidad afecta desde una autoconciencia a varias autoconciencias o, simplemente, conciencias, al mismo tiempo, quizás necesitaríamos utilizar el concepto de sincronicidad.

Para la casualidad, probablemente, exista una relación de causa y efecto, pero es tan imposible que podamos comprobarla que utilizamos este término.

Podríamos imaginar que alguien pierde una moneda, viajando en el metro en una hora punta, y otra persona se la encuentra. Intentar bucear en el "por qué" uno ha encontrado lo que otro ha perdido, sería hasta cierto punto una locura. Nos veríamos obligados a utilizar el término casualidad.

Respecto a la causalidad, poco se puede decir que no sepamos en líneas generales, así pues intentaremos exponer lo que nosotros pensamos que es la sincronicidad. Probablemente, una extensión de la ley de causa y efecto, donde la causa tiene que ser buscada fuera de lo que se denomina marco tridimensional físico.

 Imaginemos la existencia de una mente prodigiosa que es capaz de influir en varias mentes a la vez. Las personas que ejecutasen los pensamientos sugeridos por la mente directora, pero para ellas totalmente propios, podríamos afirmar que esos individuos están sujetos a la ley de sincronicidad, pues en estos instantes no habría posibilidad alguna de encontrar la causa.

Podríamos seguir unos pasos más allá hasta incluir la posible influencia de los pensamientos y sentimientos de los seres humanos en los reinos animal y vegetal, pero este tipo de conocimiento está fuera de nuestro alcance.

Nos conformamos con afirmar que hay ocasiones en las que la creación mental de un ser humano puede reflejarse en la mente de otro individuo. Hasta tal punto que, si el emisor escribe una escena imaginaria en un papel, el receptor puede soñarla mientras permanece dormido.

A la ciencia le gustaría comprobar esto, pero mientras no tenga en cuenta los centros de energía del ser humano y los diversos niveles de materia más sutiles del plano físico, además de la existencia de las almas, es probable que no encuentre la respuesta, y añadiríamos... afortunadamente. Pues, ¿podríamos imaginar si algunos irresponsables consiguiesen tan apreciado poder? Esperemos que para cuando los seres humanos lleguen a poseer tan sagrada virtud, sus corazones estén despiertos al Amor.

Nos faltaría añadir que la ley de sincronicidad no solamente funciona dentro de la misma dimensión, sino que, cumpliendo ciertos requisitos, puede ejercer su influencia desde distintos niveles de conciencia o dimensiones.

Hay además una sugerencia que ya se ha hecho en otro apartado, pero que hay que recordar. Los puntos de conciencia, de luz y de amor, también denominados almas, perduran durante la existencia del Sistema Solar, de tal manera que el recuerdo de hechos pasados es conservado en aquellos individuos (almas) que tuvieron la suerte de vivirlo, aunque su cerebro (si están en encarnación física) no sea consciente de tan inestimable tesoro.

 

Es por todo ello que cuando alguien llega a comprender la ley de causa y efecto, así como su extensión: la ley de sincronicidad, es considerado con toda justicia un iniciado, pues es capaz de seguir el hilo de Ariadna a través de los diversos planos o dimensiones.

Esperemos, estimado lector, que no te hayas desanimado por esta disertación un poco abstracta; pero necesaria, si deseamos no perder el hilo que puede tener, para un lector casual, algunos de los acontecimientos aparentemente dispares.

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>