Capítulo 38

 

El cuerpo etérico del los seres humanos.

 

-Tomad una copia del trabajo que he realizado sobre el cuerpo etérico-comenzó Xavier tal y como habían acordado el último día- El tema del cuerpo etérico está estudiado con casi todo lujo de detalles en el famoso libro de Alice A. Bailey "Tratado sobre Fuego Cósmico". Así pues, si lo deseáis, podréis ampliar el tema en el mismo.

-Ya verás tú, cuando traiga todas las ecuaciones que prometidas-dijo sonriendo Charles.

Xavier comenzó a leer.

Comprendemos que hacer una breve síntesis de un tema tan profundamente esotérico, pero que en unos años será el ABC de la medicina, para algunos puede resultar muy poca cosa y para otros, para quienes no han leído o escuchado sobre el tema, puede parecerles que estamos hablando de ciencia-ficción. Pero, se quiera o no creer, se sepa o no sobre el tema, da igual, no por ello eliminaremos la existencia de tan importante e imprescindible vehículo sutil que afecta de una manera definitiva a la salud del cuerpo. No hace tantos años que el sistema nervioso o el sistema circulatorio eran unos desconocidos.

Mucha gente tiene conocimiento sobre los 7 centros principales de energía del ser humano, aunque hay un total de 28.

Cinco de ellos a lo largo de la columna vertebral, si bien separados de ésta, pues son núcleos de energía, y dos más: uno en la cúspide de la cabeza, otro delante de la frente... y otro muy importante, aunque bastante desconocido en el bazo. Desde abajo hasta arriba tendríamos: el centro de la base de la columna vertebral, sede de la serpiente de fuego llamada kundalini, el centro relacionado con las gónadas, llamado sacro, el centro relacionado con el plexo solar, el bazo o centro receptor de las energías que penetran en cada uno de los cuerpos, el centro cardíaco, a la derecha del esternón cuyas raíces se sitúan entre los omóplatos, el centro laríngeo, justo en la base del cuello, cuya raíz se sitúa en la vértebra numero 30, el centro ajna, en el entrecejo, y el centro coronario... aunque hay otro más sutil y desconocido y cuyo punto se usaba para efectuar la tonsura en los sacerdotes que se conoce como el "alta mayor". En ese punto confluyen las energías de kundalini cuando se han desplegado a lo largo de la columna vertebral.

Posteriormente el centro coronario se enlaza hacia arriba con el cuerpo del alma, de materia más sutil, denominado "loto de doce pétalos", y por encima de éste, está ubicada la mónada o "Nuestro Padre en los Cielos", todavía de materia más sutil, la más elevada o divina de esta manifestación.

 

Se mencionan estos dos últimos aspectos para que no quede incompleto el cuadro. Xavier casi se disculpó por extenderse tanto; pero dijo que lo consideraba necesario.

Aunque la realidad del cuerpo etérico es algo que siempre ha existido, se podría decir que la vitalidad del mismo está relacionada con dos peculiaridades del ser humano, la fuerza de su corazón y la fuerza de su visión, ambos consecuencia del contacto o influencia del alma.

Si un hombre o mujer tiene "alegría de vivir", sin darse cuenta, ese pensamiento o vivencia genera vibraciones que se redistribuyen a través del corazón (centro etérico) por todo el cuerpo etérico, afectando posteriormente a la sangre y las glándulas y propiciando un estado físico saludable. Para intentar concretar más, diríamos que la red etérica es paralela al sistema nervioso vitalizando su flujo normal.

Está de moda la expresión: "pensamiento positivo". Y así debe de ser. Nada tan saludable como un paseo tranquilo y sosegado, respirando suave y profundamente, visualizar la grandeza del universo, sentirnos parte del mismo, llenarnos de la luz del sol y expandirnos hasta las estrellas, hasta el mismo infinito...

Si hacemos esto tan sencillo muy pronto percibiremos cómo nos embarga una agradable sensación y cuando llegamos a casa, nuestro cuerpo parece más liviano, más sano y estamos más felices. Hemos asistido a un proceso de transmutación del pensamiento positivo en energías altruistas y benefactoras que descienden hasta la corriente sanguínea y nos colman de vitalidad. Ha habido un paso intermedio que es del que estamos hablando. El proceso completo es : pensamiento, sentimiento, red etérica, sistema nervioso, sistema endócrino y por último sistema circulatorio, que lleva a las células del cuerpo la vida y la felicidad que el pensador ha vislumbrado en su visión del infinito Cosmos.

Este cuerpo etérico es el verdadero cuerpo del hombre, porque es en el único que puede influir con su mente. Es decir, que sus pensamientos positivos establecen una afluencia de energía eléctrica determinada que hace vibrar a todas las células físicas a través de los diversos nervios, distribuyendo la energía de la vida.

Hay todo un tratado sobre la curación esotérica que parte de este principio. Haciendo la advertencia de que la energía es algo impersonal, y un exceso de la misma puede provocar la exaltación de las células aumentando más la enfermedad. Por lo tanto no todo es tan sencillo como se pudiese pensar... equilibrio es la clave de todo.

Este cuerpo etérico tiene una particularidad, y es que está unido por una red infinita de canales de energía con toda la Tierra, y en realidad con todo el Universo. Si bien, dejamos esta afirmación flotando en el aire...

 

Charles y Francisco aplaudieron la bella exposición de Xavier.

-Muy bien, Xavi-le dijo Charles.

-Ya lo creo-dijo el sacerdote.

Bueno, si tanto os ha gustado este tema, lo ampliaré hasta llegar a esas energías que nos conectan con los más excelsos dioses...

Los tres amigos se fueron en dirección al kiosco que en la reunión anterior había servido de meta.

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>