Capítulo 46

 

El Apocalipsis

 

 

Charles que seguía leyendo el Nuevo Testamento inició la conversación.

-¿Qué me podéis decir del final de los tiempos?

-Bien claro lo deja escrito San Juan –contestó Francisco, que se sabía el libro de memoria-, pero habrás de recordar que el propio Jesucristo les dice que "el final de los tiempos no es sabido por los hombres ni por los ángeles del cielo, sólo mi Padre lo sabe".

Por la descripción que se hace en ese evangelio, y con la evolución armamentística actual, se puede deducir que podría haber una gran confrontación mundial, una lluvia de misiles en algún lugar de la tierra y que debido a esas explosiones, se nublaría el cielo y todo el planeta quedaría afectado por la radiación... Xavier, ¿qué opinas tú?

-Pues parece que tienes razón. Queda bien expresado en ese texto... tal vez me gustaría puntualizar, a mi juicio, algunos detalles que nos brinda.

 

-Veamos lo que dice el experto -añadió, afectuosamente, Charles.

-Se está refiriendo al final del ciclo pisciano y será el momento en el que todos tengamos que luchar por defender nuestras más preciadas posesiones como patria o religión, cosas del pasado; pero que representan esos ideales por los que siempre hemos estado luchando.

-Recuerdo -continuó Charles- que habla del retorno del Hijo del Señor, cuya hora será totalmente inesperada para todos. Y también... que debido a los hombres escogidos, esas horas de horror, esos días de pavor serán acortados y que aparecerán grandes señales en el cielo.

-Aquí parece que han tratado de describir en pocas líneas el Apocalipsis general -siguió Xavier-, pero con una nota de fe, confiando en que se nos ahorrarán muchos horrores. También se dice que aparecerá de nuevo Cristo o un Mesías que vendría en plena gloria. Si estuviésemos a la época de Jesucristo diríamos que un carro con alas de fuego traería al Señor, pero como vivimos en el tiempo de las máquinas voladoras, interpretamos que, de venir Jesucristo, lo haría en un avión. Tal vez, para los más atrevidos, en un platillo volante, y, para los esoteristas, podría ser una forma mental. También se interpreta que tan magno acontecimiento sería anunciado a bombo y platillo por los medios de comunicación mundiales, aunque los poderes de siempre podrían calificarlo como de histeria colectiva.

-En resumen... que a ciencia cierta, no se sabe nada. Todo son especulaciones -añadió Charles.

-Así es -confirmó Xavier-. Personalmente, creo que se prepara un acontecimiento de suprema importancia para toda, o una gran parte de la humanidad. Da la impresión de que deberemos esperar que, después de las más oscuras horas de nuestras vidas, aparezca esa divina Luz que iluminará nuestras almas, produciéndose una especie de Pentecostés planetario.

 Es decir, que todos recuperemos la conciencia de nuestra verdadera esencia y divinidad, a la que renunciamos al nacer en este plano tridimensional y tomamos cuerpo carnal. Nos reconoceremos como miembros de la única familia de Dios... y veremos caminar entre nosotros a los Maestros con Cristo a la cabeza.

-Supongo que eso significaría que ya tendrían que estar encarnados todos ellos, pues parece que la Humanidad está abocada al fracaso y a una nueva confrontación – dijo Francisco.

-Creo que muchos o todos los miembros de la jerarquía planetaria (Fraternidad Blanca oculta) ya están encarnados y esperan que Cristo aparezca en cuerpo físico, en cualquier momento, como respuesta a algún problema grave.

Pienso que Cristo reaparecerá en forma física, teniendo en cuenta que desde el punto de vista esotérico el término "físico" es ya el plano etérico, como respuesta a la correcta invocación de los hombres a la energía de Acuario que nos impacta actualmente. Atisbos de la nueva era pueden ser observados en el servicio altruista a toda la humanidad, por parte de los miembros de organizaciones sin ánimo de lucro creadas para paliar los problemas de los más necesitados. Podríamos citar algunas organizaciones conocidas de todos como Médicos sin fronteras, Cáritas, ACNUR, Cruz Roja, Green Peace y una larga lista, que trabajan en los ámbitos con los que más se identifican.

El poder invocador de la humanidad puede acelerar el regreso de Cristo, preparando los caminos del Señor con la correcta palabra, con la virtud de la inofensividad, que significa haber perdido la capacidad de herir con hechos o palabras; con la difusión de la buena voluntad mundial o incluso la voluntad al bien a través de la magia organizada planetaria.

 

Es necesario demostrar la verdad de que realmente no estamos solos, sino que hay una multitud enorme de ángeles que esperan que se les contacte, y que están a nuestro servicio desde hace muchos miles de años.

Es esencial comprender que en la tierra hay un Ser que rige el destino del mundo y que su Propósito está prefijado desde hace mucho tiempo, desde el principio del tiempo que Él mismo originó, con las variables que puedan aportar los individuos, gracias a su libre albedrío o la capacidad de equivocarse.

El mencionado Propósito perdura en forma de energía a disposición de la inteligencia humana, y es transmitido a la humanidad a través de todas aquellas almas que han sido o serán capaces de lograr cierto alineamiento con el Plan divino para la humanidad.

Jesucristo aludió a ese Plan de Dios hace dos mil años, como se muestra en un pergamino guardado en el Museo de la Humanidad de Berlín.

-Si existe un Dios que es Amor ¿por qué ha permitido el mal? –preguntó Charles intentado comprender la pérdida de su padre, de su madre, de su esposa...

-Es una buena pregunta. El mal o el bien son extremos de una misma energía. Una dirigida de forma egoísta y la otra altruistamente. Se dirigen hacia metas distintas. Una es propia de la involución o apropiación de la materia densa por parte del espíritu, y la segunda pertenece a la evolución o ascenso de la oscuridad a la luz.

Pero el meollo de la cuestión, es que nos trata de enseñar la lección que subyace en esa acción, en esa decisión de usar el impacto de la energía "impersonal" de forma que sea para beneficio personal o para el bien general.

Tener que optar por diferentes opciones constantemente, hace que evolucionemos de forma más rápida. El bien y el mal forman parte de nuestro mundo dual y dejará de tener su regencia, cuando comprendamos la unidad subyacente en todo.

 

Charles pensó que tal vez tenía razón, pero a él no le servía aquella explicación, y el padre Francisco había llegado a tener tanta fe, a través de los hermosos acontecimientos que había tenido la fortuna de vivir, que no percibía el mal como un obstáculo o un argumento de suficiente peso para velar la belleza de la vida y la bondad de Dios. Muy probablemente, en su momento ya había tomado una decisión al respecto. Permanecía con sus ojos puestos en el arado de forma natural, si bien requería una nueva perspectiva de la naturaleza de algunos acontecimientos.

 

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>