Capítulo 49

 

Exorcismo

 

 

 

El verano transcurría plácidamente, el cielo azul del atardecer parecía vibrar y traer la brisa del mar. Los tres amigos vestían pantalones vaqueros. Xavier y Charles llevaban polos de manga corta y se sorprendieron cuando vieron al padre Francisco, no solamente llevando un jersey de manga larga, sino que además, colgada de su brazo, portaba una cazadora blanca.

 -¡Por Dios, padre, da agobio verte!-le dijo Charles.

 El sacerdote sonrió. Parecía que a todo el mundo le daba por decirle lo mismo. Él iba perfectamente pero a los demás les daba una especie de sofoco, con solo mirarle.

 -Es que tengo el termostato averiado -contestó sonriendo.

 -Lo que ocurre es que Francisco es prevenido –apostilló con sorna el Xavier.

 -Nunca se sabe -contestó el sacerdote-.Una brisa, un aire acondicionado... no sabéis lo peligrosos que son los aires acondicionados-dijo todo serio

 Xavier puso las manos encima de los hombros de cada uno de sus amigos y les invitó a ir hacia el puerto.

 -Teníamos pendiente dar un paseo en una golondrina.

 -¡Es verdad!- exclamó Francisco, como si fuese un niño.

 -Pues ya tardamos.

 No se subieron a cubierta como los demás turistas, sino que prefirieron quedarse en la parte baja acristalada.

 

-¿Tres cafés con leche? –preguntó Xavier.

-Hoy preferiría una horchata- sugirió Francisco

-Creo que es una excelente idea -añadió Charles.

-Que sean tres horchatas -pidió el anfitrión al camarero.

-¿Cómo es posible que de la vida de Jesús sólo se cuenten los milagros y no diga casi nada sobre sus sentimientos o sobre las posibles disputas entre los apóstoles?-inició Charles la conversación.

-Creo-respondió Xavier- que normalmente reinaba la armonía. Al lado de un Maestro de Amor y de Compasión no había muchas ocasiones para las discusiones. Tenían suficiente dinero, que era administrado por Judas, la salud tampoco era problema, la comida era suficiente, no les faltaba nunca un techo para dormir, pues la gente generalmente les acogía con gusto. Y me imagino que Jesucristo aprovechaba cualquier reunión para hablar del Reino de los Cielos y del futuro de la humanidad. Les prevenía de las maquinaciones a las que sería sometido su sencillo mensaje de amor al prójimo, pues al fin y al cabo su sincero canto al altruismo implicaba renunciación al egoísmo.

Seguro que el Maestro sabía cuál era su futuro y cómo iban a reprenderle por haber curado a la gente.

Es por ello que empleaba todo tipo de parábolas o cuentos con moraleja.

 Les decía que en los últimos tiempos habría señales milagrosas en el cielo y que eso sería un indicio de que aparecerían todo tipo de gentes que dirían ser el mismo Cristo o un enviado suyo. Les decía que no les hiciéramos caso, pues esa llegada estaba guardada para cuando el Señor considerase que la humanidad ya estaba preparada para ese acontecimiento.

En nuestro tiempo actual han venido muchos instructores como los ya mencionados anteriormente y también otros que han despertado el interés de muchos seguidores. Tenemos por ejemplo a Antonio Blai o a Torkom Saraidarian y también a maestros orientales como Sri Aurobindo, Ramana Maharsi o Yogananda. También otros que han dejado una huella más profunda como Sri. Ramakrisna u otros que al haberse puesto a un nivel de conciencia más llano, han sabido captar el interés de aquellos que no encontraban respuestas en las iglesias y se han afiliado a sectas más o menos aceptadas como los seguidores de Osho, Samael Aun Weor, y muchos que han tratado de enseñar técnicas, más o menos peligrosas, como el kundalini yoga, el Kriya yoga, armonización de chakras, limpieza de auras, etc. Para emprender esos caminos se habría de ser clarividente, pues podrían alterar el ritmo normal de las energías de los cuerpos y producir enfermedades de difícil curación... aunque por suerte, la potencia de sus mentes es algo escasa y la incidencia en la salud es poca... aunque hay que tener cuidado, ya que "la energía sigue al pensamiento"

Charles y Francisco miraban a Xavier. Debían reconocer que Cristo era el tema de su vida.

-Ha sido una lástima-continuaba Xavier- que se hayan perdido tantas oportunidades de hacer llegar las palabras impolutas del más grande de los Maestros que ha caminado entre nosotros, Cristo, y seguirán desvirtuándose todavía más. Si la iglesia no rectifica y se dedica a difundir lo verdaderamente esencial que es el Amor y eliminar todo aquello que se ha ido acumulando a lo largo de los siglos y que han hecho de Dios un remedo del hombre irascible, dotado de unos ojos de doce metros de diámetro y con barba de ochenta y dos metros de largo...

Una de las cosas que le echaban en cara durante el juicio ante Pilatos, era que se había proclamado a sí mismo rey de los judíos. Es evidente que él lo negó reiteradamente y hasta llegó a decir que "su reino no era de este mundo" y por eso les dijo "Dad a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César".

Creo que con esas palabras deja un claro mensaje a los sacerdotes y a todos aquellos que se dedican a la religión, quienes entre otras cosas no deben de meterse en temas de política y en los asuntos mundanos.

-Pienso, Xavier, que estás atentando contra los pilares fundamentales de los que detentan el poder religioso, no solamente de la iglesia, sino de todas las demás religiones. Significaría dejar todo aquello que no es esencial y seguir a Cristo. Y tampoco hay que olvidar el incalculable bien que han hecho en muchos casos una inmensa cantidad de sacerdotes y religiosos. Bueno, creo que si continuamos por aquí nos perderíamos en largos y abstrusos razonamientos. Pero una cosa está clara. No todos los religiosos tienen un corazón de fuego y amor y, desde mi punto de vista, este debería ser el requisito imprescindible para continuar con el camino de Cristo.

-Estoy de acuerdo Francisco –dijo Charles.

-Sí, tienes razón-continuó Xavier-. Jesucristo es eminentemente divino y se interesó casi exclusivamente en resaltar la divinidad en el hombre. Es cierto que practicó muchos milagros, pero eso no era lo que más impactaba a la gente. Su forma de hablar, la potencia y la claridad, y, por qué no también, la contundencia de lo que decía. Ese estilo dejaba a todos pensativos. Era como estar en constante meditación con él, con el espíritu, ya que su técnica era ponerles un espejo bien bruñido ante sus conciencias. Si fue capaz de caminar sobre las aguas o de curar a un ciego, o hacer andar a un paralítico, o dar de comer a una enorme multitud de personas, eso no tenía mayor importancia, puesto que con una orden suya, los devas hacían "cualquier" cosa, aunque fuera resucitar a un muerto, y desde el punto de vista de las gentes, le habrían recordado más como un mago que como un sanador de almas.

Tal y como estamos acostumbrados a ver hoy en día en la televisión hay personas que hacen cosas aparentemente imposibles, pero su impacto en nuestras conciencias es efímero y escaso. Lo único que extraen de nuestro interior es un '¡oh!'...

 Definitivamente pienso que lo que mayor impacto debió de causar a la gente fue su porte, su forma de decir las cosas más sencillas, su fe demostrada con sus obras y con su vida. Y qué duda cabe que los milagros fueron como un signo externo que corroboraba su luz y poder internos.

-Hay algo que siempre me ha parecido extraño, por la futilidad aparente de la acción-comentó el padre Francisco. Me refiero a la entrada de Cristo en Jerusalén, y sin embargo todos los evangelistas lo mencionan.

 Pintura de Hippolyte Flandrin - 1842

-En mi opinión es algo simbólico -dijo Xavier- pues representa una de las metas que deberá alcanzar el aspirante al Gólgota. Ese Burrito blanco, no montado aún por hombre alguno, representa la entrada de la energía Crística en la ciudad de las dos paces, Jerusalén. La carótida o burrito blanco, da paso a ese torrente de energía blanca en la cabeza. De esa forma se resuelve la división entre los dos hemisferios cerebrales, el derecho o el abstracto y el izquierdo o el concreto, el "lado bueno y el lado malo". Cuando ambos se unen, se produce la Luz... y el pueblo se regocija celebrándolo y llevando ramos jubilosamente.

 -Está visto que nada es tan simple como parece-dijo Charles.

-Así es. Quería hacer un inciso sobre la figura de una gran mujer que en mi opinión debió de ser excepcional e incluso iniciada en el corazón, pues si no, no se podría comprender el amor que le profesó a Jesús durante toda su vida

Se habla poco de la presencia de María Magdalena durante la vida pública de Jesucristo, pero lo cierto es que ella sufría en silencio. Jesucristo hablaba con ella, y ella trataba de seguirle por todas las partes mientras que Josefo se había quedado con José y María. En muchas ocasiones dialogaba con María Magdalena acerca de la trascendencia de la vida, del amor, de la lección de la familia.

Esas prolongadas conversaciones eran causa de que algunos discípulos se quejasen, alegando que tal vez Jesucristo no debería hablar tanto con ella. Otros, por el contrario, razonaban que si Él hablaba con María Magdalena, ellos no eran quienes para juzgar u oponerse a sus deseos.

También había otra cosa cierta y es que María Magdalena no acababa de comprender el cambio que había realizado Jesús. Antes era más humano, más cercano y ahora había algo en él que no lograba describir, era como si hubiera cambiado a pesar de ser la misma persona.

-Creo-dijo el padre Francisco- que aquella mujer debió de mantener dentro de sí misma una tremenda lucha que finalizó en el surgimiento desde su corazón de la verdadera esencia del amor. Siento verdaderos escalofríos a la vez que una profunda admiración por ella.

 

 Está claro que hasta que no he sabido sobre el asombroso acontecimiento que comentas que era la compañera de Jesús, no había reparado en su figura. Pero ahora es distinto. Y está claro que si supeditó su vida a la de Jesús, fue porque su corazón era de oro. Renunció a su propia vida para estar al lado del Maestro.

-Tus palabras son sabias, Francisco. No hay duda de que tu alma reverbera con el corazón de los demás.

-A mí- dijo Charles cambiando de tema, lo que fue providencial para Francisco, pues sumergirse en los sentimientos más profundos del ser humano requiere poseer "extraordinaria fuerza de voluntad", o "sabio desapego a las circunstancias" si no se desea ser anegado por ellas-, hay algo que siempre ha resultado como un enigma en la vida pública de Jesucristo, y es la expulsión de los demonios del cuerpo de los posesos.

-Disculpa que te conteste primero yo, pues es un tema que siempre me ha interesado-se anticipó Francisco-. Ese tipo de milagros se ha repetido mucho a lo largo de la vida de Jesús, aunque otra cosa sería afirmar que esos espíritus obsesivos fueran fuerzas satánicas. Hay un ritual en la Iglesia Católica que trata de exorcizar a las personas que lo necesitan. Hoy en día apenas se hace en España, aunque hay países en los que es algo casi cotidiano. Recuerdo que hace unos años la prensa española publicó un artículo sobre un sacerdote catalán, afincado en Colombia, donde, según decían, había expulsado a más de mil demonios. Le llamaban el "Azote del Diablo", se trataba del Padre Llorp. Se decía que incluso asesoraba a la policía, especialmente cuando se enteraban de la aparición de alguna secta satánica. Para sus exorcismos, se ayudaba del ritual establecido por la Iglesia Católica en el libro "Ángeles y Demonios". Cuando se enfrentaba al diablo de algún poseso sufría todo tipo de insultos y agresiones violentas. ¿Y tú, Xavier, tienes o sabes de algún caso conocido?

-Sí –contestó Xavier mirando a la lejanía, mientras parecía revivir algún acontecimiento-. Puedo dar testimonio, con ciertos matices, de dos casos. Si bien en ambos, más que un exorcismo, fue una proyección de la mente para imponer la fuerza del espíritu sobre algo o alguien.

El primer caso lo narró Vicente Beltrán Anglada en su libro "Mis Experiencias Espirituales".

Decía que yendo a la casa de campo de unos amigos, observó cómo en unos cuantos árboles, un labrador había puesto jaulas para atrapar pájaros. – Eso le produjo un gran pesar y no pudo dormir por la noche. Visualizó cómo se rompían aquellas trampas para que los pajaritos no fueran atrapados. Y así fue.

 

 

A la mañana siguiente, el labrador iba dando gritos de rabia. Alguien había roto todas las jaulas por la noche.

Francisco y Charles quedaron un tanto pensativos. Pues aunque era un caso impresionante de la fuerza de la mente manejando la materia, ellos esperaban algo más.

-Sé lo que estáis pensando... añadió Xavier. Espero que este caso del que fui protagonista os resulte más adecuado a la conversación que estamos manteniendo.

Hubo una pausa y Xavier narró su experiencia.

-Otro caso que recuerdo, o mejor dicho, que tengo grabado en mi mente a fuego, fue a causa de la petición, de una compañera de trabajo llamada Imma, quien sabiendo que yo era "algo raro", pensó que yo podría hacer un exorcismo a una amiga suya que se llamaba Ruth, quien cumpliría 21 años en tres días. Me informó que estaba ingresada en una habitación del Hospital Clínico de Barcelona, se encontraba sola y los médicos no sabían qué hacer con ella. La querían llevar a New York, pues no reconocía ni siquiera a sus propios padres. No comía, ni bebía, solamente se dedicaba a insultar a todos los que se acercaban, y los doctores se vieron obligados a atarla a la cama.

Le contesté que me ocuparía del caso, pero cuando pedí ayuda a Vicente Beltrán Anglada para esa sanación, Vicente me dijo que él no quería saber nada de eso y que me apañara yo solo. La verdad es que yo tenía mucho miedo, pues había visto la película "El exorcista" hacía unos meses y no tenía ganas de enfrentarme a algo parecido.

-Ya lo creo que es para tener miedo-dijo el padre Francisco.

-Meditando de qué manera podría encarar el exorcismo, me fui a la cama. Y con tranquilidad estudié el ritual que debería seguir para llevarlo a cabo. Poseía ciertas nociones de magia y parecía ser que había llegado la hora de ponerlas en práctica.

Pensé, en primer lugar, que tendría que alinear aquella cama con los puntos cardinales, de tal forma que su cabeza estuviese orientada hacia el Norte. Luego debería purificar un determinado perímetro alrededor del lecho, para establecer una barrera sagrada y evitar que cualquier entidad de tipo negativo lo atravesara.

A continuación invoqué al Espíritu de Ruth diciéndole: "Baja. Te voy a abrir la puerta"

Pensé que tendría que hacer algo para sellar las "siete puertas" o chakras del cuerpo de la joven una vez que el "demonio" hubiese salido del cuerpo.

-No entiendo la lógica de las siete puertas -dijo Charles, intentado esclarecer el tema.

-Aunque la ciencia no reconozca el cuerpo etérico, el ocultismo sí que lo tiene en consideración, es más, lo considera el verdadero cuerpo físico. Esos puntos son puertas de entrada o de salida de las energías. Y no hay que olvidar que la principal puerta de entrada para el Alma es el centro encima de la cabeza. Se verá pues que si por alguna causa se cortase la comunicación entre el Espíritu inmortal y sus extensiones en el cuerpo etérico, estas puertas se quedarían a merced de "espíritus traviesos" o "demonios" y como responden a la conciencia de entidades desencarnadas, es por ello que ocurre la posesión.

-¡Creo que empiezo a tener miedo...aunque soy poco creyente en esto! –exclamó Charles.

-No tiene que dar miedo, si el ser humano hace las cosas correctamente, y no deja anular su voluntad por factores externos, cómo el alcohol en grandes medidas, las drogas...etc.

-Entonces una persona relativamente normal no está sujeta a esos peligros.

-Así es-afirmó Xavier.

-Continúa -pidió el padre Francisco-, por favor, que está muy emocionante.

-Tomé siete esferitas de piedra pómez, que había consagrado previamente con el poder de mi mente, y aplicando mis manos sobre las piedras le dije al "espíritu obsesor": Sal de este cuerpo antes de que te queme. Y a continuación, aplicando la primera piedra sobre el bajo vientre de Ruth, en el punto correspondiente al chakra sacro, exclamé mentalmente: "por el poder de mi Espíritu, esta puerta queda cerrada".

A continuación me quedé dormido, y mi conciencia siguió el ritual en el nivel del alma, Y con esa "Autoridad Espiritual", expulsé al espíritu maligno del cuerpo... y el alma de Ruth pudo retomar nuevamente el control de sus cuerpos, que cayeron en un profundo y reparador sueño.

 -¡Impresionante! – no pudo evitar exclamar Francisco.

A la mañana siguiente, la joven poseída preguntó a sus padres cuando fueron a visitarla: "¿Qué hago aquí atada a esta cama?", "¿Qué me ha pasado para estar así?"... ¡Mamá, sácame de aquí!

Los padres y los médicos, que la estaban atendiendo, soltaron las cuerdas y Ruth quedó libre.

Cuando estaba ya más tranquila le preguntaron qué había hecho para liberarse del "demonio"; pero ella no recordaba nada.

El calvario de la muchacha había empezado tres días antes, después de participar en una sesión de ouija con sus amigos. Allí trataron de contactar con algún espíritu dispuesto a contestar algunas preguntas o bien mover algún objeto.

La pista para conocer la curación de la joven estaba tras la escena. Supongo que los médicos definirían la enfermedad con el nombre de esquizofrenia o locura transitoria. Pero, realmente no tenían ni la más mínima idea sobre el origen del terrible trastorno.

-Lo cierto es que pone los pelos de punta -añadió Charles-. No sé cómo fuiste tan valiente.

-Tomé algunas medidas de seguridad. Como ya he comentado antes, hay casos en los que el psiquismo inferior abre las puertas a entidades desconocidas, y puede haber, en caso de debilidad etérica, espíritus malignos o juguetones que vienen del plano astral, para tomar posesión de esos cuerpos sin problema alguno. En casos normales, el Alma no cede su lugar a nada, ni a nadie. Se necesita un decreto del cuerpo astral o emocional para que eso suceda.

-Entonces -habló Francisco- ¿Crees en la existencia del Demonio o de Satanás?

-Entramos en un campo muy resbaladizo, pues deberíamos de verlo desde dos perspectivas diferentes. Desde el punto de vista psicológico podría decirse que su existencia es evidente por la cantidad de pruebas acumuladas a lo largo de los siglos, incluso descritos en la Biblia. Podríamos argumentar que es algún tipo de psicosis, obsesión o enfermedad mental. De cómo puede ser tratado, creo que es un largo tema.

El segundo punto de vista sería religioso y más ortodoxo según las creencias católicas. Éstas parten de la existencia de Dios omnipotente o todopoderoso, creador de todo lo que existe. Si esto es así, nunca puede haber un lugar por el que pueda colarse una entidad entrópica o involucionada y maligna, que se ocupa de engañar, maltratar, torturar o ejercer cualquier tipo de maldad que pueda ocurrírsenos.

Estamos de acuerdo en que, tanto para unos como para otros, no hay una tesis que fundamente la existencia de tal entidad maligna y agresora para la humanidad. Sería incongruente la existencia de un ser así, salvo que se justifique su presencia en nuestro mundo argumentándose que Dios lo ha creado con el propósito de tentarnos o de poner a prueba nuestra capacidad de mantenernos por el camino correcto, ético, altruista, etc.

Yo me he enfrentado en dos ocasiones con aspectos diabólicos; pero la verdad es que no han tenido una consistencia lo suficientemente fuerte como para hacer tambalear mi fe en el Dios que mora en mí.

Creo, continuó Xavier, que sería muy interesante para nosotros, tener en cuenta el siguiente pensamiento positivo sobre este tema:

"Mi espíritu es más fuerte que todos los espíritus que pueblan los diferentes mundos del lado oscuro.

No temo en absoluto cualquier presencia maligna y si alguna osare retarme, con el poder de mi pensamiento, vitalizado por mi fe en Dios, quedará paralizado con sólo pensarlo y desaparecerá de mi presencia. Amén."

-¿Se podría decir que tampoco crees en el Anticristo? – preguntó Charles.

Podríamos definir a Cristo como la expresión más plena del Amor, de la entrega total y de la abnegación y sacrificio por todo y por todos. Creo que nunca acabaremos de comprender el enorme e increíble sacrificio que efectuó esa Entidad, de tan alto grado de pureza y elevación espiritual, al tomar el cuerpo de Jesús durante los tres intensos años de prédica y ejemplo para todos. No sé si podría explicar de forma gráfica lo que representó ese sacrificio para Él. Pero sería similar al hecho de que nosotros aceptáramos encarnar en el cuerpo de un caballo, para predicar entre los burros.

Desde el punto de vista de un sacrificio tan extraordinario, son más comprensibles las palabras que Cristo emitió desde la cruz, "Señor, perdónales, porque no saben lo que hacen". Cuando medito sobre esas palabras y comprendo la majestuosa categoría divina de Cristo, me pongo a llorar... su sacrificio es tan gigantesco que no hay palabras para describirlo.

-¿Con esa explicación, parece ser que estás diciendo que el anticristo es todo lo contrario a Cristo? -expuso Francisco intentando captar la lógica de Xavier.

-Evidentemente que es así. No se trata de una entidad antagónica a Cristo. Se trata de alguien que es absolutamente egoísta y por ende esencialmente malvado, pues todo el esfuerzo de su personalidad está destinado a satisfacer sus gustos, sus pasiones egoístas, sin tener el más mínimo escrúpulo y sentimiento de culpabilidad.

Es alguien que se dedica con todos sus cuerpos a amontonar riquezas y regocijarse con placeres de todo tipo. Es alguien, para entendernos bien, a quien no le temblaría el pulso a la hora de asesinar a lo más puro de la inocencia, representado, por ejemplo, por una madre y sus hijos con el fin de quitarles cualquier clase de riqueza que pudiesen tener, satisfaciendo así algún escondido placer.

-Tal vez hay muchos hombres así-dijo Charles.

-La mayoría de ellos no son conscientes totalmente de su maldad, pero a esos no me refiero.

El hombre del que estamos hablando es muy inteligente, sagaz, domina los tres planos, especialmente el de los sentimientos, y sus facultades pueden ser tan poderosas que sería capaz de desvitalizar al ser humano que se propusiese. No esperes ver un hombre zafio o inculto, él es en ciertos aspectos, el cenit de la inteligencia. Y ésa es su fuerza a la vez que su problema y su limitación, pues, al haber descartado el aspecto corazón, todo lo que está más allá del mundo mental, le está vedado. Tiene mucho poder pero su margen evolutivo es mucho menor. En los mundos en involución se puede decir que es el rey, pero cuando el arco involutivo comienza a ascender hacia el alma y el espíritu es cuando el aspecto corazón lleva en volandas hacia los mundos de Dios. Es con un ser así cómo el famoso 666 adquiere su más completa y plena definición. El evangelista nos da la pista claramente y nos dice que "es número de hombre y el que sepa contar que cuente."

El número 6 corresponde al número de pétalos que tiene el chakra sacro, que es el que rige las glándulas sexuales masculinas o femeninas. Por ese chakra se canalizan las energías de atracción sexual, también se canalizan los deseos más bajos de la humanidad. Esas energías nos impactan a todos, pero está claro que no todos responden o están condicionados por esos impactos en los tres cuerpos. Así tendríamos que el 6 rige al cuerpo físico en su forma de atracción sexual. Tendríamos también al 6 rigiendo al mismo chakra sacro del cuerpo emocional y nuevamente al 6 rigiendo al chakra sacro del cuerpo mental. 666 activo o hiperactivo en el humano, lo convierte en un anticristo, en una bestia... y el 666 es su número.

-Un hombre así debe ser terrible-exclamó Charles.

-Casi se podría afirmar que ha dejado de ser humano. Con bastante probabilidad, su Alma Eterna se ha separado de su reflejo carnal.

-¿Y qué le espera a este hombre?... ¿Tal vez el infierno?

-Con el tiempo no tiene un lugar en la evolución humana actual y su destino es salir de este mundo.

-¿No tiene salvación?

-Como te he comentado antes, si que tiene nuevos mundos a los que ir, pero siempre dentro de los tres planos más bajos que he comentado. Podría decirse que él mismo se expulsa de este Reino humano, como fenómeno evolutivo, y se ancla al reino mineral, en donde ha de empezar un nuevo ciclo evolutivo, junto con aquellos que han practicado, de forma consciente, la magia negra.

 

 

-¡Tal vez alguno tenga salvación! –dijo el padre Francisco, mostrando compasión.

-Supongo que siempre habrá excepciones.

-Yo estoy seguro de ello-contestó el sacerdote del corazón de oro como si pudiese ver más allá de lo que alcanza cualquier mente humana racional. Tengo la completa certeza de que una mujer, con su infinito corazón de madre, podría hacer regresar a nuestro mundo a alguien así. Estoy seguro que, con tanto amor, establecería ella misma un hilo para que de nuevo el alma y la mente de un ser tan malvado volviese a sentir la calidez acogedora de su Alma.

Xavier y Charles miraron el rostro de Francisco, y no dijeron nada, pero ambos se sintieron elevados por el amor que brotaba del corazón del sacerdote. Sin duda, si había que buscar un digno y excepcional representante de la Santa Iglesia Católica, lo tenían delante. Francisco debía ser uno de los exponentes más sublimes y santos que existían en este momento, aunque, en apariencia, no era nada más que un simple y humilde padre espiritual del Seminario de una ciudad entre tantas como hay en el mundo.

-Uf- dijo Charles-, permitidme preguntar, antes de llegar al cielo, si tenéis constancia de alguna curación, alguna sanación que hayáis hecho vosotros o alguno de los santos.

Como sea que Francisco no decía nada, Xavier tomó la palabra y empezó a relatar algunas de sus experiencias al respecto.

Se podría decir que he efectuado algunas curaciones; pero eso no es nada extraordinario. Creo que el poder de la sanación está en todos nosotros. Nuestros pensamientos de amor o de compasión hacia las personas que sufren alguna enfermedad, resuenan en los éteres planetarios y los devas de curación los llevan hacia su destino y los ponen a los pies del ángel solar o del alma, cuyo cuerpo presenta algún tipo de dolencia y decide si es viable la sanación o por el contrario debe seguir sufriendo ese mal y aprender algún tipo de lección que esa enfermedad le está presentando.

Recuerdo un caso en el que una amiga me pidió ayuda para unos vecinos suyos. La madre estaba ingresada en estado grave en el hospital. Tenía lupus eritematoso y parecía que no tenía cura.

Me fui a esa casa y pedí a todos los reunidos, creo que éramos 7 personas y les pedí que visualizaran cómo de cada uno de ellos salía un rayo de color verde que vitalizara a la madre y que estuvieran así durante cinco minutos. Creo que se formó un aura muy poderosa y la imagen de la madre se formó en el centro nuestro, habíamos conseguido visualizar y vitalizar su figura y sanarla de su mal. A los dos días había regresado a su casa y estaba sanada de su enfermedad.

 -¡De Lupus!- Dijo Francisco. Creo que antes era una enfermedad con un alto índice de mortalidad.

-Si, pero las enfermedades son síntomas de energías mal encauzadas y por lo tanto pueden ser curadas modificando el flujo de esas energías.

En este contexto recuerdo otra curación de una jovencita de apenas 16 años. Tres médicos le habían diagnosticado una enfermedad de inmunodeficiencia. Le daban un máximo dos años de vida.

Sus padres son amigos míos y les invité a comer a mi casa. Mi hija Cristina y también Daniel, ambos clarividentes, estaban en casa. Les rogué que revisaran sus chakras, sus líneas de energía y que tomaran buena nota por si había alguna rotura. Efectivamente, los dos coincidieron en ver roturas entre tres de los chakras del cuerpo de Silvia, que así se llamaba esa chica.

Formamos un círculo y enviamos nuestras energías hacia esos puntos rotos de energía.

Lo estuvimos haciendo durante unos 7 minutos... Silvia continuó viviendo felizmente hasta los 33 años. Murió por depresión grave. Su novio, el gran amor de su vida, la dejó plantada.

Otro caso que recuerdo interesante relatar, tiene que ver con un buen amigo mío. Víctor se tenía que operar de la cadera. Le estuve enviando energía verde a esa parte de su cuerpo y cómo sea que decidió operarse, me puse a prepararle el quirófano, el cirujano, el anestesista y todo el equipo médico. Lo estuve haciendo hasta el día de la operación. Cada mañana incluyo a mis seres queridos y apreciados amigos en la meditación matutina.

El día de la operación reposé en la hora de la siesta. Me había olvidado completamente de la operación; pero al despertar tuve una visión en la que Víctor abría la puerta del quirófano y cantaba un bonito tango.

Él es argentino y esa era su forma de decirme que la operación fue todo un éxito.

Tengo muchos casos más archivados en mi memoria. No sé en qué porcentaje he curado yo o bien los ángeles de sanación. Quizás ese misterio lo descubra algún día. Sin embargo, lo que más me importa es haber intentado ejercer mi deber de compasión hacia los demás; de haber lanzando energías sanadoras desde mi corazón, y si ha habido o no sanación, es cosa del alma y no de la personalidad.

Francisco y Charles se miraron... no eran necesarias las palabras para analizar esas sensaciones... esos pensamientos... esas posibilidades que se abrían ante ellos.

Hay una imagen que a veces tenemos la suerte de contemplar. Cuando se divisa una cadena montañosa sobre la que recientemente ha nevado, se observa nítidamente el límite hasta el que la nieve ha podido descender.

 

Debajo de esa línea, únicamente se puede percibir el color verde de los bosques. De la misma forma, el mundo espiritual siempre está ahí esperándonos, somos parte suya, pero está sujeto a unas leyes, podríamos decir eternas, si es que cinco mil millones de años nos parecen una eternidad, desde el punto de vista humano. Es decir, que la evolución de los planetas, de los sistemas solares continúa imparable hacia un punto determinado y constantemente nos vemos impelidos hacia ese lugar abstracto en el Ser Divino... Y el corazón de Xavier, de Charles y de Francisco se estaban uniendo, como muchos millones más, para un contacto ininterrumpido con el mundo de las Almas.

En definitiva, estaban ascendiendo por una montaña, a punto de establecer su nivel de conciencia en el límite donde la nieve cae silenciosamente y llena de gozo el espíritu de los bienaventurados que llegan a ése nivel. Allí, las leyes espirituales permanecen inmutables. Es lugar donde la razón pura de color dorado impregna los corazones de cada ser humano, independientemente del papel que represente en el teatro de la vida, de la confesión religiosa o de la adscripción política, de las costumbres que han sido su regla cívica de conducta.

Oportunidad para todos, Amor para todos, Sacrificio para todos, hasta que el día de "Sé con Nosotros" en un lejano tiempo, reúna las almas y los espíritus, y juntos se eleven hacia los lugares todavía no tocados por humano alguno, salvo algunas excepciones, como nuestro amado Cristo, Buda y un puñado de superhombres, que son como las gotas que anticipan una lluvia intensa e imparable.


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>