Capítulo 57

 

El retorno de Cristo ( l )

 

 

-¿Entonces tú das por sentado de que tanto Dios como Satanás existen?-preguntó Francisco.

-El otro día, intenté decir eso. Ambas son entidades imbricadas en el sistema evolutivo, sólo que Dios o Logos Generador es real y Satanás no lo es. Si Dios existe, no hay lugar para Satanás y su infierno. Y también podríamos decir que el concepto de cielo es inexistente, ya que implica un factor temporal; pero sí que podríamos afirmar que Satanás existe en cuanto que es nuestro lado oscuro, o lo que se conoce como el "morador en el umbral... de la iniciación"... Es la sombra que deberá ser derrotada antes de obtener el estado Crístico. En ese acto final de nuestra carrera terrenal, tendremos que enfrentar al ladrón bueno y al malo. En el centro, pendido en la cruz de la balanza, estaremos nosotros como autoconciencia y nos juzgaremos a nosotros mismos, y con un supremo acto de renuncia a la vida, a nuestra "zanahoria dorada" (siempre a 20 centímetros de la punta de los dedos) en los planos densos lograremos la Luz y la Visión del Padre.

En ese instante dejaremos que la materia física, sublimada gracias a nuestro ímprobo esfuerzo y trabajo, se expanda en los éteres planetarios, como aportación a toda la humanidad. Es el estado que cada hijo ha de lograr libremente en un acto de amor hacia su Logos, y de esa forma expandir ad infinitum, la Luz que nos fue otorgada hace mas de 18 millones de años.

-El día que hablamos sobre el exorcismo, me pareció entender que Satanás no existía, y ahora parece ser que afirmas que sí. ¿Puedes aclararlo? –preguntó Charles.

-Quizás no me expresé en forma adecuada y me centré en otro aspecto. Podríamos decir que es una entidad inventada por los chamanes en la antigüedad y apropiada por otras tradiciones. Mi opinión es que intentan explicar un estado de conciencia individual; pero es tan real por haber sido alimentada durante milenios por millones de personas, que incluso puede adquirir vida en el plano de los deseos. Pero habrá un día que dejará de existir, por falta de vitalización, en cuanto obremos correctamente y dejemos de tener ese peso en nuestras conciencias, divinas por herencia. Es en los planos sutiles, por encima del alma, en el que el demonio no tiene cabida.

 Lo mismo se podría decir de Dios. Una entidad creadora, conservadora y destructora heredada del Hinduismo, aunque se puede aceptar que un Ser o una entidad de enorme poder creó el principio Vida en la tierra. Ideó un plan para que hubiera vida y fuera posible la evolución en este planeta.

-¿Piensas que la religión es algo necesario?-preguntó Francisco.

-Religare es volver a unir lo que antes estaba unido y ahora está separado-contestó Xavier-. Esto tiene que ver con el mito del pecado original, cuando Eva dio la manzana a Adán. La tomó del árbol prohibido. Del árbol del conocimiento o de la mente. La mente comenzó a separar al hermano árbol o el hermano león, o percibió la separación de los sexos, que partiendo de un andrógino original, produjo una separación y atracción entre los sexos diferentes. Consecuentemente, puesto que el camino de la religión se originó en la mente, ha de ser a través de la mente como se podrá comprender la unidad de esta dualidad.

-Se lee en los evangelios -preguntó Charles a Francisco-, que Jesús descendió a los infiernos durante tres días y que a su regreso resucitó a muchos muertos. -¿Cómo interpretas esos pasajes?

-Creo que tiene que ver con ciertas tradiciones judaicas; pero no creo necesario ni serio el considerar que Jesús hubiera descendido ni un solo minuto al infierno. Uno porque yo no creo que exista el infierno y dos porque Jesús era demasiado puro para ello y ni siquiera como sacrificio debería de ser tomado en serio.

-Eso pienso yo también –confirmó Xavier- pues aunque hubiese recapitulación de la vida, solamente dura unos segundos.

-En algún lugar del evangelio se dice -prosiguió Charles- que habrá una segunda venida del Señor. ¿Qué se espera que pueda suceder?

-Pienso que el retorno de Cristo –contestó Xavier- es muy posible que pueda producirse como mínimo de dos maneras diferenciadas entre sí.

Si la humanidad ha sabido recapacitar de los errores del pasado y entabla una nueva era de relaciones éticas y amistosas con todos los pueblos de la Tierra, Cristo puede aparecer entre nosotros. Todas las televisiones, emisoras de radio o medios de comunicación darán la noticia a toda plana. Seguramente se produciría una enorme afluencia de Luz en todo el planeta y con ello los Maestros, con Cristo a la cabeza, volverían a caminar entre los hombres. Pienso además que un cambio tan radical vendría acompañado de una curación de todas las naciones, la justicia se dará por doquier y "todos serán hartos".

Si por el contrario, no hemos aprendido de nuestras pasadas acciones y seguimos cometiendo las mismas tropelías contra nuestros hermanos, se puede producir toda una serie de acontecimientos serios y graves para el planeta, que obligará a que la Humanidad eleve su mirada al Cielo e implore ayuda. Entonces, Cristo puede aparecer; pero lo hará con la espada de la justicia en la mano.

 De nosotros depende el cómo y el cuándo. Yo creo que el cuándo será pronto; pero dependerá de la cantidad y la cualidad de la gente y de la calidad de la nota acuariana que les sea posible emitir.

-¿Entonces -preguntó Charles- se salvarán 144.000 justos según los evangelios? ¿Qué pasará con el resto de la Humanidad?

-Ése-contestó Xavier- es un número muy concreto que se refiere a aquellos cuyos chakras o puertas de su templo hayan sido sutilizados. La suma total de los pétalos que constituyen el cuerpo físico (y cada uno de los cuerpos) es de 144.000. En su lugar deberían haber traducido los números romanos cómo 144 y 1000. Veamos:

El chakra de la base de la columna vertebral posee 4 pétalos, tiene forma de cruz y tiene que ascender 33 vértebras para vitalizar todo el cuerpo, sublimar su energía e iluminar la conciencia cerebral o el Gólgota humano. Cómo observamos, todo estaba escrito en forma de símbolo para cuando "tuviésemos ojos para ver".

El segundo chakra, el chakra de las gónadas o de las glándulas sexuales tiene 6 pétalos... en cada uno de los cuerpos.

-¡Ah! –Exclamó Francisco- Ahora recuerdo lo hablado el otro día respecto al anticristo o al 666 como número de la bestia.

-Así es -confirmó Xavier y continuó-. El tercer chakra es el plexo solar. Está situado por encima del ombligo y por debajo del diafragma. Tiene 10 pétalos.

A la derecha del esternón tenemos el chakra cardíaco. Tiene 12 pétalos. Allí tenemos la analogía del segundo nacimiento en la cueva del corazón, para nacer de nuevo y entrar en la corriente iniciática. También tenemos las 12 energías del zodiaco que hemos de trabajar para alcanzar la iniciación, como lo hizo el Cristo con sus 12 apóstoles o Hércules con sus 12 trabajos.

En la garganta está ubicado el chakra laríngeo, que se transfigura o ilumina cuando el Padre se complace en el Hijo y sugiere que hay que escucharle, pues se le ha dado el don de la palabra. Tiene 16 pétalos.

Entre las cejas tenemos el famoso "tercer ojo", el que discrimina entre el ladrón bueno y el malo, entre los constantes pares de opuestos y que habremos de sublimar para ver la unidad subyacente en todo lo existente. Este centro de energía o rueda o chakra, tiene 96 pétalos, 48 sobre el ojo derecho y otros 48 sobre el ojo izquierdo.

Luego tenemos el chakra del Gólgota, en la cima de la cabeza conteniendo otro pequeño chakra de 12 pétalos; pero que en su conjunto se dice que tiene 1.000 pétalos. No en vano se clavó al Cristo la corona de mil espinas.

Así pues, si los sumamos, tenemos: 4+6+10+12+16+96 = 144 y los 1.000 del chakra coronario. Total 144 y 1.000.

Todos aquellos que hayan sublimada los pétalos de sus chakras son Cristos, liberados de seguir trabajando en la Tierra, pues han aprendido lo necesario para proseguir su evolución en otras esferas más sutiles.

Una evolución casi eterna, teniendo en cuenta la cantidad de millones de años de los que se está hablando, hasta que hayamos completado el círculo y podamos crear nuestro propio planeta, con todos los reinos necesarios para que haya una Humanidad en marcha.

-La verdad es que estos temas se me hacen muy interesantes-agregó Francisco-. El hecho de hablar de la existencia de una materia más sutil que es el soporte de nuestro mundo interno, creo que es un puente necesario para relacionar el cuerpo físico con el cuerpo del alma. Se rompe esa separación entre los dos mundos. Para la ciencia, todos los pensamientos son funciones cerebrales, y no hay nada más allá. Para las religiones los mundos celestiales están ahí. Pero ambos mundos están separados, y únicamente unidos por el deseo ferviente y la aspiración del creyente. Es decir un sentimiento inmaterial. Pero si, tal como creo comprender, se nos dice que cuando pensamos algo, estamos uniendo el aspecto del cerebro con el aspecto del alma a través de puentes de luz, entonces es como si todo cobrase sentido...La materia se une al espíritu que es una materia más sutil... Bueno...eso es lo que se me ha ocurrido ahora.

 -¡Uao! – ¡qué fuerte! –exclamó Charles-. Pues a mí se me ocurre la peregrina idea de pensar que quizás toda mi vida he estado manejando materia espiritual, y nunca me he dado cuenta. Quizás algunas partículas eran puentes entre los mundos de materia más densa y los de materia más sutil, que quizás llegaría a formar parte de esos cuerpos que tu llamas etéricos.

Evidentemente que si, dijo Xavier. Más sutil que el átomo de hidrógeno es el átomo ultérrimo, compuesto por 7 espirillas de materia etérica y que es el soporte de todo el mundo material, de todo el mundo atómico y subatómico.

-Está claro-dijo Xavier- que la luz siempre ha sido el tema principal de las religiones. Y la luz es el puente que une la materia más densa y la más sutil o espiritual. La transmutación de las partículas de materia pesada, que en realidad es equivalente a decir transmutación de estados de conciencia, creo que ése es el futuro que nos aguarda.

Aunque si me permitís mirar más lejos, creo que en algún lejano eón, toda la materia oscura del universo se habrá convertido en un gran fotón de luz y todas las almas estarán gozosas con lo logrado... Y todavía me pregunto si ése será el último fin de todos los finales o tendremos que seguir conquistando otros fotones de Luz de universos paralelos con sus consiguientes estados de conciencia complementarios. No recuerdo si en la escalera de Jacob había un último peldaño, ¿o ese lo ponía Dios?

 

Escalera de Jacob - Obra de William Blacke

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>