Capítulo 7

 

Simbolismo del portal de Belén

 

 Xavier tomó la taza de café y bebió un sorbo. Ni siquiera se enteró de que estaba frío, y continuó con los ojos mirando mucho más allá de lo que contenía el libro.

Según la tradición Jesús nació en una cueva, sus padres levantaron un pesebre con maderos y paja, y a su lado había un asno y un buey. Pero el investigador no lo vio exactamente así, comprendiendo que los términos debían de ser puramente simbólicos. Eran una hermosa síntesis de los arquetipos y cualidades que resumía en sí mismo aquel bendito cuerpecito.

La cueva simbolizaba el reino mineral. El pesebre representaba al reino vegetal. Los animales aludían al reino animal. Los pastores y los padres personificaban el reino humano. Y para terminar, los ángeles, que cantaban y glorificaban a Dios en las alturas celestiales, representaban el reino espiritual. Los símbolos estaban catalizados por aquel bebé tan especial y divino. Indicaban que cada reino había aportado lo mejor de su esencia en la construcción del vehículo físico de Jesús.

La tradición nos habla de que de oriente vinieron tres reyes magos, la tierra por donde sale el sol o la luz de la visión intuitiva. Los tres reyes magos llevaron presentes y bendiciones para el niño Jesús... y una "estrella" guió sus pasos hasta la misma casa. Esto último parecía una clara alegoría o llamada a la intuición, pues debido a la distancia con cualquier estrella, no sería posible localizar con referencia a la transición del objeto celeste, ni siquiera una nación entera, incluso aunque se intentase hacer la medición con el desplazamiento de la Luna.

La analogía daba pistas de la síntesis que adornaba al bendito niño.

El rey negro simbolizaba la raza lemur y el cuerpo físico. El rey amarillo personificaba la raza atlante y el cuerpo emocional. El rey blanco representaba la raza aria y el cuerpo mental.

Los regalos que portaban los reyes magos también arrojaban más datos sobre la divinidad de Jesús.

Traían oro, lo mejor del reino mineral; incienso, lo más oloroso del reino vegetal; almizcle, la mejor fragancia del reino animal.

De joven, Xavier había estudiado árabe y había podido comprobar que esa analogía, para que fuera perfecta, debería de ser buena en todos sus términos. Parecía ser que el primer traductor del arameo desconocía esa palabra, almizcle (al mirs) y en sustitución utilizó (al mirr) o mirra. (La diferencia la constituía una pequeña prolongación del rabito de la "r" que se convertía en "s")

El vidente se sentía feliz por ser capaz de separar el trigo de la paja. Facultad conocida como discriminación.

Había algo más que no había dicho a nadie. Cada nueva visión le acercaba más a un extraño estado de comunión. Tal vez, debería recordar que el vidente y la visión son la misma cosa. Quizás se estaba dando cuenta de que cada imagen que acumulaba en su memoria era una especie de arpón que se anclaba en otra conciencia. Estaba tejiendo una red de finos hilos que comenzaban a estar en sintonía con lo que percibía. La proyección o recepción de la energía desde su tercer ojo (centro de la visión etérica situado en el entrecejo) tendría consecuencias todavía desconocidas.

Y comprendía que cada avenida de luz, que recibía su mente, era una conexión con una conciencia mucho mayor que la suya.

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>