EL PODER DEL HOMBRE

 

(Del Hombre y la Mujer)

El ser humano ha sido creado por Dios con el mismo poder que a Él le pertenece. Dios es el Macrouniverso (Poder, Luz y Amor) y el Hombre es el microuniverso (poder, luz y amor).

Dios es la entidad creadora por excelencia...., (......galaxias, constelaciones, soles, mundos, reinos naturales, hombres, células, átomos,.......). El hombres es un ser creador, aunque lo ignore, con un "libre albedrío" otorgado por la Ley Divina, siendo responsable de lo que piensa, hace, siente, habla, o de lo que deja de hacer (él crea sus "mundos" físico, emocional y mental que lo conforman, así como "sus ambientes" personales, familiares, sociales, laborales, nacionales y mundiales).

Con base en el Principio Universal de "Causa y Efecto", el ser humano es el sembrador de lo que cosecha, es decir, es el responsable directo de sus pensamientos, de sus actos e intenciones, generando así una particular energía vibratoria.

La Ley Divina afirma que se "siembra" uno y se "cosecha" cien, por tanto, de lo sembrado por el hombre la cosecha será abundante. Si sembró algo "bueno", su cosecha será grande y magnífica; pero si en cambio sembró algo indeseable, su cosecha será grande en dificultades y lamentos.

La máxima cósmica de "Al Pensamiento sigue la Energía", significa que a cada pensamiento generado le corresponde un particular tipo de energía, de la misma calidad de lo sembrado, pero multiplicado. El humano tiene expresiones como "Siembra vientos y cosecharás tempestades", sabiendo en forma natural que se atrae en abundancia aquello que uno piensa.

Toda la energía vibratoria, magnética, que el hombre es capaz de crear, "atrae" a energías "similares" que están en el ambiente, adhiriéndose a él en forma irresistible. Si la energía es de alta vibración (amor, tolerancia, comprensión, perdón bondad, paz, solidaridad, hermandad, cooperación, ayuda, servicio, alegría, serenidad, humildad, fe, ternura, confianza, optimismo, etc.), se atrae energías de ese tipo que se suman al ser humano que las provocó, creando un ambiente personal y social acorde a lo que él genera. Si aprendió a tolerar, es seguro que recibirá amplia tolerancia de los demás. Si su actitud es de comprensión para todos, inevitablemente que él recibirá comprensión en todas partes.

Si el tipo de energía es de baja vibración (egoísmo, intolerancia, incomprensión, odio, maldad, violencia, envidia, rencor, miedo, angustia, vanidad, desconfianza, agresividad, pesimismo, etc.) se atraerá energía vibratoria de la misma calidad, adhiriéndose implacablemente, en forma abundante, y conformando así ambientes difíciles, oscuros, agresivos, que influirán en el pensamiento, ánimo y salud física de aquél que los generó y multiplicó.

La energía positiva se va acumulando y se concentra del lado derecho del ser humano, conformando así una "entidad" que toma conciencia e independencia. A esta entidad se le conoce como el Ángel de la Presencia, y hará todo lo posible por influir en quien lo creó, para que siga con los pensamientos, sentimientos, palabras y acciones que lo sustentan y le hacen crecer. El Angel de la Presencia, de bella imagen, de colores brillantes y aroma de flores, lo presionará para que siga tolerando, perdonando, haciendo el bien, amando, etc. y así fortalecerse y apoyar a quien pertenece.

La energía negativa, la de baja vibración, también se acumula y se concentra del lado izquierdo del ser humano, conformando así una "entidad" que toma conciencia e independencia. A esta entidad se le conoce como el Guardián del Umbral, y hará todo lo posible por influir en quien lo creó, para que siga con los pensamientos sentimientos, palabras, y acciones que lo sustentan y le hacen crecer. El Guardián del Umbral, de terrible apariencia, de colores sucios y olor desagradable, presionará a su creador para que siga con rencor, egoísmo, intolerancia, crítica destructiva, maldad, vicios, etc., y así el pueda fortalecerse a costa de la destrucción del ser humano al que pertenece.

La persona que quiere aprender de esta vida y avanzar en su evolución, con su libre albedrío puede escoger o decidir el dedicar su vida a los mejores pensamientos posibles, a cuidar y equilibrar sus emociones y a controlar las necesidades y deseos de su cuerpo físico. Para lograr esto, Dios le ha entregado al hombre el Amor, que es la más alta vibración posible, la más pura energía. Dios es Amor.

Cuando el hombre aprende a amar (Amar es dar sin esperar nada a cambio), entonces dedica su vida a servir a los demás, sin condición alguna. Si él siembra amor, su cosecha será maravilloso y abundante amor, en todos lados, en todo tiempo, de todas las personas, en todos los ambientes.

El ser humano que por desconocimiento de su poder creador decide tener pensamientos destructivos, no controla sus emociones y deja que éstas se desaten y satisface todos los deseos y pasiones de su cuerpo físico, estará construyendo una vida de muchos riesgos, problemas, penas y dolores que, cuando llegan, no se comprenden y se buscan causas o culpables externos, sin saber que él es el único responsable de lo que ha "sembrado" y que ahora cosecha. El dolor es el medio que utiliza la vida para ir corrigiendo rumbos y como una oportunidad de hacer cambios. La Ley Divina no castiga, sólo permite que el hombre descubra por sí mismo su gran responsabilidad como ser creador y que una vez que tenga plena conciencia de su poder, lo utilice en armonía con el Bien, el Amor y la Belleza, que lo conducirán a la Sabiduría y a la Voluntad divinas. Así, él contribuirá al Gran Concierto Universal de Amor, Luz y Poder.

Una de las características del Guardián del Umbral, suma de todos nuestros vicios y errores, es la de convertirse en obsesor del ser humano al que pertenece, es decir, influirá poderosamente sobre sus cuerpos físico, emocional y mental para que éste siga generando la baja vibración o energía de la cual se alimenta, crece y vive. Hará todo lo posible para no ser destruido. Por ejemplo, el hombre que ha caído en el alcoholismo, ha creado una fuerza especial que "vive" de ese vicio y, cada vez con más poder, influirá para que el ser humano no deje de seguir bebiendo y lo presionará de todas las formas posibles para alcanzar su objetivo, haciendo que el hombre se degrade cada día más hasta, incluso, su destrucción total. Sin embargo, Dios le ha entregado al hombre una de sus propias características, la fuerza de Voluntad, el poder con el cual se puede transformar todo lo indeseable en lo supremo y sublime; cuando el hombre decide utilizar esta fuerza, el Guardián del Umbral se debilita, se disminuye y finalmente queda bajo un absoluto control que impedirá que el alcohólico vuelva a caer bajo su influencia. El poder de la Voluntad unido al poder del Amor, serán la clave perfecta para alcanzar el triunfo total.

Al igual que el alcoholismo, puede haber otros problemas que el hombre no ha podido o decidido controlar en forma individual, como el tabaquismo, la drogadicción, la violencia, el sexo desenfrenado, los celos, la depresión, el miedo, la inseguridad personal, la maldad, el egoísmo, la crítica, la vanidad, el falso orgullo, la intolerancia,... etc. Sólo la decisión de cambio, utilizando la Voluntad y el Amor, pueden transmutar lo bajo, oscuro y desastroso, en algo supremo, luminoso y sublime. Y si sentimos que no tenemos suficiente fuerza para iniciar el cambio, entonces hay que reconocer nuestra debilidad y pedir ayuda a Dios. Él se va a manifestar a través de Grupos de Apoyo, de mensajes a nosotros por diversos medios (una película, una canción, un poema, un sueño, una experiencia, un escrito suelto, una plática, un libro, y mucho más), y también a través de innumerables ángeles que podemos invocar para sostenernos, luchar, comprender, vencer, para tener la energía suficiente que nos lleve a la victoria. Existen ángeles para todas las necesidades humanas: ángeles de la iluminación, de la comprensión, amor, fortaleza, protección, tolerancia, salud, música, danza, canto, iluminación, armonía, belleza, serenidad, en fin, de todos los más nobles sentimientos imaginables; sólo hay que pedir su ayuda y ellos se manifestarán plenamente.

También tenemos un ángel personal, que nos acompaña siempre a través de las edades y que está atento a toda nuestra vida y trata de orientarnos hacia el bien supremo; él es nuestro Ángel Guardián, aquel bello ser, todo sensibilidad, que Dios ha ligado a nuestro destino de evolución continua y que nos apoya para que seamos capaces de alcanzar, un día, la perfección humana y así pasar al Reino Divino. Él es la voz de la conciencia y el que nos protege y ayuda a no autodestruirnos; pero respeta siempre el libre albedrío del humano y advierte pero no obliga ante la influencia del Guardián del Umbral. Pidamos, conscientemente, su auxilio, para que se sume a nuestra fuerza de Voluntad y de esta manera tener un poder mayor que nos permita superar todas las pruebas que nos corresponden.

Somos almas caminando por la Tierra para aprender a conocer nuestro infinito poder y para que, guiados por el Amor, nos sumemos al Divino Plan Cósmico de Supremo Bien, de Supremo Amor y de Suprema Voluntad, que nos permitirá ser UNO CON DIOS.

Que la Luz, el Amor y el Poder,
restablezcan el Plan de Dios en la Tierra.

(Basado en las enseñanzas de Vicente Beltrán Anglada)

En la Era de Acuario

Bajo el signo de Piscis

Tercer Milenio

Equinoccio de Primavera.

20 de marzo del 2001.

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>