LOS AMBIENTES FAMILIARES

El Matrimonio y la Familia

 

La familia es la base de la convivencia social. Mediante ella el ser humano se capacita para profundizar cada vez más dentro de sí, siguiendo las directrices marcadas por el amor, la responsabilidad y el deseo de bien para los seres allegados.

Se basa inicialmente en la ley de polaridad y el hombre y la mujer constituyen dentro de la humanidad el principio unificador de la familia.

Los hijos que nacerán serán la representación genuina del Amor, siendo esencialmente su misión la de establecer una armonía constante en el orden dual en que se basa tal polaridad. Esto dependerá del grado de evolución del contexto familiar.

Igual que en el proceso de la creación universal, el hombre asumirá la representatividad del Dios-Padre (la Fuerza de Voluntad, el Poder); la mujer será una digna y perfecta representante del aspecto Madre-Espíritu Santo (la Luz, la Inteligencia Activa) en la vida de la Naturaleza; los hijos, sin distinción alguna de sexos, serán genuinas representaciones del equilibrio estable de la Creación que en la cualidad incluyente del Amor, el aspecto Hijo de la Divinidad, tiene en la vida del Universo su expresión más sensible y perfecta.

En el establecimiento de la familia como modelo social de vida tiene su más acabada expresión en el seno de la humanidad. Sin embargo, desde el ángulo oculto, descubrir la actividad de los Ángeles en el desarrollo del proceso social que llevan adelante los seres humanos por medio de la familia.

Tal como podremos apreciar en la consideración del ambiente social que nos rodea, la vida familiar es muy imperfecta todavía ya que existen en el seno de la misma muchas tensiones emocionales y grandes divergencias de opiniones.

Los ambientes modélicos de vida familiar con respecto al ambiente general o social, constituyen fenómenos muy aislados y se hallan todavía en una muy alejada fase de integración en la vida de la humanidad y, desde el ángulo oculto, esta inadaptación a la expresión correcta de la vida familiar constituye un semillero de discordias, desavenencias e incomprensiones humanas que fatalmente son convertidas en una nube psíquica, obscura y desagradable que se convierte fatalmente en ambiente social.

Ahora bien, cuando hagamos referencia a los ambientes familiares del mundo, deberemos tener en cuenta los siguientes factores:

a. Participación de dos seres humanos en la elaboración de un hecho social.

b. La calidad espiritual de las fuerzas angélicas que secundan aquellas decisiones.

c. La importancia de una misión social que aquellos dos seres humanos tienen el deber de realizar.

 

 

 Cada uno de estos tres factores arranca de un tronco común que bien podríamos definir como el karma de la humanidad, al cual cada ser humano agrega su pequeña parte.

Uno de los aspectos más substanciales del proceso kármico es el matrimonio en el mundo físico, basado en el sentimiento de amor y no en los inútiles convencionalismos humanos. Este sentimiento genera espontáneamente el ambiente familiar ideal. Siendo así, resulta interesante observar desde el ángulo oculto la concatenación de hechos que lleva a dos seres a unir sus vidas en matrimonio y a generar hijos los cuales, a su vez, serán continuadores de idénticos procesos de vida social.

Con respecto a la intervención angélica en la elaboración de las circunstancias que rodean aquel hecho principal, deberemos tener en cuenta constantemente su capacidad de crear situaciones sociales de acuerdo con estados de conciencia humanos y la manera impersonal y armónica mediante la cual ajustan los estados de conciencia a un proyecto vital.

También, hay unos ángeles que registran en sus vidas los arquetipos de los hechos y de los ambientes sociales de la humanidad y que mediante un proceso de ajuste realmente incomprensible para nosotros, dignifican en una considerable parte las relaciones humanas entre jóvenes de ambos sexos preparando sus conciencias para aquel tipo de ambiente familiar que preludie un matrimonio perfecto, establecido de acuerdo con el principio del amor y de la recta convivencia, el dilema de aquel gran acontecimiento social mediante el cual dos seres humanos deciden unir sus vidas y vivir juntos en el seno de la sociedad organizada que les rodea.

 

Con respecto a la calidad de la misión especial que ambos seres humanos deben realizar, la visión exacta de la misma y la capacidad de llevarla a cabo dependerán naturalmente de la evolución espiritual de los mismos, de la calidad de sus estados de conciencia y de su perfecta adaptabilidad a la manera de ser del otro. Debemos decir al respecto que esta calidad espiritual llevada al matrimonio y al plan familiar son tan importantes a fin de que coincidiendo en el tiempo, bajo la forma física de hombre y de mujer, efectuar uniones matrimoniales correctas que constituyan un estímulo oculto en el orden social y ayuden, con su ejemplo, a la creación de nuevos vínculos familiares más de acuerdo con la sensibilidad espiritual de la Nueva Era.

                  

 

 

 

 

 (Hunab Kú [que significa "UN SOLO DIOS "], era para los mayas,

el centro de la galaxia y, a su vez, el corazón y la mente del Creador)

 

Basado en los pensamientos de Vicente Beltrán Anglada (Los Ángeles en la Vida Social Humana).

 

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>