LA BELLEZA EN LA NUEVA ERA.


Torkom Saraydarian


La creación es un acto de manifestación de la belleza. Cada parte de la naturaleza tiene el mismo deseo espiritual e innato de manifestar belleza. En todos los reinos, a la belleza se la ve de muchas formas: en colores, sonido, movimiento, sentimiento, pensamiento, ideas y expresiones creadoras.
Los seres humanos son atraídos naturalmente hacia la belleza; aspiran a ser bellos. Quieren objetos bellos, expresiones bellas, hombres bellos, mujeres bellas, hogares bellos, un medio ambiente bello. Se esfuerzan en procura de la belleza. Todo logro en el sendero evolutivo es un logro en el sendero de la belleza. Los seres humanos no pueden disfrutar la vida sin expresar belleza, sin vivir en la belleza. La belleza es claramente un alimento para sus almas; es el deseo más noble. Una persona avanza por el sendero de la perfección sólo a través de la manifestación de la belleza. La belleza es no sólo un tópico para quienes la manifiestan sino también un alimento para quienes la disfrutan. La belleza cura; la belleza expande nuestra consciencia; la belleza transforma nuestra naturaleza.
La naturaleza crea belleza en una gran variedad: semillas, insectos, pájaros, peces, animales, seres humanos, estrellas, galaxias y más allá, todas son las manifestaciones de la belleza. La belleza es la manifestación del Propósito que subyace en toda la actividad del cosmos.
¡Qué bellas son las flores, qué bellos son los colores de los pájaros, los colores y el movimiento de los peces, la sonrisa de un niño, el amor de una madre, el valor de un padre, lasabiduría de un Sabio! Toda esta belleza es la manifestación de la Divinidad en toda forma viva. La Gran Vida, que podemos lla­mar Dios, es la fuente de la belleza. La belleza en cada forma es la testigo de la Presencia Omnipotente, de la presencia de la Vida Omnipotente en la forma. El sendero más corto para tomar contacto con Dios es tomar contacto con la belleza.
La cultura es la traducción y la interpretación de la belleza. Es la objetivación y la condensación de la belleza subjetiva. La labor de compartir belleza es la cultura. Cuando tenemos cultura, tenemos un puente que se extiende desde la Fuente de la belleza hasta nosotros. Esto es lo que transformará nuestra vida a medida que nos esforcemos, trabajemos y, a su tiempo, penetremos en los misterios de la belleza.
La puerta que conduce hacia la belleza está dentro de nosotros mismos. Nuestro Yo verdadero es la puerta hacia el océano de la belleza. Toda persona que se realiza, cualquiera que a su tiempo llegue a ser él mismo, libre de todas las influencias mecánicas, irradia belleza. Como en el universo, en cada ser humano está oculta la belleza creadora, y el autoconocimiento es el proceso de ser uno mismo que es un proceso de creativi­dad y manifestación de la belleza. Nuestra Esencia Recóndita, nuestro Yo Recóndito es la Chispa del núcleo universal del Fuego Creador. Cuando tratamos de poner en manifestación ese Fuego Creador que existe dentro de nosotros, estamos creando cultura.
La finalidad de la cultura es la generación del Yo, el nacimiento del Yo, el acto de dar nacimiento al núcleo de nuestro verdadero ser.
Cuando los antiguos adoraban al fuego, adoraban al símbolo de la Recóndita Fuente Creadora en el hombre y en el universo. La cultura es el culto del fuego. El culto del fuego es el proceso de transformación en fuego, y la manifestación de la cultura resulta del esfuerzo de transformarse en fuego.
El contacto con este fuego crea cultura. El fuego es el símbolo de la Fuente de la cultura, el símbolo de la belleza última.

 

 

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>