"El silencioso SIMBOLO"

 

Desde tiempos inmemoriales las sociedades iniciáticas han utilizado los Símbolos como forma de expresión velada de los llamados misterios y secretos cósmicos. Y a través del tiempo, han dejado innumerables e impresionantes construcciones, como pirámides, catedrales, templos, santuarios, estatuas, etc., donde han quedado cincelados en la piedra milenaria y silenciosa los Símbolos que durante cientos de generaciones labró el Espíritu Humano en su devenir por la Tierra, y que paciente y silenciosamente esperan la llegada de aquél capaz desconectarse con su esencia y de acceder a la comprensión de sus secretos. Pero ¿Qué es el símbolo? ¿De dónde surge? ¿Cómo y porqué deviene a la existencia? Como primer aspecto a tener en cuenta, debemos enfatizar que una cosa es el Símbolo y otra muy diferente es su soporte físico. Hay tal distancia entre ellos, al decir del Prof. Stelardo, como la que media entre una estatua de Pitágoras (soporte físico de una idea-símbolo) y el Pensamiento Pitagórico (el propio símbolo oculto en su soporte físico).Por milenios el hombre talló y trabajó con esmero la piedra bruta y ha sido así que del silencio de esta piedra bruta yacente, por la acción del Hombre Creativo, ha venido a la existencia la piedra labrada y simbólica. Entonces, partamos de la base de que el Símbolo es una creación y para intentar responder estas preguntas, tratemos de entender cómo se realiza este proceso creativo, ya sea en los orígenes mismos de la Creación del Padre del Universo, o en las creaciones de su Hijo en la Tierra, hecho a su imagen y semejanza. Según afirman numerosas religiones y filosofías, el camino para lograr lo que llamamos "la iluminación" o la "elevación del espíritu", es a través del Silencio. Pero esta apertura de conciencia, que nos permitirá tomar contacto con las realidades de los planos superiores, levantando el velo de la ignorancia, sólo será posible si desde la quietud de la mente y de las emociones, desde el equilibrio y la armonía internos, logramos vivenciar ese Silencio y tal vez escuchar la Voz que de él emerge... Pero ¿qué significa esto en realidad? Para este análisis, partamos del concepto de que todo lo que existe, existe en el pensamiento del Gran Arquitecto del Universo y consideremos al Verbo como la Voluntad del Creador, que está en el principio de Todo y aún antes. El Verbo, en su descenso a los mundos materiales y transitorios, atraviesa el Silencio abismal y sin orillas, la No Forma en el cual están inmersas todas las Formas en simiente, el Gran Todo y la Gran Nada expectante e inerte... Y se reviste de este Silencio para poder expresarse, para "materializarse", para manifestarse en los planos materiales. Podríamos entonces decir que la Voz que emerge de este Silencio es en realidad la Voz del Verbo, que al nacer del Silencio se hace carne y habita entre nosotros, en forma de Palabra Creativa, de Símbolo, de figura geométrica, de música, de parábola, de número, de valor conceptual, etc. De la misma forma en que el Creador hace sus creaciones, el Hombre hace las propias atravesando el Silencio con el Verbo de su Voluntad para "materializarlas"... Y esto siempre ocurre, porque como es arriba, es abajo, seamos conscientes de ello o no, tal como ocurre la mayoría de las veces... El hombre crea su realidad permanentemente y ésta será elevada o egoísta, tal y cómo sean sus pensamientos, sus sentimientos y sus acciones. Pero volvamos al Símbolo... Todo Símbolo que el hombre materializa a través del Silencio, es una creación consciente de su voluntad que busca reflejar en el plano físico una realidad superior pero velada; una creación que por sí sola expresa algo que seguramente no sería explicable ni comprensible con el lenguaje profano liso y llano, porque su esencia es de naturaleza vivencial. Y ello es así porque todo Símbolo posee: una energía latente, una vida expectante y una forma yacente, siendo un conjunto de energía, vida y forma en estado germinal...Yo puedo entender intelectualmente el significado dado al soporte físico de determinado Símbolo, pero sólo "comprenderé" cuando logre conectarme con su esencia, con su vibración, cuando resuene en mí su significado oculto, que seguramente irá acompañado de una emoción, de una vivencia; algo que parece que se comprende con el corazón y no con el intelecto, tal como sucede muchas veces con las palabras cuando son expresiones del Espíritu. Porque el Símbolo escomo una puerta a otra dimensión de conciencia, a otro estado de comprensión, donde un misterio y un secreto cósmico aguardan latiendo silentes, la llegada de aquél que sepa desvelarlos...Y encontraremos símbolos muy complejos y otros que lo serán menos, pero todos son portales, a la espera de que yo me sintonice con su vibración, que resonará adentro mío buscando re-establecer un puente cortado, sintonizándome con su esencia, para que logre así comprender el mensaje velado que contienen...Y cuando alcance esta comprensión, difícilmente lograré expresarla con las palabras adecuadas, porque las palabras son limitadas y quien penetra en las profundidades del Símbolo, penetra en las profundidades del Ser...Aunque lo veamos como un objeto en el plano físico, limitado por su forma en el espacio tridimensional y busquemos incansablemente en los libros su explicación o significado, el Símbolo es mucho más que eso y su esencia no la vamos a encontrar en los textos...El Símbolo es como una puerta a otra dimensión, a otro estado de conciencia y tiene el hombre la capacidad en esencia de evocar, invocar y convocar el Poder realizador legado por su Padre. En el Símbolo yace el Verbo durmiente, que no se ha perdido... Sólo se ha extraviado la capacidad de los hombres para interpretarlo. Quién penetra en las profundidades del Símbolo, penetra en las profundidades del Ser...Y en nuestra búsqueda, encontraremos símbolos muy complejos y otros que lo serán menos, pero todos son portales a la espera de aquél que sepa sintonizarse con su vibración, buscando re-construir un puente cortado. Para ejemplificar brevemente algunos sutiles descubrimientos que pueden vivenciarse al tratar de descorrer un poco el velo de un Símbolo, quiero compartir con Uds. parte de un trabajo que realizara sobre "la Plomada", que es la rectora del trabajo interno que con el Mazo y el Cincel llevan a cabo los Aprendices en ciertas órdenes iniciáticas.

"La comprensión de la función de la Plomada parece simple en apariencia y si nos descuidamos podemos llegar a considérala como una herramienta de fácil manejo...Al verla, mostrándonos su descenso vertical hasta la horizontal u horizonte, la rectitud en la tarea viene a nuestra mente con prontitud, convirtiéndose así en un elemento indispensable para vigilar la perpendicularidad de nuestra construcción. Pero a la hora de utilizarla en nuestros trabajos, que son nuestros actos, nuestros pensamientos y nuestras emociones, no solemos ver su real movimiento y generalmente, no somos conscientes del peligro que acecha tras su disimulado movimiento pendular. Porque la verdad es que la mayor parte de las veces, la plomada de nuestra voluntad se comporta como un péndulo movido por el viento de turno, oscilando esclava entre los opuestos, de aquí para allá...Cada vez que defiendo mi posición en contra de la de alguien más..., cada vez que tomo partido por ésta opción en contra de..., cada vez que me adjudico el derecho de juzgar a otros..., cada vez que sentencio..., que doy un veredicto, el mío..., cada vez que trato de imponer mi punto de vista..., me estoy atrincherando en uno de los polos y me alejo más y más del centro, de la vertical, del punto de equilibrio.

Cada vez que no acepto las diferencias, porque quisiera que fueras como yo..., o que no acepto las semejanzas, porque quiero marcar nuestras diferencias...,me voy alejando irremediablemente del centro y el ángulo de mi plomada con la horizontal estará cada vez más lejos de ser recto. Y si no vigilo atentamente este movimiento oscilatorio de mi voluntad, mi construcción se levantará torcida y cuando crea que me falta poco para terminarla, seguramente caerá con su propio peso...Permanecer en el centro, en el punto de equilibrio, sosteniendo vertical nuestra Plomada, en perfecto ángulo recto con la horizontal de la hermandad, es la más difícil e importante de las tareas, tarea de toda la vida... Y para poder cumplir comprometidamente esta tarea, tendré que vigilar atentamente y con gran celo, el caprichoso y camuflado movimiento de mi Plomada. Para que los vientos y las tormentas de turno no la hagan oscilar, deberé incrementar su peso cada día; con Amor, con Sabiduría, con Discernimiento, hasta que sienta que el frágil peso de mi pequeña voluntad cede ante el peso de la Real Voluntad, la Voluntad del Gran Arquitecto del Universo, que la mantendrá firme y vertical, como un sólido puente entre el cielo y la tierra. Y si me entrego a esta tarea con total dedicación, perseverando aún en los momentos más difíciles, seguramente llegará un día en que veré como el plomo de mi plomada se irá volviendo dorado y brillante. Y cuando esto ocurra, ascenderé por su cordón hasta llegar al Cielo para bajar una estrella..., una estrella que ilumine tu senda mientras tú encuentras el camino hasta tu propia estrella..."

Susana Gabarda

(Año 2004-2005)

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>