SUSANA GABARDA

 

 

 


 

 

 

ABRIENDO PUERTAS EN LAS ESTRELLAS

 

 

 

Te elevarás sobre las aguas y las aguas irán tras de ti.
Encierra el ave en sí misma los misterios de su vuelo.
En el centro de la galaxia hay un lugar donde todo comienza y termina, y a la vez es eterno. También lo hay en el centro de tu corazón. Abre la mente, abre el corazón y lo demás vendrá por añadidura.
El conocimiento de todas las cosas está dentro de ti; es la capacidad de experimentar la esencia de cada cosa. Desde la superficie, verás la superficie; desde lo más profundo te encontrarás a ti mismo. El hombre es el único misterio.

Encierra el ave en si misma los misterios de su vuelo.
Hay un espíritu dentro de cada cosa manifestándose en una determinada forma, que no es su esencia. Debes llegar a la esencia para comprender. Eleva tú la vibración, la esencia interna debe vencer la dualidad.
El hombre llegará a la cima, al sol, cuando su vuelo sea perfecto, cuando se funda con su ser celeste y sean uno. Es un camino directo y hacia arriba y hacia adentro, siguiendo la dirección del Arco Iris; al final, el sol nocturno aguarda.
Cuando el sol asoma, los pájaros lo anuncian, lo presienten; escucha los pájaros.

Canta el sonido del agua y flota al viento la espuma, el águila vuela sobre la montaña en dirección al sol poniente, planea sobre las aguas y dirige el rumbo. Danza el viento sobre las aguas formando suaves remolinos que se elevan al cielo rompiendo la inercia de su viaje. Te elevarás sobre las aguas y las aguas irán tras de ti.
Cada día el sol asoma y despierta la vida; cada noche el sol duerme y la luna despierta el misterio; entre el día y la noche, vida y misterio se juntan. El misterio de la Vida está escrito en las estrellas. Escucha el sonido del agua donde la rosa florece bañada con el rocío de las estrellas.
En la noche fluye el viento como un murmullo y con él el Padre nos cuenta sus secretos.

Llega con el viento a las almas que buscan, penetra en sus corazones y en sus mentes para liberarlos. Canta la corriente de la vida entre las piedras. Todo se renueva y sigue su curso; el mar es el único destino.
La toma de conciencia de las almas en evolución parece algunas veces un juego sin sentido, un juego de niños. Lo evidente se va haciendo invisible y parece que todos hubieran perdido la razón. Causas y efectos se muestran claramente pero el hombre
parece no darse cuenta y en su afán, sólo se daña a sí mismo.
Así es y así debe ser mientras el hombre esté dormido en la ignorancia de su destino y de su esencia. Cuando el hombre despierta de su letargo y comprende que la ilusión y fantasía de la vida son sólo un débil reflejo de su grandeza, surge un doble sentimiento en él, "Compasión" por aquéllos que buscan a ciegas y más aún por los que ni saben que buscan y "Gozo" por vislumbrar el camino de regreso a casa.

Somos plantados como semillas para que de nuestras raíces crezcan las ramas nos elevarán al cielo. Recuerda que todo es ilusión, todo es mente, todo es energía y como tal puede moldearse, dirigirse y modularse. Los substanciadores del éter plasman los pensamientos.
Suéltate, elévate y desciende luego para poner ritmo. Desde el centro tu pones el ritmo al movimiento entre ambos polos; cuando encuentras ese punto en el centro de la cruz, desde allí conjugas la eternidad con lo mortal, lo terreno con lo celestial y estás
en el cruce de los mundos cumpliendo tu tarea de ser umbral. Cuando el hombre está en su centro, recibe todo en su corazón. Déjate guiar, sigue tu corazón y salta al vacío.
Los mundos se tocan y desde allí se interpenetran; allí no hay Tiempo ni Espacio, el velo ha sido descorrido. Las chispas tras el velo resplandecen y con su intenso brillo iluminan las sombras, que se disipan.
La fuerza de las estrellas sebe ser anclada y dirigida. Debes abrir un canal por donde descienda esta fuerza fuera de la gravedad.

El viento kósmico es el Espíritu
Santo; en Daath se resuelven todos los misterios, es la llave para cruzar el abismo.
Más allá de esta esfera hay muchas más. Atraviésalas con tu intensión, cabalgando en el viento. Abre un canal puro, libre de gravedad, de gravitación, de movimiento rítmico, para que por ahí descienda el viento cósmico que trae consigo la
energía de las estrellas.
Eres una estrella, que en realidad es el reflejo de una estrella mayor. Brilla intensamente para que las demás se reflejen en ti como tú te reflejas en ella. Eres un ser cósmico, utiliza la magia de las estrellas, la fuerza que viene del futuro. Hay un orden para todo.
Las estrellas son como notas. Combina las fuerzas y cualidades para un propósito y haz canciones. El lenguaje de las Estrellas es como una melodía. Pulsando notas se convocan fuerzas, los éteres se activan. Utiliza lo preestablecido y agrega la magia, tu propio ritmo. Busca lo no revelado. La música de las estrellas hará danzar el cosmos en una sinfonía estelar. Toca tu música, la del alma y tu corazón brillará sobre las tinieblas y serás libre. Ilumina el sol la noche y las estrellas el día; danza la danza de las estrellas.
Encuentra la nota del corazón único e irrepetible, que nos hace especiales, para que suene la música del Todo con la armonía de la unidad perfecta.
Rompe la cárcel y extiéndete al infinito para bajar las estrellas. Serás una estrella en la Tierra; como es arriba es abajo, el Cielo en la Tierra y la Tierra en el Cielo.
Cumple el propósito de perfección y unidad que los Maestros conocen y sirven.
Los umbrales son las puertas de la conciencia. Todo es perfecto. Resuelve lo grande y lo pequeño; integra al ser único. Siente la magia de la vida que se expresa.
Debes sembrar, aprende el oficio; siembra el cielo y sostén la fuerza. Forma el círculo mágico y trasciéndelo; comienza a sembrar estrellas y regocíjate.

Sin conflicto no hay avance, la armonía vendrá a través del conflicto. El camino del medio equilibra la balanza haciendo el camino más corto, descompone la dualidad de los problemas en una tercera fuerza. En el camino del medio se produce la alquimia, la magia de la creación.
Cada cosa tiene un tiempo y un lugar. Cuando la puerta comienza a abrirse, la luz entra y las fuerzas al pasar por ella se trasmutan. Sigue la vía láctea.
El silencio libera. Es la fuerza de la vibración que enciende los éteres, libera la vida aprisionada en la forma limitada. Busca el centro del silencio, que es el centro de la cruz, allí reside la fuerza y al pasar por el centro se produce la alquimia.
En la noche, escucha el silencio crecer en tu corazón, siente la vibración del silencio.

Crece en ti como una onda resonante que a su paso cambia las vibraciones discordantes que encuentra.
En la noche el silencio trabaja. Soplan vientos de vida nueva sobre los que duermen; una fuerza inspiradora que se acerca a las ventanas abiertas. Algunos serán despertados por la brisa fresca, otros seguirán soñando con el amanecer sin verlo.
Ingresará a ti por la ventana que tu abras y de ti saldrá cualificado; tu intención es la forma... Todo es justo y perfecto, nada queda librado al azahar. A cada quien su salario. El que pide, recibe; el que busca, encuentra; al que pregunta, le es revelado.
Cada vez que se enciende una estrella una ángel baja a la tierra; un rayo de luz desciende y una pequeña llama se enciende para iluminar la noche y el día.
En el centro del EMET reside la fuerza, en el silencio, en Daath.
En Daath reside el Verbo, la energía trasmutadora que produce la magia.

Todos los misterios están allí. Es el sendero oculto que sólo se revela en el momento preciso.
Es el fuerza del hágase, la energía realizadora, la palabra. Es el Espíritu Santo, una fuerza generadora que es Él y que eres tú. Todos los misterios se resuelven en Daath.
El viento kósmico encierra un secreto, el secreto de la fuerza y del movimiento eterno. El viento nocturno acaricia las hojas y las plumas de las aves, todos duermen pero uno despertará y emprenderá el vuelo. No vuela contra el viento, vuela sobre él marcando la dirección.
El sendero del corazón es el vuelo al final del Arco Iris. No hay secretos, no hay misterios, el hombre posee todas las respuestas y todo el poder; cuando trasciende la esfera, vive y reina entre las estrellas. Utiliza el poder uno y único.
Canta su música el corazón, suena en la Tierra, resuena en el cielo y amplificándose desciende sobre los que aún duermen. En el silencio el Verbo está.
En la noche escucha el sonido del viento. Encuentra ese lugar donde el Verbo se manifiesta. Expresa el aliento de vida para dar espíritu a la materia.
Escucha en el viento el suave murmullo de la vida que se expresa. Cabalga en el viento, sé el viento; en él reside la fuerza; y en el silencio, la palabra. El silencio es como el viento, fluye como un murmullo.

Todos los caminos van hacia el hombre. El corazón es el Templo donde mora el espíritu y el alma. El alma debe brillar, su reflejo iluminar, su luz atraer a los que buscan. Los que temen a la luz aprenderán a confiar. Rompe la barrera de las sombras.
Es tiempo de ordenar las piezas y tomar las riendas. Encuentra caminos que conduzcan al centro de la cruz, donde no hay dualidad sino equilibrio. Allí el corazón se ilumina como un sol y en el centro del alma el espíritu resplandece. Vuela sobre el abismo y mira tu imagen reflejada en las aguas.
Es el amanecer de un nuevo día, ábrete paso entre las sombres y despunta este nuevo día. El lenguaje de las estrellas está oculto en la magia, en la alquimia, en la cábala; todo es uno.

Sigue la luz, sube y sube hasta las estrellas. Sigue la vía láctea.
La vía láctea es un sendero, como un rastro en el cosmos, fuera del sistema, fuera de la galaxia. Rompe las barreras y salta; vuela, empuja, pasa... Entra en el misterio de la noche y busca la estrella diurna. En cada punta debe brillar una estrella, sin ella no hay rumbo ni marco de referencia. La vía láctea viene de otros tiempos y va a otro lugar. El tiempo no existe, hay una estrella para cada virtud.
Descifra la clave, traspasa las personalizaciones que son sólo de un plano inferior de la conciencia y asciende por el canal puro.

Todo está inmerso en las aguas del espíritu, todo se interconecta.
Puedes hacer que las cosas manifiesten una esencia acorde a tu vibración. Si lo toleran, cambian, si no se alejan.

Todo es vibración, todo es mente; si tu vibración es elevada tu entorno lo es. Genera ondas vibratorias trasmutadoras y rompe la cápsula.
Todo es ilusión, un espejismo y como todo es ilusión puede ser diferente.
Moldeamos la "realidad" con nuestros pensamientos. El hombre tiene la posibilidad de aprender a través de la dualidad, de descubrir una vida nueva, la que él quiera, que también será ilusión pero será diferente.
Cuando el hombre olvida que está viviendo un sueño, altera el orden del Universo, rompe el equilibrio y la Naturaleza busca restablecerlo. Cuando nos salimos del sendero del medio, lo cual es frecuente, la Naturaleza busca compensar para enderezar y seguir el ciclo del sol y las estrellas.
El hombre olvida que su ser terrestre busca encontrarse con su ser celeste. Para encontrar ese camino de regreso hay que romper los ciclos de las repeticiones, es la única forma de liberar al hombre-espíritu. Cuando esto no sucede desde adentro, se altera el equilibrio y la Naturaleza va presionando desde afuera hasta que por fin  estalla.
El dolor es una alteración en la vibración. Al vibrar más rápido el dolor desaparece. Así trabaja la luz, llenando con su vibración las tinieblas y éstas desaparecen.
Todo es mente. Los pensamientos se materializan con la energía del éter. Esta energía se cualifica. Energías superiores, de espacios más puros y vibraciones mayores, activan las materializaciones. El filtro es la conciencia de cada uno.

Al traer energías de otras esferas todo se inunda con nuevos colores. Cuanto más alto, más puro. Este camino es hacia arriba y hacia adentro. Los moradores del espacio están para servirte. La energía sigue el ritmo, tu ritmo. Entre y sale, como la respiración, moldea y plasma.
El triángulo sagrado está tras el abismo. Las estrellas vienen de otros planos, de otros mundos. Arma tus propios triángulos con ellas, que en realidad son pirámides.
Tu mente y tu corazón tienen la fuerza y la sabiduría; agrega el verbo, que nace del silencio, del centro, de Daath, del vacío lleno.
En el silencio podré escuchar tu verdadero nombre, que es el mío. El viento lleva al alma en su vuelo. Ríndete ante él y él se rendirá ante ti. Encuentra ese lugar donde lo absoluto está.
La creación está para servirte pero debes merecerlo; ríndete ante ella y ella se rendirá ante ti. Forma parte de las aguas, sé las aguas y luego emerge hacia las estrellas llevando las aguas tras de ti. Experimenta la unidad, la no separatividad.
Suelta la carga y vuela; entrega lo que tú eres para ser lo que Él es. Sólo fluye; recuerda que no es por ti, sino a través de ti. De la gota de agua al océano sólo hay diferencia de cantidad; la esencia es la misma.
Debes poner las piezas en los lugares propicios para que funcionen; cada una manifestando lo más puro de su esencia, lo mejor; esto será como una dulce melodía.
Todos estamos atrapados dentro de algún círculo; se debe llegar al centro de la cruz y trascender. Con la energía de otros planos, la vibración dentro del círculo aumenta hasta que estalla y se pasa a una esfera mayor.
No te preocupes por entender, debes ordenar las cosas; cada uno libra sus propias batallas. La libertad tiene muchas puntas, como también las estrellas. El hombre hace sus propias elecciones.
Donde se transmutan las energías en otras es el principio y el fin de todo. El cambio es permanente y la unidad está por encima de todo. Todo se interconecta, si ordenas ese proceso tendrás la clave.
Sólo padeciendo las consecuencias de los propios actos puede aprenderse de la experiencia para así poder crecer y ayudar a otros. Se olvida la esencia para desarrollar la experiencia y así hacer el camino inverso. Las decisiones del pasado construyeron el presente y las del presente construyen el futuro, son individuales y propias de cada evolución. Todo fluye y refluye en un orden.

Hay cosas que están más allá del entendimiento de una mente humana, como si la respuesta estuviera más allá de la galaxia. Para superar la ceguera de la mortalidad hay que descorrer el velo del espíritu, fundirse en él. Flujo y reflujo, contracción y expansión; resuelve los conflictos con armonía para recuperar el ritmo.
El grito de las estrellas nadie lo escucha; es como el viento, un murmullo, pero es una explosión de vida, mezcla de dolor y gozo, un nacimiento. El mensaje está allí para descifrarlo. Nace desgarrando el capullo, no de a poco sino de golpe, con la fuerza de la vida, la sabiduría del kosmos y el amor del Padre. Rompe el muro y pasa, no temas.

No tengas miedo de perderte, debes perderte para encontrarte. Nacimiento y muerte, en esto va la vida. Suelta, nace, estalla y muere; como la planta, como el rocío, como las estrellas.

La fuerza de ese estallido se escucha y siente fuera del espaciotiempo y así se hace permanente.
La energía de la vida, de la magia, que es Daath, es el nacimiento eterno. Tú plásmalo dentro del espacio-tiempo y tendrás la magia reveladora. Desde Daath debes introducir lo eterno dentro del espacio-tiempo, como un corte o una fotografía, allí actúa el Verbo. Cuando el adentro y el afuera se tocan estás en el centro de la cruz.
Que tu grito desgarre el velo del silencio y tu palabra resuene tras el abismo para que vuelva a ti trasmutada en una fuerza realizadora.
Ancla la fuerza de las estrellas. Esta es una energía de otros tiempos, más pura, más lejana.

La vía láctea es una senda que viene de otro tiempo, fuera de la gravedad del sistema solar. Atraviesa el sistema y cambia las vibraciones a su paso.
Hay un punto donde todo se funde y es uno, eterno e inmortal, allá fuera de la galaxia y aquí en el corazón; como es arriba es abajo. Encuentra ese lugar, sin luz ni sombra, sin tiempo, donde reina el eterno ahora. Baja las estrellas para que vuelvan al cielo luego.

El movimiento es en espiral, encuentra el ritmo y fluye. Si sigues el espiral, si te sintonizas con él, estarás fuera de los límites y las limitaciones, en otra dimensión. Si encuentras el ritmo en que el espiral fluye, estarás fuera del espacio-tiempo. Eleva tu conciencia fuera de la gravedad.
No puedes transigir la Voluntad; hágase la Real no la tuya. Actuar y soltar, deja que el río de la vida siga su curso.
Debes abrir la puerta para que el sol entre y allí termina tu tarea. Actuar y soltar,acción y reacción, flujo y reflujo.Todo es cuestión de vibración, de pensamiento. Siente,observa y actúa. Deja que la magia fluya a través de ti.
Los umbrales de conciencia son curiosos y variados, también se llega a ellos cambiando la vibración. Que tu pensamiento sea como una certera flecha; no dudes, sé preciso, tras de ti va la fuente de toda vida y de toda manifestación.
Un pie en la tierra, otro en el cielo; donde se tocan existe el milagro. La fuerza de las estrellas necesita ser anclada; es una energía regeneradora. Es necesario irradiar armonía para armonizar el caos.
Debes ser la Virgen naturaleza y a la vez ser el Espíritu Santo; y en ese punto uno y único donde todo es ahora y siempre, toma una chispa de la eternidad.
Muchos serán los canales, pero pocos sabrán aprovecharlo. El tiempo se acelera. Las vibraciones estelares son más rápidas, más fuertes, es necesaria una adaptación. Cuando pasan a través de ti se cualifican y se densifican. Así pueden adaptarse a la vida del planeta. Es una fuerza que involuciona para evolucionar, desciende para ascender. Tu generas el canal por donde esa energía desciende, la atraes hacia ti, pasa a través de ti y sale cualificada y dirigida.

Esta fuerza viene indiferenciada.

Este tipo de trabajo genera sobre el planeta una vibración más sutil. Es necesario alivianar la energía del ambiente, trabajar para que la luz rasgue las tinieblas y ordene el caos.

Cuanto más lo realices mejor se aprovechará.
Existe en las estrellas una historia temporal de manifestación. El polvo de estrellas es como el Espíritu Santo, impulso de vida en acción.
La vía láctea indica un rumbo, es una fuerza re-ordenadora del futuro. Esta energía viene llegando pero para que pueda aprovecharse debe modularse para que se tolere su vibración.

Estas energías están fuera del espacio-tiempo, sobre el abismo.
La vida es un sueño, despierta. Todo es apariencia, todo es mente, todo es vibración; cambia las vibraciones allí donde el cambio es necesario, pide y se te dará.
El Amor es la fuerza que impulsa la vida. El Espíritu Santo es Amor con Sabiduría en Acción.

Estás en el camino correcto, déjate guiar, haz que las cosas sucedan. Elévate a la inmortalidad para comprender la mortalidad, levanta el velo y cruza el abismo.
No juzgues, ni a ti ni a otros. El perdón nos libera de la carga. Cuando nos perdonamos hacemos espacio para que crezcan cosas nuevas; desde el fondo, desde el centro.

No te detengas en los detalles poco importantes; toca y sigue.

Toma tu individualidad y sostén un polo magnético. Todo lo que puede sintonizarse con la vibración de armonía será atraído, ordenado, separado del caos y emprenderá su movimiento rítmico; es cuestión de sintonía.
Comienza ordenando el caos, luego sumérgete en las aguas para emerger luego hacia el kosmos, más allá de la galaxia. El polvo de estrellas es el futuro de las Aguas.
No dudes, no te detengas y haz tu trabajo. Estás siendo guiado, cierra los ojos y confía.

Todo es justo y perfecto; cumple tu parte. Es tiempo de empujar para no perder el ritmo.
Desde ese lugar en el centro del universo, cuyo reflejo está en el centro del corazón, podrás utilizar la energía de las estrellas más allá de la vía láctea.
El sonido de las estrellas, que es su vibración, resuena en ti para que amplifiques su sonido.

El sonido es cualidad.
El silencio es antes que el Verbo. En él se concentra la fuerza hasta que se enciende la chispa y la idea se materializa.

Tu corazón es tu pequeño gran silencio, en él resuena el gran silencio del espíritu.
Escucha atentamente: No horades el silencio, vivéncialo. El silencio es una vibración ciega, como los agujeros negros, la anti-materia. De él emerge la vida cuando lo enciende la chispa divina, la intención, la voluntad realizadora. Cuando lo tocas ocurre un fenómeno de atracción magnética y la magia se desencadena. Primero siente
su fuerza, luego actúa.
Sobre las aguas, el silencio descansa hasta que el rayo desencadena la magia; atraviesa agua y silencio y los pone en contacto, con la fuerza aglutinadora de su propia esencia. El alma es el cuerpo del silencio, el espíritu es su sonido; el secreto del silencio es la Vida.

Sólo cuando Daath fluye a través de ti, guiada por tu palabra, el Verbo se hace carne.
Abre un canal, dentro de él puedes hacer un vacío, el vacío lleno, lleno de silencio.

Convoca la fuerza y ella bajará por él; acción y reacción. Este canal vacío,lleno de silencio está fuera del espacio-tiempo, atraviesa la esfera con él.
El vacío lleno de silencio aguarda; el silencio es como el viento. Observa atentamente, escucha el silencio crecer y en aquél instante en que la tensión es máxima, desencadena la acción.

La palabra es la chispa que enciende la mecha. El vacío se va llenando de nubes que en el momento propicio lloverán sobre las aguas abismales que se unirán con las aguas Kósmicas.
Cuando la lluvia cesa las aguas se separan nuevamente, pero sobre el abismo ha quedado el reflejo de una estrella dormida.


Susana Gabarda
Montevideo, 02/02 a 10/02
Reordenado en 01/03
* *

 


 

 

 

 

"MORIR para RENACER a la Luz del Ritual de Iniciación"

 

Son la muerte y el nacimiento, compañeros inseparables ya que no pueden existir el uno sin el otro... Así como muere la noche para que nazca el día, muere la semilla para que la planta nazca o muere el Invierno para que nazca la Primavera, para comenzar la experiencia de nuestra vida física primero tuvimos que morir a un estado anterior. Desde ese entonces, en el transcurso de nuestra existencia muchas veces moriremos para renacer y es de esperar que algún día lleguemos a comprender el Real significado de este proceso de aparente metamorfosis que se hace posible a través de un reordenamiento interno de la naturaleza esencial. Así, cada cambio en nuestras vidas lleva implícito un morir a un estado anterior, para renacer en un algo nuevo... Y a través de las pequeñas muertes, simples y cotidianas, o de las grandes y trascendentes, tendré la posibilidad de trascender los límites del ser que soy hoy, para renacer en un nuevo Yo más libre. Para que algo nazca, irremediablemente algo debe morir a su existencia anterior y debiera ser la vida de los buscadores del sendero, un aprendizaje sobre este proceso de muerte, único proceso que nos llevará en vida a la realización plena de "La Verdad". Según cuenta la leyenda mitológica, un ave de nombre Fénix, moría inmoladaen medio de plantas aromáticas para resucitar de sus cenizas con nuevas plumas que reflejaban los colores de Arco Iris y emprender luego el vuelo de regreso a su moradaen la Ciudad del Sol. Claramente puede apreciarse en esta simbología las capacidades del Universo mismo para autoformarse, auto-conservarse y autodestruirse, con la finalidad de resurgir de sus cenizas regenerado, mejorado y perfeccionado, tal como es en el hombre, cumpliendo la máxima ocultista de que "como es arriba, es abajo". Y la leyenda del Fénix nos remite, sin lugar a dudas, a las ceremonias iniciáticas, donde el "hombre viejo" deberá morir a su antigua realidad para que surja irá trasmutando su naturaleza. Pero centrándonos en el proceso iniciático en sí, veremos que en la antigüedad, en las viejas iniciaciones como las de Egipto, Caldea, India, etc. la manera de "iniciarse" era ser puesto por un Hierofante en un estado peculiar de cuasi-muerte. ¿Y esto por qué? Porque en el ciclo evolutivo actual, al dormir, el físico y el etérico están en el lecho y el astral y el Yo están afuera. Pero al carecer el astral de órganos sensorios, el yo no percibe sucesos espirituales. La enseñanza antigua que sedaba, permitía desarrollar sentidos espirituales en el astral y luego impregnar el cuerpo etérico como si fuera un sello, con todo lo que el cuerpo astral hubiera recibido o percibido. Para ello el cuerpo físico debía quedar como muerto tres días y medio y en ese tiempo sin influencias físicas, el eterico aprendía a impregnarse de las percepciones espirituales del astral; y cuando el Hierofante resucitaba al individuo en el cuerpo, ésteya tenía el don de percibir y pasaba a ser un hombre de dos mundos que percibía las realidades de ambos. Sobre este tema, tal vez sea oportuno reflexionar un poco sobre el Volumen delas Sagradas Escrituras, la Biblia en particular, que algunas órdenes iniciáticas tienen abierta sobre el Ara en el Evangelio de San Juan durante sus trabajos. Libro que no se encuentra allí por su contenido religioso sino por su contenido ocultista, simbólico y velado. Y nos preguntamos: ¿Por qué el Evangelio de San Juan en vez de otro de loscuatro Evangelistas? ¿Por qué él en particular siendo los Grandes de la Iglesia en realidad tres, Juan, Pedro y Santiago el Mayor, quienes fueron los únicos elegidos para presenciar la transfiguración y a partir de allí, guardar el pacto de silencio quetransformara a Pedro en Patrón de la Iglesia, a Santiago en Patrón de los Alquimistas ya Juan en Patrón de los Cabalistas? ¿Y por qué su Evangelio y no por ejemplo el Apocalipsis que también escribiera y que supera en mucho el simbolismo ocultista del Evangelio? Porque en el Evangelio Juan muestra simbólica y veladamente todo el proceso iniciático que viviera, es decir, muestra el antes, el durante y el después de la iniciación. Y más aún, muestra el cambio en la forma de iniciación para el cual el hombre ya estaba preparado desde hacía mucho tiempo, siendo oportuno el advenimiento de un cambio de método iniciático. Es más, tal vez se debería abrir su Evangelio específicamente en el capítulo 11.¿Por qué? Porque si bien lo que narra Juan en este Evangelio es su proceso iniciático, los 10 primeros de sus 21 capítulos son vivencias de él antes de su iniciación y en los10 últimos capítulos narra sus vivencias luego de su iniciación, explicando básicamente el Yo Soy, pero es en el capítulo central, el 11, donde ocurre su iniciación. Luego habría Juan de escribir el Apocalípsis narrando simbólicamente las vivencias que le van a suceder al individuo ni bien comience su proceso iniciático. El capítulo 11, central de este Evangelio, es la historia de Lázaro y sólo la narra Juan, porque Lázaro es Juan antes de la iniciación y Juan es quien antes fuera Lázaro. En este capítulo Lázaro o Juan, como gusten llamarlo, es sepultado como parte de un proceso iniciático antiguo. Pero sucede que al avisarle al Cristo, éste se presenta al tercer día y lo levanta de la tumba. La iniciación de Lázaro la habían comenzado los Hierofantes y antes del plazo en que ellos lo levantarían de entre los muertos en misterio y silencio, llega otro que delante de profanos anticipa el despertar por un sistema directo y diferente al tradicional, violando el más sagrado de los misterios, lo cual se castigaba con la muerte. 21 días después el Cristo es ejecutado.

Tratemos de ver ahora este nuevo proceso iniciático a la Luz del Ritual de Iniciación de ciertas Órdenes filosóficas, mediante el cual un día se muere simbólicamente como profano en una compleja y sincronizada alegoría, cuyo fin último es recrear el proceso de muerte y posterior renacimiento en una nueva Luz de Conciencia. Primero, en el cuarto de reflexión, descenderá el candidato a las profunidades de la Tierra, al reino de Hades, al mundo subterráneo de los muertos, "inmerso en la oscuridad de sus pasiones terrenales y ciego". Aquí, simbólicamente se desprenderá de su cuerpo físico, separándose así de su vehículo más denso. Será allí dónde hará la entrega de sus "metales", simbolizando esto lo más terrenal de su existencia, su apego a "sus vestiduras físicas", y comenzará los viajes de purificación de sus vehículos energéticos menos densos. Viajes que pueden llamarse "pruebas" en tanto ponen "a prueba" su decisión, su voluntad y su temple, pero que son en realidad purificaciones de sus vehículos sutiles. Purificaciones necesarias para poder levantar el velo de la conciencia y tener acceso a las "realidades" de los planos superiores, a los planos del Alma, a Luz de la Conciencia Universal. Luz ésta que iluminándolo con la comprensión de la herencia de sí mismo, del Hombre Uno, e impregnándolo con la energía del Amor y la Sabiduría Esenciales con que ha sido conformado el Universo manifiesto, a su debido tiempo auyentará de él la oscuridad de la ignorancia...Y si bien entre los distintos ritos existen en la práctica variadas diferencias, independientemente de cómo se representen y efectúen los "viajes" del candidato, la esencia simbólica de los mismos es a mi entender la siguiente: Habiendo el recipendario ingresado al Templo, comenzará un viaje de Norte a Sur. Ya ha dejado atrás su tránsito por la tierra, su cuerpo físico y avanza con sus vestiduras etéricas, sin el peso que lo anclaba al plano físico. Llegará al primer "Portal" dónde será simbólicamente purificado, y lo franqueará desprendiéndose de la parte más densa de su cuerpo de emociones, para dirigirse ahora hacia el Oeste, hacia el segundo "Portal". Para franquear este nuevo Portal, el recipendario será simbólicamente purificada otra vez, para que se desprenda de lo más denso de su cuerpo de pensamientos. Habiendo sido ya purificados simbólicamente sus cuerpos de Agua (emocional)y de Aire (mental), con estos mismos elementos materiales, seguirá su viaje de Oeste a Este. Y será en el tercer "Portal", el del Oriente, donde su fuego elemental o principio vital transitorio, será purificado por el Fuego perenne del Alma. Cabe señalar aquí que si bien nuestros vehículos o cuerpos "mortales" son llamados durante nuestra existencia física a expresar "la Realidad Superior" de nuestros cuerpos perennes o inmortales, la mayor parte de las veces son apenas unpálido y casi inexistente reflejo ellos.

Por otra parte, cuando se lleva a cabo el proceso de disolución de nuestros vehículos perecederos que es la muerte, todos los elementos que han conformado estos vehículos, retornarán a los principios elementales de donde han estado transitoriamente separados.

También cabe señalar que luego de cada viaje, el recipendario es colocado "entre Columnas", las simbólicas del Templo, significando esto que ahora, hallándose en la columna central del equilibrio, debiera realizar la síntesis entre ambos polos, entre lo mortal y lo imperecedero, entre materia y espíritu; para desplegar luego una nueva dualidad pero en una octava más alta. Y cuanto más se desprenda su conciencia de la ilusoria separatividad que le dan sus vehículos perecederos, más se integrará a la totalidad y más se acercará a su Ser Inmortal.

Una vez finalizados los viajes, debiera el candidato ser colocado simbólicamente en el centro del Templo, ya que luego de haber recorrido los brazos de la cruz, de haber equilibrado en ella las virtudes cardinales, los elementos de su cuaternario inferior, se haya ahora centrado en sí mismo, en el perfecto equilibrio que hace posible el acceso a "La Luz del Entendimiento". Él es en este momento el punto dentro del círculo, círculo que simbólicamente formarán los demás participantes del ritual. Y en este estado de equilibrio la Luz le es simbólicamente dada, para que él, a su momento, la refleje con todo su esplendor, cuando aprendiendo a separar lo sutil delo denso demuestre ser capaz de discernir también en lo alto.

La venda de la ilusión cae simbólicamente de sus ojos y él toma contacto con la Luz de una "nueva realidad" de conciencia, que lo abraza, lo encandila y lo deslumbrapor un instante. Pero será recién con la Consagración cuando entrará en contacto directo con esa Luz, que ya ha visto pero que aún permanece afuera y separada de él. Será quién dirige el Ritual, suprema autoridad del grupo, quien pondrá incandescentes los éteres con el mandato de su Verbo Creador, levantando su espada flamígera, evocando, invocando y convocando a las Potencias Superiores para que desciendan por el vértice de la bóveda de acero formada por él y por los otros dos"guardianes" de los portales, vertiendo sobre el neófito la Luz de la comprensión de laTríada Superior, personificadas y sostenidas en este tipo de Ritual por las tres "Luces"de la Logia, los tres guardianes de los portales, re-ligando concientemente y por un instante un puente entre la Tierra y el Cielo. Y será mientras lo "crea, recibe y constituye un Aprendiz", que a los golpes de machete estas fuerzas sutiles convocadas, atravesando el velo del Silencio descenderán por su antakaharana en pos de hacerlo consciente por un instante de la existencia de ese puente que une su ser mortal con su Ser Imperecedero, puente generalmente ignorado y completamente invisible a los ojos del ego. Quedará de esta forma impreso en algún lugar de su adormecida conciencia la forma de franquear el camino que habrá de transitar para tener acceso en vida a los planos del Alma, a la Luz de la Conciencia Universal. Luz que paulatinamente y deacuerdo con su destreza, cuando sea el momento, su momento, transmutará susconocimientos en Sabiduría, sus deseos en Amor impersonal y sus acciones en la expresión de la Voluntad Superior, ahuyentando de él toda oscuridad... y tal vez también lo lleve algún día a sumergirse en el océano de Vida de los Planos Eternos del Espíritu. La Iniciación en las Órdenes a que referimos es una y es ésta. Y aunque en los pasajes a otros grados se incorporen otros elementos también simbólicos, es siempre su intención última la de levantar el velo de la oscuridad o ignorancia y provocar la expansión de conciencia que permita al recipendario abrir su conciencia a la Luz del Entendimiento de la Conciencia Universal.

Generalizando aún más, podríamos decir que la "intención" última en la mayoría de los Rituales de Iniciación Místicos, Ocultistas, Religiosos, Filosóficos o del órden que sean, dejando por fuera la idiosincrasia "particular" de cada grupo podría resumirse en una recreación del proceso de "desprendimiento" de la auto-conciencia de sus vehículos perecederos en pos de su "elevación" hacia los planos del Alma, los planosde la Sabiduría y la Virtud perennes donde desaparecen el conocimiento y la memoria individuales que sustentan la ilusoria separatividad, a la cual se aferra el perecedero ego en la medida de que ésta lo refuerza, lo valida y le da coherencia. Proceso que no es otro que el de la muerte física. Por eso afirman los ocultistas que "quien muere envida, al morir no morirá...

"Y todo esto será posible cuando el protagonista, destinatario de los beneficios de esta magna puesta en escena, aprenda a separar lo sutil de lo perecedero, es decir, que aprenda a desprenderse de sus vehículos transitorios para percibir la expansión de su propia existencia en los planos sutiles, utilizando esa silenciosa "llave" que lleva impresa en su durmiente conciencia; "llave" que trae consigo desde su descenso a los ilusorios mundos materiales. Porque al decir Estrella, la protagonista de mis cuentos:

"El Ave encierra en sí misma los misterios de su vuelo..."

Y es por todo lo antedicho con referencia a la Iniciación o proceso Iniciático, que abrir la Biblia en San Juan viene a ser como un mensaje velado al libre pensador, que al decir del Prof Stelardo bien podría expresarse así:

"Ahora tú puedes solo y sin ayuda de Hierofantes elevarte y lograr la Iniciación Esencial. Aquí tienes el Templo y aquí estás tú esperando el paso de las iniciaciones. Prepárate para ellas, no esperes que el Ritual y los Hermanos hagan toda la labor...¡Haz la tuya!"

Para terminar, quiero cerrar este trabajo citando el versículo 12 del capítulo 22del Apocalipsis, que dice así: "Dile Juan a los Hombres que

"CONFORME A SU TRABAJO, LLEVO CONMIGO EL SALARIO PARA DAR A CADA UNO DE ELLOS."

Susana Gabarda

 

 


 

 

 

 

"El silencioso SIMBOLO"

 

Desde tiempos inmemoriales las sociedades iniciáticas han utilizado los Símbolos como forma de expresión velada de los llamados misterios y secretos cósmicos. Y a través del tiempo, han dejado innumerables e impresionantes construcciones, como pirámides, catedrales, templos, santuarios, estatuas, etc., donde han quedado cincelados en la piedra milenaria y silenciosa los Símbolos que durante cientos de generaciones labró el Espíritu Humano en su devenir por la Tierra, y que paciente y silenciosamente esperan la llegada de aquél capaz desconectarse con su esencia y de acceder a la comprensión de sus secretos. Pero ¿Qué es el símbolo? ¿De dónde surge? ¿Cómo y porqué deviene a la existencia? Como primer aspecto a tener en cuenta, debemos enfatizar que una cosa es el Símbolo y otra muy diferente es su soporte físico. Hay tal distancia entre ellos, al decir del Prof. Stelardo, como la que media entre una estatua de Pitágoras (soporte físico de una idea-símbolo) y el Pensamiento Pitagórico (el propio símbolo oculto en su soporte físico).Por milenios el hombre talló y trabajó con esmero la piedra bruta y ha sido así que del silencio de esta piedra bruta yacente, por la acción del Hombre Creativo, ha venido a la existencia la piedra labrada y simbólica. Entonces, partamos de la base de que el Símbolo es una creación y para intentar responder estas preguntas, tratemos de entender cómo se realiza este proceso creativo, ya sea en los orígenes mismos de la Creación del Padre del Universo, o en las creaciones de su Hijo en la Tierra, hecho a su imagen y semejanza. Según afirman numerosas religiones y filosofías, el camino para lograr lo que llamamos "la iluminación" o la "elevación del espíritu", es a través del Silencio. Pero esta apertura de conciencia, que nos permitirá tomar contacto con las realidades de los planos superiores, levantando el velo de la ignorancia, sólo será posible si desde la quietud de la mente y de las emociones, desde el equilibrio y la armonía internos, logramos vivenciar ese Silencio y tal vez escuchar la Voz que de él emerge... Pero ¿qué significa esto en realidad? Para este análisis, partamos del concepto de que todo lo que existe, existe en el pensamiento del Gran Arquitecto del Universo y consideremos al Verbo como la Voluntad del Creador, que está en el principio de Todo y aún antes. El Verbo, en su descenso a los mundos materiales y transitorios, atraviesa el Silencio abismal y sin orillas, la No Forma en el cual están inmersas todas las Formas en simiente, el Gran Todo y la Gran Nada expectante e inerte... Y se reviste de este Silencio para poder expresarse, para "materializarse", para manifestarse en los planos materiales. Podríamos entonces decir que la Voz que emerge de este Silencio es en realidad la Voz del Verbo, que al nacer del Silencio se hace carne y habita entre nosotros, en forma de Palabra Creativa, de Símbolo, de figura geométrica, de música, de parábola, de número, de valor conceptual, etc. De la misma forma en que el Creador hace sus creaciones, el Hombre hace las propias atravesando el Silencio con el Verbo de su Voluntad para "materializarlas"... Y esto siempre ocurre, porque como es arriba, es abajo, seamos conscientes de ello o no, tal como ocurre la mayoría de las veces... El hombre crea su realidad permanentemente y ésta será elevada o egoísta, tal y cómo sean sus pensamientos, sus sentimientos y sus acciones. Pero volvamos al Símbolo... Todo Símbolo que el hombre materializa a través del Silencio, es una creación consciente de su voluntad que busca reflejar en el plano físico una realidad superior pero velada; una creación que por sí sola expresa algo que seguramente no sería explicable ni comprensible con el lenguaje profano liso y llano, porque su esencia es de naturaleza vivencial. Y ello es así porque todo Símbolo posee: una energía latente, una vida expectante y una forma yacente, siendo un conjunto de energía, vida y forma en estado germinal...Yo puedo entender intelectualmente el significado dado al soporte físico de determinado Símbolo, pero sólo "comprenderé" cuando logre conectarme con su esencia, con su vibración, cuando resuene en mí su significado oculto, que seguramente irá acompañado de una emoción, de una vivencia; algo que parece que se comprende con el corazón y no con el intelecto, tal como sucede muchas veces con las palabras cuando son expresiones del Espíritu. Porque el Símbolo escomo una puerta a otra dimensión de conciencia, a otro estado de comprensión, donde un misterio y un secreto cósmico aguardan latiendo silentes, la llegada de aquél que sepa desvelarlos...Y encontraremos símbolos muy complejos y otros que lo serán menos, pero todos son portales, a la espera de que yo me sintonice con su vibración, que resonará adentro mío buscando re-establecer un puente cortado, sintonizándome con su esencia, para que logre así comprender el mensaje velado que contienen...Y cuando alcance esta comprensión, difícilmente lograré expresarla con las palabras adecuadas, porque las palabras son limitadas y quien penetra en las profundidades del Símbolo, penetra en las profundidades del Ser...Aunque lo veamos como un objeto en el plano físico, limitado por su forma en el espacio tridimensional y busquemos incansablemente en los libros su explicación o significado, el Símbolo es mucho más que eso y su esencia no la vamos a encontrar en los textos...El Símbolo es como una puerta a otra dimensión, a otro estado de conciencia y tiene el hombre la capacidad en esencia de evocar, invocar y convocar el Poder realizador legado por su Padre. En el Símbolo yace el Verbo durmiente, que no se ha perdido... Sólo se ha extraviado la capacidad de los hombres para interpretarlo. Quién penetra en las profundidades del Símbolo, penetra en las profundidades del Ser...Y en nuestra búsqueda, encontraremos símbolos muy complejos y otros que lo serán menos, pero todos son portales a la espera de aquél que sepa sintonizarse con su vibración, buscando re-construir un puente cortado. Para ejemplificar brevemente algunos sutiles descubrimientos que pueden vivenciarse al tratar de descorrer un poco el velo de un Símbolo, quiero compartir con Uds. parte de un trabajo que realizara sobre "la Plomada", que es la rectora del trabajo interno que con el Mazo y el Cincel llevan a cabo los Aprendices en ciertas órdenes iniciáticas.

"La comprensión de la función de la Plomada parece simple en apariencia y si nos descuidamos podemos llegar a considérala como una herramienta de fácil manejo...Al verla, mostrándonos su descenso vertical hasta la horizontal u horizonte, la rectitud en la tarea viene a nuestra mente con prontitud, convirtiéndose así en un elemento indispensable para vigilar la perpendicularidad de nuestra construcción. Pero a la hora de utilizarla en nuestros trabajos, que son nuestros actos, nuestros pensamientos y nuestras emociones, no solemos ver su real movimiento y generalmente, no somos conscientes del peligro que acecha tras su disimulado movimiento pendular. Porque la verdad es que la mayor parte de las veces, la plomada de nuestra voluntad se comporta como un péndulo movido por el viento de turno, oscilando esclava entre los opuestos, de aquí para allá...Cada vez que defiendo mi posición en contra de la de alguien más..., cada vez que tomo partido por ésta opción en contra de..., cada vez que me adjudico el derecho de juzgar a otros..., cada vez que sentencio..., que doy un veredicto, el mío..., cada vez que trato de imponer mi punto de vista..., me estoy atrincherando en uno de los polos y me alejo más y más del centro, de la vertical, del punto de equilibrio.

Cada vez que no acepto las diferencias, porque quisiera que fueras como yo..., o que no acepto las semejanzas, porque quiero marcar nuestras diferencias...,me voy alejando irremediablemente del centro y el ángulo de mi plomada con la horizontal estará cada vez más lejos de ser recto. Y si no vigilo atentamente este movimiento oscilatorio de mi voluntad, mi construcción se levantará torcida y cuando crea que me falta poco para terminarla, seguramente caerá con su propio peso...Permanecer en el centro, en el punto de equilibrio, sosteniendo vertical nuestra Plomada, en perfecto ángulo recto con la horizontal de la hermandad, es la más difícil e importante de las tareas, tarea de toda la vida... Y para poder cumplir comprometidamente esta tarea, tendré que vigilar atentamente y con gran celo, el caprichoso y camuflado movimiento de mi Plomada. Para que los vientos y las tormentas de turno no la hagan oscilar, deberé incrementar su peso cada día; con Amor, con Sabiduría, con Discernimiento, hasta que sienta que el frágil peso de mi pequeña voluntad cede ante el peso de la Real Voluntad, la Voluntad del Gran Arquitecto del Universo, que la mantendrá firme y vertical, como un sólido puente entre el cielo y la tierra. Y si me entrego a esta tarea con total dedicación, perseverando aún en los momentos más difíciles, seguramente llegará un día en que veré como el plomo de mi plomada se irá volviendo dorado y brillante. Y cuando esto ocurra, ascenderé por su cordón hasta llegar al Cielo para bajar una estrella..., una estrella que ilumine tu senda mientras tú encuentras el camino hasta tu propia estrella..."

Susana Gabarda

(Año 2004-2005)

 


 

 

 

 

 "EL VERBUM DIMISSUM"

 

 

Afirma Juan el Evangelista que: "En el Principio era el Verbo. Y el Verbo estaba ante Dios.

Y el Verbo era Dios."

En el principio de qué: de una Creación, ya sea de un Universo, una Galaxia, un Sol o un hombre, ya que como opera la Creación en lo infinitamente grande, así también opera en lo pequeño. Y el Verbo puede auto-crearse pues "Estaba ante Dios"

. Era pues una emanación directa del Creador. Entonces no cabe duda que:

"El Verbo era Dios"

.Era, es y seguirá siendo Dios, hasta que éste lo reabsorba para otra futura emanación.

"En el principio era el Verbo" es equivalente al ¡Hágase la Luz!

Es el Verbo imperativo del Creador, su Verbo Creador generando la Luz de la Creación.

"Hágase" es el impulso creador y "la Luz"

es la Fuerza de la Vida, es el Espíritu manifiesto. Es que la Luz es el Espíritu Divino que se realiza en el hombre. Luz es claridad que nos aleja de la ignorancia, de las sombras que son tenidas por verdaderas, permitiéndole a los seres humanos comprender, saber y crear. Luz en el sentido de ser el gestor del Plan de la Evolución Universal. Luz como comprensión del cómo, el porqué y el para qué, de la Obra del Creador. Añade luego Juan el Evangelista:

"Y la Luz del Verbo descendió en la oscuridad, y las tinieblas no la comprendieron."

O sea que la Luz del Verbo habitó y habita entre los hombres y la inmensa mayoría ni se ha enterado que él mismo es la morada donde el Verbo late, a la espera de una ampliación de la autoconciencia del Ser Humano. Y es por esto que el Hombre que tal cosa logre podrá hacer real lo que afirmaba un Maestro hace 2000 años:

"Todo lo que yo hago, y más aún, todos vosotros lo podéis hacer."

Así el Verbo nace del Logos como primera manifestación, y como todo, absolutamente todo, pertenece al Logos, a él deberá regresar a su debido momento. El "nacer" le da al Verbo una razón de Ser y a través de la palabra, crea al mundo (al Universo), pues ésta es su razón de Ser. El Verbo crea y su cualidad específica es dar Vida a las cosas. El Verbo genera la Vida.

El principio masculino, el uno, es el Creador y será el principio activo de todo el proceso. Una emanación inicial de Él (la costilla bíblica), hará nacer el principio femenino, el dos, que es el sonido que emergerá del Silencio y será también creador. Y de la acción de ambos, surgirá toda la Creación por mandato de su Voluntad, que es la que transforma al Verbo en Acción.Es que la Gran Obra del Creador es la manifestación del Verbo y como esto se aplica en otra escala menor al hombre, también será su Verbo en acción quien determine la forma y dé Vida a la materia, materializando la creación del Verbo Humano.

Así vemos que el sonido es la primera manifestación del Creador pero el sonido requiere tener un fin, o sea que debe tener un propósito. Cuando al sonido le integramos por medio de la Voluntad un propósito, tiene por resultado el surgimiento del Verbo. En cambio, aquel sonido o palabra que carece de propósito vaga errante, sin razón y sin sentido, aunque puede encontrar nuevamente su propósito y por ello volver a transformarse en Verbo. Son muchos los seres humanos que andan su vida en la tierra como sonido errante y pocos, quizá muy pocos de ellos, los que podrán recuperar el propósito desus vidas y con ello volverán a recuperar el Verbo perdido, el Verbum Dimissum. La leyenda del Maestro Simbólico es el proceso dramatizado de la búsqueda de la Verdad o de la Palabra Perdida. Aquella palabra que poseía Salomón y que le daba Sabiduría y Poder, aquélla que reveló Jeovah a Moisés en el Monte Sinaí, aquélla que transformada en el Lenguaje de los Pájaros, obtuvo el Héroe Sigfrido luego de su lucha con el dragón; aquélla que Hiram-Abiff, el Maestro de la Leyenda Masónica, no reveló a sus asesinos, pero se supone que sí comunicó a otros Maestros cuando lo hallaron en el Mundo Intermedio. La voz de la Creación en un tenue, sutil y casi silencioso susurro, canta en todo el proceso creador de la naturaleza, pero el mar embravecido de las pasiones, sentimientos, pensamientos y acciones del común de la Humanidad no le permite escuchar esta Voz del Silencio, siendo ese tenue sonido el que nos permitiría percibir su interrelación con el Creador y todo lo que ello significa e implica. Y es el oído interior el que es capaz de percibir esto, ya que no podemos percibir lo sutil con lo denso. Sólo el alma puede percibir lo infinito y sólo el Espíritu es capaz de percibir lo infinito en lo finito. Y para comprender la Creación se debe comprender la Materia, pero a través del Espíritu, que es la Fuerza dinámica de la Vida encarnada en la forma. Y como la Creación evoluciona de lo denso a lo sutil, el hombre deberá también hacer este proceso evolutivo y comprender que debe esforzarse por colaborar con dicho proceso para así lograr percibir, ya que:

La Verdad se revela sólo en el corazón puro, aquél hábil corazón que sabiendo conciliar razón y fe, que estando en armonía con el pensamiento, ha logrado armonizar los tres motivadores del Hombre: Mente, Amor y Acción. Los pensamientos, los sentimientos y las acciones del hombre, que son sus actos, sus hijos, moldean la realidad en la que vivimos permanentemente. Pero mientras estos no se encuentren en armonía y en equilibrio entre sí y con el propósito de la Gran Obra, la palabra del hombre no será Real Verbo y vagará errante, sin razón y sin sentido, materializando incoherentes creaciones, efímeras y amorfas, porque carecerán del propósito emanado de la Real Voluntad. El sonido en el mundo visible o físico siempre despierta un sonido en el mundo invisible e impulsa a la acción a alguna de las fuerzas ocultas de la Naturaleza. Pero sólo aquellos que han recuperado el Don o el Poder de la Voluntad Imperativa guiada por el Alma y no por el ego tirano y déspota, podrán poner en actividad al Verbo Creador y por consecuencia colaborar en expresar la Evolución de la Creación, cumpliendo su misión de ser el nexo para la unión de "lo de arriba" con "lo de abajo". Deberá pues buscar el Hombre el encuentro con su propia Alma y ayudarse a desprender los sentimientos densos que bloquean al corazón el desarrollar su habilidad para percibir la Voz Susurrante de la Creación y de los procesos de la Naturaleza y así lograr escuchar el canto del Alma y la Voz del Silencio. Compenetrarse con este sonido es el paso previo para convertirlo en Verbo, porque no es la vibración del sonido la que crea. Es la vibración del sonido con una descarga importante de emoción pura y desinteresada la que se transforma en Verbo y hace que las cosas ocurran de acuerdo al Plan de la Creación. El sentimiento direccionado a un propósito impersonal y sin apegos es lo que lo torna en Verbo Creador. Requiere el hombre para lograr esto, estar en Paz, en Equilibrio y así poder desarrollar su Voluntad plenamente, tanto en los mundos superiores como en los inferiores. Para lograr esa Paz y Equilibrio es preciso cultivar el Arco-Iris de las siete Grandes Virtudes, y al lograrlo, la vibración interior del Hombre será armónica con el ritmo de la Creación y el pulso de su Alma lo será con el latido Universal que es la propia Voz y la Acción del Creador.

Y cuando el Hombre haya asentado armónicamente las siete virtudes en su corazón, cuando haya fortalecido su Voluntad, cuando logre cultivar armónicamente los opuestos, es decir cuidar de que no estén en oposición y que tampoco se anulen sino que se integren activamente, estará en condiciones de Crear de acuerdo al Plan. Porque la Acción Creadora requiere lograr un equilibrio en movimiento. Y son pocos los preparados interiormente para la auténtica acción generosa, desinteresada y armónica con el flujo de la Creación y con el plan General de la Obra. Y el hombre sólo podrá realmente colaborar en la Obra del Gran Arquitecto del Universo cuando se convierta en un verdadero realizador del Verbo humano, cuando escuchando el susurro de la Naturaleza, comprenda cómo cumplir su misión en el Bien General de la Creación y en el de la Humanidad en particular, con la Mente plena de sabiduría, el corazón rebosante de Amor desinteresado y la Acción al servicio de la Real Voluntad y no de su pequeña voluntad sometida por el interés propio.

Es así que el Hombre, para ser portador del Verbo requiere de la necesidad de una Elevada Necesidad y será sólo así que la palabra o sonido se hará Verbo. La Esencia del Verbo es El Creador y el Creador está en nosotros mismos, pero para conocer esa Esencia, o sea, para conocer al Creador y por ello poder encarnar al Verbo, debemos conocernos a nosotros mismos, saber realmente quiénes cada uno de nosotros. Y el mensaje oculto que siempre se transmite es:

Dale un propósito a tu palabra, y la transmutarás en Verbo si a ello le sumas una Voluntad Sostenida. Y que el propósito que des a tu palabra sea el que te vincule a ti con tu razón de vida, que fue la causa para que nacieras en la Tierra. Entonces, si no sabes tu razón de Vida, búscala. Y si la conoces, úsala, dándole propósito y voluntad a tu Palabra; así serás el Verbo y toda oscuridad huirá de ti. Y así tú, el Verbo encarnado, estarás iluminando las tinieblas, aunque ellas muchas veces no te perciban así.

 


 

 

 

 

El Espejo del Lago...

 


Aquella mañana, después de una noche de abundante lluvia, Estrella invitó a los jardineros a visitar la parte baja del Jardín, donde se había formado un pequeño Lago. Una vez allí reunidos, a todos les resultó divertido contemplar las imágenes que las apacibles aguas reflejaban... y en especial, sus propias imágenes dedicados jardineros sosteniendo sus herramientas de trabajo con las manos...Imagen ésta que los cautivó de inmediato. Y mientras trataban disimuladamente de descubrir cuán visibles eran los cambios que creían haber realizado, miraban a hurtadillas las imágenes de los demás para compararse por las semejanzas o por las diferencias, según fuera el caso...Porque por supuesto, también allí y tal como ocurre en todas partes, había algunos a quienes todos querían parecerse, pero también estaban aquellos con quien nadie quería ser comparado.
"¡Bonita imagen la propia!" -dijo Estrella rompiendo el "encanto" del espejo-
"¿Vuestra amiga o vuestra enemiga, dirían ustedes? ¿Y la tarea ajena, qué tan dedicada se ve?" La polémica desatada por tan simples preguntas fue tan inmediata como intensa... y pronto todos opinaban con vehemencia. Por supuesto que a la hora de la "sinceridad", la mayoría tenían algo que declarar sobre los pro y los contra de la forma de cultivar del vecino, de cómo cuidaba o descuidaba su parcela, del buen uso o mal uso que hacía de sus herramientas y de su buen o mal juicio a la hora de seleccionar las semillas. Y eran además bastante severos con aquellos que, según entendían los opinantes, no tenían idea de lo que era romperse el alma trabajando aquella tierra reseca, que tan injustamente les había tocado en suerte. Alegaban también, para que no hubiera ningún tipo de duda sobre lo mal repartidas que estaban las desventuras, que por lo que se veía, los otros no podían comprenderlos porque seguramente jamás habían padecido el abandono, la traicionó el desamor y la mayor parte del tiempo solamente pensaban en sí mismos... Lo cual en aquel contexto sonaba tragicómico. Cada uno argumentaba saber mejor que nadie cuánto se podía padecer por causa ajena, cuánto barro habían tenido que cargar y cargaban aún por esas añejas causas, y cuánto se esforzaban por arar aquélla árida tierra heredada, cosa que quienes no lo habían tenido que sufrir, ignoraban y no podían comprender...También estaban los auto-indulgentes que no entendían por qué les sucedían a ellos toda suerte de cosas tan ingratas, en lugar de ser justamente recompensados por su "nobleza desinteresada" a la hora de ayudar al prójimo. Ante esta clase de alegatos, la creencia de que no hay mayor, más injusta y más urgente problemática que la propia, quedaba tan tristemente de manifiesto que los árboles del Jardín pronto parecieron comenzar a llorar sobre el Lago...Cuando la armonía que habitualmente reinaba en el lugar ya se veía amenazada entre vanas justificaciones e inútiles excusas, en una especie de "culto y veneración del ombligo propio", y viendo cómo una neblina turbia y gris comenzaba a tomar vigor amenazando con extenderse rápidamente sobre el Lago, Estrella levantó las manos y los interrumpió diciendo:"¡Suficiente!" –y sacudiendo la cabeza agregó serenamente:
"Si siguen abonando las malezas y las hierbas dañinas con tanta fuerza y energía, pronto ganarán ellas el terreno dedicado a las semillas y rápidamente vuestros jardines se convertirán nuevamente en anegados Pantanos..."

Los vehementes expositores callaron bajando la cabeza y lentamente elsilencio y la calma comenzaron a aquietar nuevamente las emocionales aguas delLago...Y luego de una pausa en la que sólo se escuchaba el sereno dialogar de lospájaros del Jardín, Estrella prosiguió:
"Habrán escuchado muchas veces a los nobles de corazón predicar: "Ama a tu prójimo como a ti mismo...". Esto, por lo menos debería significar, "No desees para tu prójimo lo que no quieres para ti mismo"... y eso ya sería un importante avance..." "Pero yendo un poco más allá, podríamos preguntarnos: ¿Qué sucedería en nuestro entorno si nos propusiéramos, simplemente, tratar al prójimo como nos tratamos a nosotros mismos?"
Luego de una breve pausa, que ante el silencio reinante pareció interminable, Estrella continuó:
"Si se hubieran estado escuchando mientras hablaban, cosa que lamentablemente rara vez sucede, habrían podido notar con qué facilidad encontramos una justificación válida para nuestras acciones. Siempre tenemos atenuantes, siempre tenemos razones valederas, causas justas, y somos complacientes y tolerantes con nuestras decisiones y acciones..." "La propia imagen, puede parecernos muy fea e inarmónica de a ratos, pero en el fondo, sentimos por ella una extraña condescendencia... Es que pobre, ¡Ha sufrido tanto!" "Pero si por un momento fuésemos sinceros con nosotros mismos -ya que esto no le importa a nadie más que a cada uno de vosotros- notaríamos que la mayor parte de las veces, a la hora de auto-juzgarnos somos más benevolentes que severos, más complacientes que exigentes y más tolerantes que intransigente... La imagen en el espejo puede ser nuestro mejor aliado, pero también puede llegar a ser nuestro peor enemigo..." "Ella siempre tiene una respuesta pronta, una explicación, una excusa o una justificación valedera... ¡Y con qué facilidad nos convence! Pero cuando se trata de juzgar a otros, seguro que no les va tan bien." "Posiblemente, sí le demos algunas veces a otros el trato preferencial que nos damos a nosotros mismos..." "Pero el prójimo, no es sólo aquél que me cae bien, con quien tengo afinidad, a quien aprecio, a quien comprendo o me comprende... con ese es fácil ser fraternos, caritativos, tolerantes, benevolentes o justos.." "¿Pero qué pasa con aquél que es diferente a mí, el que piensa diferente y actúa diferente? ¿También lo trato como al del espejo?" "En el mejor de los casos me diré a mí misma que con él soy tolerante... pero siempre y cuando no se pase de la raya y no abuse de mi paciencia." "Lo cierto es que somos tolerantes cuando nos sentimos superiores... y en realidad, debería ser la Compasión la que mueva a los hombres..."
"Pero volviendo a las imágenes... Verán, el mundo es como un gran Lago; un gran espejo donde vemos muchas imágenes reflejadas... Pero no debemos olvidar que no son más que eso, imágenes, ilusiones o espejismos, que no nos permiten ver la Esencia que mora tras el velo de la aguas..." "Desde la superficie, sólo vemos la superficie... Pero desde adentro, desde la profundidad de nuestra tierra, desde la quietud, desde el silencio de la mente y delas emociones, tal vez lleguemos a comprender lo que significa que "Nada de lo humano me es ajeno..." "Porque nos guste o no, todo lo creado y aún lo increado, forma parte de una única expresión de Vida Esencial, que para poder manifestarse en los mundos materiales de las formas se diversifica, revistiéndose de multiplicidad aparente." "Y no es que haya parcelas carenciadas, defectuosas o menos privilegiadas en la Gran Obra de la Creación, sino que el Creador, con infinita Sabiduría, nos dio una auto-conciencia y nos enfrentó unos a otros como imágenes diferentes entre sí, con características propias y singulares como cada piedra del camino; para que trabajásemos día a día en la tierra personal, cada uno buscando la verdad de sí mismo, buscando su verdadera identidad, sumergida en las aguas que yacen detrás del espejo de la ilusión..." "Y mientras esto hacemos, un Universo justo y perfecto va moldeando para nosotros una "imagen" de la "realidad" en todo acorde a nuestros actos, que son nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestras secretas intenciones..." "Realidad ésta que nos "ocupa" permanentemente y suele distraer tanto nuestros sentidos, que nos vamos volviendo indiferentes, ciegos y sordos, al llamado de nuestro Ser Esencial." "Pero un día, cuando a fuerza de empujar desde adentro hacia fuera, se comienza a abrir la gran puerta de esta cárcel auto-impuesta, la Verdadera Identidad pugnará por abrirse paso y emerger de las silentes aguas para manifestarse...Entonces, descubriremos que detrás las engañadoras y aparentes diferencias de las formas, los antagonismos se concilian, las barreras de la separatividad desaparecen y la dualidad cesa resolviéndose en el equilibrio, en la trina y suprema expresión del Ser..." "Y cuando esto ocurra, tal vez comencemos a vivenciar la realidad que mora más allá de nuestros pequeños egos, sintiendo latir en nuestro corazón la Esencia que a todo y a todos nos conforma e interpenetra, que es Una, única e indivisible..." "Y comprenderemos que entre las gotas de agua y el óceano no existe diferencia alguna; aunque bajo el velo de la ilusión, su Esencia deba revestirse de diferencias para hacerse visible a los ojos de los hombres ciegos de corazón..."

Y luego de una pequeña pausa, dónde solamente se escuchaba el murmullo del viento entre las hojas de los árboles junto al Lago, Estrella concluyó diciendo:
"Y será sólo cuando cesemos de aferrarnos vanamente a nuestra individualidad y dejemos de identificarnos con la imagen que los "espejos" de la "realidad" de turno nos presentan... que tal vez logremos ver y sentir dónde se encuentra verdaderamente el alma reflejada..."

   

 


 

 

 

 Y el Verbo se hizo carne...

 


Es el Espíritu Santo impulso de vida en acción, o en precipitación. Es energía en movimiento, es el viento cósmico, el viento estelar. Es la chispa que produce la reacción en cadena que conduce a la materialización del pensamiento. Pero ¿cómo se produce la chispa?
La materia prima es el Silencio que mora en el Vacío Insondable y sin orillas,en la Inmensidad latente, anterior al Principio, porque el Principio ocurre cuando el tiempo y el espacio devienen a la existencia. Antes del Principio, el Vacío lleno de Silencio, la vida latente y yacente, la "materia primordial" tras el abismo. Principio de qué? Principio de la Creación, de cualquier creación.
Mirándolo desde el Árbol de la Vida, podríamos decir que Keter es pensamiento puro tras el velo de Fuego, que se manifiesta como Voluntad a través del Verbo y que con la intersección de Daath en su camino descendente se hace carne (se materializa) en Tipheret y la Palabra viene a la existencia. El Verbo es la Voluntad, el pensamiento creador que se pone en movimiento y puede manifestarse a través de Daath (Amor), su materialización es la Palabra Creadora.
La Palabra emerge del Silencio porque su esencia es Silencio, que a su vez emerge del Vacío, esencia absoluta que todo lo contiene. Pero esto ocurre porque el Verbo desencadena la acción a través de Daath (energía del Amor), que sólo existe y se realiza en este Movimiento, ni antes, ni después; y que a su vez fuera del espacio-tiempo su manifestación es permanente.
Antes: la Idea (mente absoluta); después: la Creación o Palabra creadora; durante: impulso de vida en acción (el viento cósmico). El Espíritu Santo es acción, es movimiento, es la energía del movimiento del proceso creativo desencadenado.
La esencia del Silencio lo interpenetra todo, existe antes, durante y después pero sólo se manifiesta en el "centro", en el punto medio y neutro, cuando los polos están en equilibrio y se está fuera de la dualidad, en la síntesis que se hará mátesis,en el vacío.
La Palabra emerge del Silencio por la Voluntad del Pensamiento (Verbo) y por la acción del Espíritu Santo que hace posible la Creación y es el vehículo que enciende los éteres, la chispa disparada por el Verbo.
La "energía de las estrellas" es Silencio en movimiento, que ya ha dejado de ser Silencio al manifestarse.
El Silencio es como un Velo entre el Pensamiento Absoluto y la Creación. La Voz del Verbo, que emerge del Silencio, es la Palabra Creadora, materializadora, al cruzar el Velo. El Verbo se escucha a través del Silencio y al atravesar el Silencio se hace carne, se materializa en la Palabra creadora. Serán el Velo de Fuego y el Velo del Abismo (y otros), Velos de Silencio?

Detrás de este Velo de Silencio, el espíritu que es Verbo en esencia y también es creación.

En "abriendo puertas en las estrellas", escribí:
El Silencio es antes que el Verbo. En él se concentra la fuerza hasta que se enciende la chispa y la idea se materializa. Tu corazón es tu pequeño gran silencio,en él resuena el gran silencio del espíritu.
Escucha atentamente: No horades el silencio, vivéncialo. El silencio es una vibración ciega, como los agujeros negros, la anti-materia. De él emerge la vida cuando lo enciende la chispa divina, la intención, la voluntad realizadora. Cuando lo tocas ocurre un fenómeno de atracción magnética y la magia se desencadena.
Sobre las aguas, el silencio descansa hasta que el rayo desencadena la magia; atraviesa agua y silencio y los pone en contacto, con la fuerza aglutinadora de su propia esencia. El alma es el cuerpo del Silencio, el espíritu es su sonido; el secreto del Silencio es la Vida. Sólo cuando Daath fluye a través de ti, guiada por tu palabra, el Verbo se hace carne.
Otro enfoque:
Nos dicen diferentes filosofías que "el camino" es a través del Silencio, que debemos llegar al Silencio de la mente y las emociones para poder "escuchar" el Silencio.... Si yo, que soy una simplificadora extrema, tuviera que esquematizar esto,lo haría así:
Al callar la mente y las emociones estoy anestesiando mi personalidad.
Cuando está suficientemente dormida, mi intención (voluntad?) comienza a elevarse (figurado).

Por otra parte, allá arriba (es más visual así) mi "Yo superior" (léase como se quiera) está siempre esperando poder establecer el contacto con la "sorda, ciega
y muda" de allá abajo, para manifestarse a través de ella.
Entonces yo subo hasta donde me es dado y el desciende hasta donde le es permitido y dónde nos encontramos? en el Velo del Silencio, que es quien que nos mantiene separados y vendría a ser algo así como una esencia indiferenciada.
Allí, con el "Espíritu Santo" se hace una especie de "reacción alquímica" y deviene a la vida la Palabra Creadora, la Voz del Verbo y esto un "pequeño principio" .
Partamos de la base de que todo es mente en diferentes estados de materialización.

El Silencio es como una esencia indiferenciada, "materia prima del pensamiento creativo", "materia primordial", a través de la cual emerge la Voz del Verbo y el Verbo se hace carne. Pero, como es arriba, es abajo... esto es infinito.
Con respecto al tema "silencio, verbo, creación, etc." me siento altamente frustrada e incapaz de expresar determinadas ideas. Cuando leo o escucho lo que Uds. dicen al respecto algo se me resuena adentro y siento que todo forma parte de lo mismo, que hablamos de lo mismo pero no logro transmitir lo que siento y hacerlo cerrar en palabras. Es como si al expresar las cosas éstas se compartimentaran.

Por lo que me han "mostrado", el asunto es más o menos así:
Cada vez que tomamos una idea sobre estos temas y tratamos de expresarla o explicarla, es como si hiciéramos un corte o una fotografía de un proceso que es continuo, permanente e instantáneo. Esta es una de las razones por las cuales es tan difícil de comprender, porque vendría a quedar como incompleto, es decir le falta el antes y el después del corte. Porque estamos circunscriptos al tiempo y al espacio. Fuera del espacio-tiempo todos estos procesos son permanentes.
Los velos en realidad son como espejos (hace tiempo que me dijeron esto pero) Tiempo-Materia, Espacio-Energía.
Yo insisto en que no hay un origen que nosotros podamos concebir. Todo tiene un antes y un después, un de dónde provengo y un a dónde voy.
El Silencio es lo único que está siempre presente, antes durante y después.
Los términos que utilizamos para diferenciar Verbo, Palabra, etc. son sólo términos limitados de un mismo proceso que a medida que atraviesa los velos resuena en forma diferente en su proceso de "materialización" es decir descenso hacia la materia.
Por ejemplo anoche me dijeron que "nosotros somos el silencio". Qué significa esto? Me lo mostraron así:
Qué hacemos cuando "bajamos" la energía de las estrellas?
Mi "intención" (Voluntad-Verbo) moviliza y atrae determinadas energías que pasan a través mío y salen de mí con una nueva "forma" (diferenciación), es como si de algún modo se "materializaran" para poder expresarse.
Y al pasar por mí qué ocurre? Pasan a través del silencio en mí, es decir de mi "centro", y en este proceso nace esta "creación".
Si partimos de la base que todo lo que para nosotros existe es sólo la expresión del cuerpo físico del Logos. Imaginen cuántos de estos proceso tienen lugar en el descenso a la materia. Pero todo se trata de lo mismo, la misma esencia, o energía, o fuerza, que al "descender" va resonando en forma diferente para poder expresarse, lo que de otra forma no sería posible.
Esto se complica......
Me hace acordar a los dibujitos animados cuando para ver a los fantasmas les ponen una túnica encima... Es el mismo fantasma que se reviste de "materia" para poder "ser visto".
En lo que para nosotros es la "Gran Creación", en la "mediana creación" y en todas las "pequeñas creaciones", TODAS siguen el mismo proceso que estamos tratando de explicar... Es decir, el mismo proceso que ocurrió cuando el "Creador" creó todo lo que podemos ver... es el que ocurre cuando Yo (hecho a imagen y semejanza) hago mis "pequeñas creaciones", con sus mismos materiales pero revestidos de otra "forma" para poderse expresar en estos planos.....

Y por supuesto que no les estoy diciendo nada nuevo para Uds.


No tengo idea si me entienden.... ni siquiera si yo me entiendo...


Sabrán disculpar la informalidad.
Susana Gabarda
Delirios en Junio de 2003. 


Muy locos y abstractos
"diálogos con el Penthouse",
como los llamaba Don Julio.
Y por supuesto...
compartidos con él,
quién por suerte para mí,
me comprendía...
Y muchas veces,
también me desenredaba...


¡POR SIEMPRE GRACIAS DONDE QUIERA QUE ESTÉS!

 


 

 

 


wigs for women wig types short wigs for black women human hair wigs for white women paula young wigs best wig types wig types < /div>